Planes al aire libre Islas de Berlin y alrededores - Lindwerder Tegeler See

Planes al aire libre: 12 islas de Berlín y alrededores

por • 6 abril, 2021 • Actualidad, Aire libre, Alemania, Arquitectura, Barrios, CULTURA, De día, Gratis, OCIOComentarios (0)1778

Berlín está rodeada y atravesada por agua. Si hay algo que aquí no escasea es precisamente el líquido elemento. Ríos como el Spree, el Havel, Dahme o Panke recorren la ciudad, sin contar con la cantidad de canales grandes y pequeños, y los numerosos lagos. Pero, en lo que quizás las personas que visitan la ciudad no se han parado demasiado a pensar, es que si hay tanta agua…, ¡también habrá islas!

Las islas de Berlín son muy variadas. Algunas de ellas son pequeñas, pero otras son tan grandes que están llenas de edificios o incluso de museos y palacios. En otras hay cárceles y también fortalezas militares. A algunas se puede llegar cruzando un puente; y a otras, solo se accede en barco.

En este artículo nos proponemos describir algunas de estas islas de Berlín; unas muy populares y otras, casi desconocidas.

Pfaueninsel, la Isla de los Pavos

La Isla de los Pavos (Pfaueninsel) se llama así porque por ella campan a sus anchas un montón de pavos reales. Se trata de una pequeña porción de tierra, apenas de un kilómetro cuadrado, declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Se encuentra en el río Havel, en el distrito de Wannsee, en un área protegida por ser zona de cría y paso de aves migratorias. Para llegar a ella no hay ningún puente, sino un pequeño ferry que cruza el río. En menos de diez minutos, ya has llegado.

Además de los árboles, hay jaulas con aves de diferentes especies, pequeñas casas y edificaciones antiguas que datan de la época de Federico Guillermo II de Prusia. La mayoría de estas construcciones fueron regalos a su amante Guillermina de Lichtenau. Podemos considerar la Pfaueninsel una de las islas de Berlín y alrededores más románticas.

En la propia isla funciona una cafetería y espacio reservado para hacer pícnic. También existe un fantástico restaurante en el camino de llegada, junto al muelle del ferry.

Pfaueninsel | Pfaueninselchausee 100, 14109 Berlín-Wansee

El ticket normal para poder usar el miniferry cuesta 4 euros. Se puede comprar allí o por anticipado a través de su página web.

Dos islas en una: Spreeinsel

En medio del río Spree, en el distrito de Mitte, hay una isla dividida en dos. Esta isla recibe dos nombres: Museumsinsel (Isla de los Museos), en su parte norte; y Fischerinsel (Isla de los Pescadores), en el sur. Aunque en realidad se trata de una misma isla: Spreeinsel.

La Isla de los Museos es su parte más conocida, y es una de las islas de Berlín más famosas. En ella, cinco museos de fama internacional son los encargados de ratificar su reputación al nombre. Museo Antiguo, Museo Nuevo, Antigua Galería Nacional, Museo Bode y el famoso Museo de Pérgamo. Todos ellos se construyeron en la época prusiana, y forman un conjunto declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1999. En esta parte de la isla, también se encuentra el Berliner Dom (catedral de Berlín).

Fischerinsel, la Isla de los Pescadores constituye la parte sur de la Spreeinsel, que empieza en Gertraudenstr. El nombre rinde tributo al asentamiento de pescadores y sus barcas que ocuparon este extremo de la isla. Pero mucho antes, en el siglo XII, aquí se fundó Cölln, un asentamiento vecino a la Berlín originaria —situada en la otra orilla, frente a la isla— donde hoy en día se ubica el Barrio de San Nicolás.

Como curiosidad, aquí se está desarrollando el proyecto Flussbad Berlin, un espacio público que invitará a los residentes y visitantes de la ciudad a nadar en el río Spree, entre el Humboldt Forum y el Bode-Museum.

La Isla de la Reina Luise

Luiseninsel es una pequeña isla que se localiza dentro del enorme parque de Tiergarten, en medio del lago artificial Tiergartenwässer.

Lleva el nombre de la reina Luise, una gran amante del parque y sus heterodoxos jardines que paseaba por allí a menudo a principios del siglo XIX. Quien recorra esta pequeña isla podrá admirar una escultura dedicada a dicha reina. Es una zona muy tranquila dentro del ya sosegado parque, y perfecta para visitar en cualquier época del año.

Lohmühleninsel, la isla de Kreuzberg

Seguro que aquellos que viven en Berlín no se han percatado de que en Kreuzberg hay una isla, aunque seguramente hayan paseado cerca, practicado deporte o incluso bailado su poquito de techno en ella. Sí, el distrito de Kreuzberg también tiene su propia isla y se llama Lohmühleninsel.

 

Esta isla alargada y estrecha se sitúa en la salida del Landwehrkanal al Spree, justo en la frontera con Alt-Treptow. Es aquí donde se encuentran por ejemplo los famosos —y de momento cerrados—, clubs Chalet e Ipse, o el Biergarten Birgit & Bier.

Aparte de estos clubs, hay varios edificios catalogados en la isla. Por ejemplo, la última aduana de Berlín que todavía se conserva. La parte sur de la isla es ahora un parque deportivo y de recreación.

Moabit, una isla inesperada

A pocos berlineses se les ocurriría decir que el barrio de Moabit es una isla. ¡Pero así es! Para entrar o salir de este barrio al norte de la ciudad, es preciso cruzar algún puente sobre el río Spree.

La isla de Moabit es conocida, sobre todo, por ser el lugar donde se encuentra la estación central de Berlín (Hauptbahnhof), el centro de arte contemporáneo Hamburger Bahnhof o un lugar muy querido en la ciudad: la sauna Vabali. Aunque también es popular porque allí es donde se encuentra la Justizvollgsanstalt Moabit, o sea, la cárcel. Pero también es una zona interesante repleta de cafeterías, calles comerciales y está asimismo totalmente rodeada de paseos con arboledas que dan al río.

Moabit | Bezirk Mitte, 10559 Berlín-Moabit

U7 hasta Mierendorffplatz / U9 hasta Birkenstr. o Turmstr. / U9, S41,S42 o S46 hasta Westhafen / U5, S3, S7 o S9 hasta Hauptbahnhof

Baumgarteninsel, la isla de las lavanderas

La Baugarteninsel es una pequeña isla que se sitúa en la parte antigua de Köpenick y los prados de Kietzer. Aquí era donde, durante el siglo XIX, las lavanderas de la zona acudían a lavar la ropa y luego la secaban extendida en los prados. Poco a poco, se fueron instalando pequeños huertos y construyendo viviendas. Pero no fue hasta los años setenta, en plena RDA, que consiguieron que llegara la electricidad, y el agua corriente en 1980.

Hoy en día es una islita llena de casas preciosas y cuyas calles tienen nombres de árboles frutales.

Baumgarteninsel | Baumgarteninsel – 12555 Berlín-Köpenick

Sobre esta isla discurre un puente pero que solo apoya un pie de su estructura en tierra. Desde esta construcción no hay acceso a la isla, lo cual se debe a la petición expresa de sus habitantes. La única manera de llegar a ella es con embarcación privada. Pero si se cruza el puente, aunque no se pise a tierra, se pasa por encima y se pueden admirar las pintorescas casitas y reducidas playas de la Baumgarteninsel.

La Isla del Amor

La Liebesinsel es de las islas de Berlín más pequeñas. Su nombre significa la Isla del Amor y está localizada en Rummelsburger Bucht, al este de Alt-Stralau; pertenece a Friedrichshain-Kreuzberg.

Se trata de un espacio natural protegido. Entre sus árboles se aparean y anidan diferentes tipos de aves. También en la Liebesinsel habitan parejas de castores y nutrias. Pero lo más sorprendente es que en la isla hay un sótano preparado para que los murciélagos puedan dormir durante los días fríos del invierno.

Liebesinsel | Liebesinsel, 10245 Berlín-Friedrichshain

El acceso a esta isla solo es posible en barco.

La isla fortaleza, Zitadelle Spandau

Zitadelle Spandau (Ciudadela de Spandau) es una fortaleza construida durante el Renacimiento en el distrito de Spandau. Es una de las construcciones militares de esa época que mejor se conservan de toda Europa. El río Havel es el que rodea esta isla. Solo hay acceso a ella cruzando un puente levadizo previo pago.

El lugar es célebre no solo por la fortaleza, sino también porque tras sus murallas hay cinco museos, salas dedicadas al arte contemporáneo, un restaurante y lo mejor: sus dos festivales de música. Uno de música antigua y el otro, quizás el más conocido, el Citadel Music Festival. Este evento engloba conciertos de verano en los que actúan artistas internacionales bastante molones. O al menos, eso pasaba antes de la Covid-19.

Zitadelle Spandau | Am Juliusturm 64, 13599 Berlín-Spandau

Horario: de lunes a domingos, de 10 a 17 horas (última entrada posible a las 16:30 horas)

Precio normal: 4,50 euros, reducido 2,50 euros.

Lindwerder, una isla entre yates y veleros

La Lindwerder es otras de esas pequeñas islas de Berlín. Tiene apenas 2,2 hectáreas, se encuentra en la zona de lagos del Havel y pertenece al distrito de Steglizt-Zehlendorf.

En ella hay exactamente 56 tilos (de ahí su nombre, Lind en alemán significa tilo), un restaurante, un club de vela y un camino circular que rodea toda la isla. El restaurante se llama Lindweder, igual que la isla, y abre de abril a noviembre.

Una curiosidad de esta isla es que, después de la Segunda Guerra Mundial, se arrojaron grandes cantidades de escombros en su orilla este, agrandando así la isla en 3000 metros cuadrados, acercándola más al continente.

Lindwerder | Havelchaussee, 14193 Berlín-Steglizt-Zehlendorf

Un ferry privado propiedad del restaurante navega desde un embarcadero hasta la isla. Para avisarlo, hay que tocar una campana.

Precios de ida y vuelta: adultos, 2 euros; niños hasta 14 años, gratis. Perros y bicicletas, 1 euro.

Aviso: el restaurante y, por tanto, el ferry están temporalmente cerrados a causa del coronavirus.

Valentinswerder, la isla sueca de Berlín

Valentinswerder pertenece a un pequeño archipiélago que se sitúa al norte de Berlín, en el río Havel. Este grupito de islas lo completan sus vecinas Maienwerde, Baumwerder, Reiswerder y Schafenberg.

Es una más de todas esas interesantes islas de Berlín, pero te transporta directamente a otro lugar por la arquitectura y el diseño de infinidad de las cabañas que la pueblan. Todo parece sacado de un catálogo de diseño sueco.

Las casitas, algunas de ellas protegidas y catalogadas, son en la mayoría residencias permanentes o de fin de semana, propiedad principalmente de jóvenes creativos del centro de la ciudad que buscan paz y aislamiento durante el fin de semana. Están rodeadas de jardines y exuberantes árboles centenarios. Dando un paseo por esta isla es fácil olvidarse de que seguimos en Berlín.

En las orillas de Valentinswerder existen múltiples lugares donde organizar un pícnic cuando hace buen tiempo. Sin embargo, cada uno ha de llevar sus propios suministros, ya que en la isla no hay cafeterías o tiendas, ni tan siquiera un triste Späti.

Valentinswerder | Valentinswerder (Insel 80), 13505 Berlín-Tegel-Reinickendorf

Para llegar a la isla hay que hacerlo en barco o tomando un ferry de pasajeros. Precio: 1 euro

Más info sobre la isla en su página web.

Insel der Jugend, la Isla de la Juventud

La Insel der Jugend o la Isla de la Juventud es otra de las islas de Berlín más populares y de fácil acceso. No demasiado alejada del bullicio de Kreuzberg, se localiza entre Treptower Park y el Forst Plänterwald.

Esta isla está gestionada por la asociación KulturALARM e.V., la cual en situaciones no pandémicas se dedica a organizar en ella eventos culturales y musicales cada domingo. Pese a todo, sigue siendo perfecta para visitarla en cualquier época del año, por su cercanía y por ser un lugar donde poder conectar con la naturaleza sin alejarse de la ciudad.

Insel der Jugend | Alt-Treptow 6, 12435 Berlín-Treptow

Para llegar a ella se puede acceder por barco o cruzando a pie o bici el Abteibrücke (Puente de la Abadía). Como curiosidad, conviene contar que este es el puente de acero más antiguo de Alemania.

Schlossinsel, una isla con un palacio

Hay innumerables razones para visitar Köpenick, y Schlossinsel (Isla del Palacio) es una de ellas. Es una isla artificial en el río Dahlem, situada al este de Berlín en el ya citado distrito de Köpenick.

En esta isla se halla un pequeño palacio, joya del Barroco alemán. El palacio (Schloss Köpenick) funciona hoy en día como un Museo de Artes Aplicadas, donde se pueden admirar obras del Renacimiento, Barroco y Rococó alemanes.

Además del castillo, el conjunto incluye una puerta histórica, la capilla del castillo y una granja. Hoy estos edificios albergan los depósitos y talleres de restauración del museo, así como una encantadora cafetería. Para estos momentos de cierre de museos todavía sigue siendo una visita interesante, ya que su jardín con frondosos árboles, cuidados setos y esculturas de animales es una auténtica delicia.

Schlossinsel | Schlossinsel 1, 12557 Berlín-Köpenick

Para llegar a la isla hay que cruzar un diminuto puente.

Tranvías M27, 61, 62, 63, 67, 68 o buses 162, 164, 165 hasta Schlossplatz Köpenick.

Antes de ir a cualquiera de las islas de Berlín recomendadas, sugerimos consultar los diferentes links arriba enlazados, para comprobar horarios y fechas de apertura. Debido al coronavirus y las diferentes medidas de higiene y seguridad, estos pueden variar o encontrarse temporalmente cerrados.

Dácil Granados para Berlín Amateurs © enero 2020

Comments

Comentarios

Pin It

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

X