Wim Wenders esquina Montana hamburgo exposicion

Lugares, extraños y tranquilos. Las fotos de Wim Wenders se exhiben en Hamburgo

por • 26 mayo, 2012 • Alemania, Cine, CULTURA, FotografíaComentarios (0)4774

Guionista, director, actor, crítico de cine, productor. Y fotógrafo. Wim Wenders juega al turista accidental que no persigue las atracciones locales estrella. Es así como documenta sus solitarios paseos globales desde los 80 y que ahora nos muestra hasta el 15 de agosto la Colección Falckenberg de Hamburgo. Tomadas entfre 1983 y 2011, algunas no han sido vistas aún en Alemania; muchas son recientes. Imágenes icónicas de edificios y otros exteriores junto a representaciones panorámicas de ciudades y paisajes. La fuerza y resonancia de estas fotografías las mantiene atemporalmente vigentes.

“Cuanto más se viaja, cuando gusta merodear y perderse, se puede aterrizar en los lugares más extraordinarios”. En la búsqueda de Wenders por lo que está fuera de lugar, por lo que no aparece destacado en el mapa, le ayuda una especie de radar innato que le dirige a lugares que son extrañamente tranquilos o tranquilamente extraños. Esta especie de pasos contemplativos surge de su afán por la observación y la investigación.

“Wim Wenders no es sólo un director de cine que de vez en cuando hace fotografías”

Para la inauguración de la exposición contaron con 1.720 visitantes. “¡Legendario! Naturalmente debemos agradecer a ello la notoriedad de Wim Wenders. Él mismo se entregó personalmente en el proyecto de la exposición e incluso desarrolló ideas geniales respecto al desarrollo de la disposición de las fotografías”, nos cuenta Miriam Schoofs, comisaria de la Colección Falckenberg.

¿Tienen valor en sí mismas estas fotografías o sólo son las fotos de un director de cine famoso? Miriam Schoofs es tajante en la respuesta: “Wim Wenders no es sólo un director de cine que de vez en cuando hace fotografías. Él se ha curtido toda la vida como un artista multimedia dedicado a las imágenes. Eso es fantástico y sólo se percibe si uno se toma el tiempo de emprender el viaje por medio de la fotografía”.

Instrumento contra el olvido

Fotos de lugares en desvanecimiento que advierten sobre una civilización que sólo es reconocida a su paso o quizá presentida. Hay algo de magia en estas fotografías. Wenders interroga al lugar acerca de sus memorias culturales y otorga a ese interrogante un valor estético a través del cual la fotografía queda convertida en un instrumento contra el olvido que él luego se lleva consigo. “Estas fotografías han de ser entendidas como parte de una obra completa. No son producto de los tiempos muertos de sus vacaciones. La creación fotográfica de Wim Wenders debe ser catalogada de otra manera”, explica Miriam.

Llevada a cabo con el apoyo del centro Wenders Images Berlin, que imaginamos más que nada vela por sus royalties, esta selección realizada por él mismo se compone de unas 60 fotografías de gran formato. Instantáneas de viajes, tomas que forman un todo. El universo según Win Wenders refleja visiones inusuales y también corrientes, distintas y elocuentes observaciones de un curioso e incansable viajero que nos conduce por el oeste de América, el este alemán, Australia, Sudamérica, sudeste asiático, Armenia, Japón, Tokio, Sao Paulo, Salvador, Palermo o Berlín. “Las fotografías de Wenders no pueden concebirse de manera muy separada a su trabajo fílmico», cierra Miriam.

El gran formato de Wim Wenders

La fotografía documental y artística es fundamental en la Colección Falckenberg, cuyo espacio ocupa 60 mil metros cuadrados repartidos en 4 plantas en los que se organizan al menos 3 exposiciones temporales al año. Estas fotos, en su mayoría panorámicas y siempre analógicas, se mostraron por primera vez en la Biennale de Sao Paulo en 2010, después fueron exhibidas en el Haunch of Venison de Londres hasta llegar aquí hoy.

Wim Wenders fotografía solo, cargado con la cámara de gran formato y un trípode. Las fotografías de Wenders están más influidas por pintores que por fotógrafos. En sus fotos no hay personas. Y como él mismo escribe en uno de los textos: “A veces, la ausencia de una cosa te hace ser más consciente de ella; sobre todo cuando la damos por hecho”.

Algo que Wenders siempre quiere ver en una ciudad o país que no conoce son los cementerios. Así lo explica: “Son como un libro abierto. Pero no para aprender sobre la muerte, sino de la vida”.

En la exposición, cada imagen se acompaña de un breve texto introductorio relativo al lugar y al momento de la toma. Una suerte de microrrelato que pone de relieve diversas interpretaciones para cada fotografía. A veces ficticias, reflexivas, poéticas o simplemente descriptivas, evocadoras o imaginativas. Un valor añadido, un plus.

“Cada imagen es una cápsula del tiempo, después de todo”

Así se muestra una humilde gasolinera abandonada en Armenia, una esquina en un cruce de calles de Montana en el que hay una farola torcida, un monte sembrado de alfabeto armeno, una playa en Palermo o la costa nocturna de Tel Aviv. Activistas del G8 atravesando los campos para protestar contra una cumbre en Alemania, una noria abandonada en una barriada de Armenia.

Grafittis de “Os Gêmeos” en un túnel de tren abandonado en Wuppertal, un cine al aire libre en Palermo cuando todavía es de día y el patio de butacas está totalmente desierto, en equilibrio y quietud. Un paseo al filo del cráter del volcán Etna, el efecto de las radiaciones nucleares en las fotos tomadas cerca de Fukushima poco después de la catástrofe. Muchas fueron hechas en Armenia (donde Wenders fue intimidado por su fuerza y su tradición) o en Onimichi (Japón). “Cada foto cuenta una historia… Y a veces, sólo el ángulo inverso revela la verdad”, escribe.

Fotografía analógica vs. fotografía digital según Wenders

Desde una pared del recinto, Wim Wenders discurre sobre la fotografía analógica y digital. Para él, los fotógrafos digitales son creadores de imágenes; la fotografía digital es una suerte de nueva forma de pintura en la que subyace la fotografía. Se alegra de poder ejercer la fotografía analógica, no como apología de la nostalgia, sino como puras ganas de «Realidad» y también como un ejercicio contra su progresiva desaparición. “Me resisto a la fotografía digital, que trata de una manera diferente el acto de fotografiar”.

Sin embargo, las novedades de la técnica digital siempre son prioridad en su trabajo como realizador. Con los procesos analógicos manifiesta que su relación entre él y los lugares que fotografía va más allá y se prolonga hasta algunas semanas después, cuando ve el resultado en la imagen revelada.

Con el proceso digital ocurre diferente: al ver el resultado casi instantáneamente, Wenders queda alienado del acto de fotografiar y es arrojado fuera de ese diálogo entre él y el lugar. Con este resultado inmediato la fotografía se convierte en un producto y él en su productor. “La toma analógica es completamente única. En el proceso digital al pulsar la tecla ‘borrar’ puede ser eliminada sin huella alguna”.

Una vida dedicada a las imágenes

Imprescindible en la historia del cine universal, Win Wenders (Düsseldorf, 1945) es un artista multifacético: pinta, escribe, dirige, actúa. Ganó prestigio e hizo carrera liderando al grupo de directores pioneros del Nuevo Cine Alemán de los 70, comprometido con la herencia histórica del país que criticaba el cine de entretenimiento imperante. A mediados de los 80 ya era un director de culto. Fue en 1983, fotografiando localizaciones para “París, Texas” (1984) el momento en que empezó a usar la fotografía como soporte artístico.

Wim Wenders cursó estudios de medicina, filosofía y fotografía, antes de terminar en la Escuela de Cine y Televisión de Múnich en 1967. En sus primeras películas hay rastros de la americanización de la Alemania de la posguerra. Con “El amigo americano” (1977) dio el salto internacional. Luego vendrían “París, Texas” (1984) o “El Cielo sobre Berlín” (1987), piezas de sus dorados 80. En su producción cinematográfica además encontramos cortos, documentales o programas de televisión.

No es la primera incursión fotografíca de Win Wenders en el circuito de galerías y centros de arte. Bajo el título “Written in the West”, el Centro Pompidou de París mostraba por primera vez fotografías de Wenders relacionadas con “París, Texas” en 1986. Seguiría “Pictures from the Surface of the Heart” (2001) en Hamburger Bahnhof de Berlín, que cosecharía más tarde gran éxito en el Museo Guggenheim de Bilbao, entre algunas más.

Colección Falckenberg, mecenas del siglo XXI

Harald Falckenberg adquirió en 2007 uno de los edificios del conjunto Phoenix-Hallen (2001) de Hamburg-Harburg y lo convirtió en lo que es hoy: sala de exposiciones y depósito de colección. El programa cultural de los Phoenix-Hallen es comisariado desde enero de 2011 por la institución cultural Deichtorhalle, desde donde son gestionados bajo la dirección de Dirk Luckow.

La Colección Falckelberg abrió al público en 2008 con la organización de exposiciones individuales, temáticas o presentaciones de la colección privada. Sus dimensiones colosales allanan el terreno a las grandes instalaciones y a los proyectos multimedia.

Sammlung Falckenberg se compone de unas 2.000 piezas de arte contemporáneo especializado en arte actual alemán y americano de los últimos 30 años. Fue a mediados de los 70 cuando se originó una escena artística en Berlín y Hamburgo que frente a la de Colonia y Düsseldorf  conforman los baluartes artísticos y culturales del país en cuanto a arte contemporáneo de la posguerra.

Aquí surgió un movimiento neodadaista asociado al punk y al arte subversivo de la ironía y la sátira contra el sistema social. Es la línea de los artistas de Falckenberg: Werner Büttner, Georg Herold, John Bock, Christian Jankowski o Daniel Richter. Todos mantienen relaciones estrechas con la corriente de crítica social del arte americano con exponentes como Vito Acconci, Larry Sultan o Paul Thek u otros europeos como Sara Lucas o Franz West.

PLACES, STRANGE AND QUITE
Wim Wenders
Hasta el 15 de agosto de 2012

Sammlung Falckenberg – Deichtorhalle Hamburg

Wilstorfer Str. 71, Tor 2 (21073 Hamburg-Harburg)

Tours guiados como única forma de visita de 90 minutos los miércoles y jueves a las 18h, viernes a las 17h y sábados a las 11h y a las 15h, previo registro: www.sammlung-falckenberg.de.

Tours en inglés sujeta a petición de grupos.

www.wendersimages.com

Redacción Berlín Amateurs © mayo 2012
© CAI

Comments

comments

Pin It

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.