Historia de Berlin Alemania - economia - Foto by PxHere marcos antiguos riqueza esplendor bonanza hansa prusia

HISTORIA DE BERLÍN: economía

por • 27 enero, 2021 • Alemania, CULTURA, HistoriaComentarios (0)845

Continuamos el viaje por la Historia de Berlín a manos del escritor y periodista Borja Loma Barrie. Un itinerario a través de sus datos básicos y la evolución de la ciudad a lo largo del tiempo, recorriendo sus barrios y su cronología. A falta de la gran mayoría de la oferta cultural de la ciudad, no está de más repasar y ampliar nuestros conocimientos sobre Berlín.

La larga historia de Berlín, que se remonta a la Alta Edad Media, ha significado para la economía de la ciudad acusados contrastes en las distintas épocas, intensificados por los avatares políticos y bélicos, que han tenido enorme relevancia en el decurso del comercio, del flujo de los recursos y de la dinámica productiva.

Su situación geográfica ha resultado determinante en esos contrastes. Berlín ha estado y está en el centro de un eje geográfico y comercial Este-Oeste (u Oriental-Central) y en el del río Spree, de los que ha obtenido tanto beneficios como reveses en el orden económico.

Se advierte un largo período inicial (medio milenio) de ambigüedad, en el que alternaron prosperidad y pobreza, comprendido entre su fundación y su proclamación como capital de Prusia.

Ese período no mejoró con el ingreso de la ciudad en la Liga Hanseática, paradójicamente, ya que esa asociación comercial de villas germanas gozó de una gran bonanza económica, no solo en lo que se refiere a los estados alemanes sino a todo el centro y el norte de Europa. Berlín apenas consiguió beneficios de su participación en la Hansa.

Economía de Berlín desde el Imperio prusiano al Berlín Oriental

Continúa una fase de bonanza, justamente como capital de Prusia desde 1701 y del Imperio desde 1871. Pero la etapa comprendida entre mediados y finales del siglo XIX es igualmente contradictoria, pues se caracterizó tanto por la industrialización de la ciudad como por el parcial empobrecimiento simultáneo del proletariado berlinés. La riqueza se concentró en la nobleza terrateniente y en la burguesía propietaria de fábricas.

Prosiguieron otras etapas de decaimiento general, e incluso catastrófico, durante la Gran Guerra (1914-1918), la República de Weimar (1919-1933), la Segunda Guerra Mundial (1938-1945), la posguerra (1949-1961) y la división física y política entre el Este y el Oeste (1949-1989).

Por tanto, su época de esplendor se sitúa entre mediados del siglo XVIII (casi dos décadas después de su proclamación como capital prusiana, aunque el mercado de valores de la ciudad había sido fundado en 1685) y 1914, año del estallido de la Primera Guerra Mundial.

Sus principales recursos entonces consistieron en las manufacturas y en la producción de pertrechos dirigida al ejército así como de objetos de lujo para la corte. Luego, en una segunda fase, la ciudad se consolidó como centro industrial y político nacional, arrastrando a la actividad económica y financiera del país, de la que igualmente se convirtió en núcleo.

En el orden industrial, Berlín reflejó el notable impulso que se produjo en el resto del Imperio durante el gobierno (1871-1890) de Otto von Bismarck (1815-1898), pese a la gestión, habitualmente desacertada, de los junker (aristócratas rurales prusianos terratenientes), a los que el Canciller de Hierro había otorgado la dirección del proceso.

Las bases de la industrialización tuvieron un importante componente político, facilitado por la unión aduanera alemana (Zollverein) de 1834, que promovió el desarrollo económico y que alentó la unificación de Alemania, aunque gran parte de los estados germanos recelaba de Prusia, sobre todo, y también de Austria, que no participó.

Ese impulso, de todas formas, logró que en una sola generación los estados alemanes, atrasados y consagrados a la agricultura hasta entonces, pasaran a estar más o menos industrializados y a ser razonablemente ricos, gracias, también, según T. Kemp, “a la fuerza militar como instrumento de política nacional” y al “nacionalismo exacerbado” (especialmente prusiano).

El sistema fluvial y de canales de la zona septentrional del país, en el que estaba incluido Berlín, también facilitó la industrialización, tanto de la ciudad como de la del resto del país. Igualmente lo hizo la construcción de ferrocarriles.

Berlín Oriental (1949-1990) experimentó un segundo período de industrialización, concentrado sobre todo en la siderurgia y en los sectores químico y electrónico, desde mediados de los años cincuenta hasta 1980, aproximadamente, aunque un gran número de sus empresas desapareció tras la reunificación debido a su escasa competitividad en un sistema de libre mercado.

La economía de Berlín en la actualidad

Hoy, Berlín tampoco goza de muy buena salud económica. Su prestigio en ese sentido es además bajo, especialmente en la propia Alemania, donde es considerada una ciudad-estado “pobre” que se sostiene por lo que aportan otros estados federados. Circunstancia que no es exacta, ante todo desde 2007 en adelante.

El índice de desempleo (19 %) es, en efecto, el más alto con respecto al resto de las grandes ciudades alemanas (5 % de media nacional en 2020), el ingreso per cápita es uno de los más bajos, el número de personas que vive de las prestaciones sociales estatales es amplio y la deuda pública es muy elevada.

Pese a todo, en los últimos años (antes de la llegada del COVID-19) se perfilaron como principales recursos el turismo, que crecía exponencialmente, y las start-up. También lo han hecho el sector servicios (que emplea al 50 % de la PEA o Población Económicamente Activa de Berlín) y el relacionado con la celebración de ferias internacionales comerciales.

Otros sectores de importancia son el alimentario, automovilístico, de maquinaria y de electromecánica. Les siguen los de medicina, biotecnología y transporte.

Todos ellos coadyuvaron a la mejora de la economía, que en 2007, por primera vez, presentó superávit y que entre 2017 y 2019 conoció su mayor pico.

En 2020 decayó. Veremos cómo progresa 2021 con los inevitables efectos de la pandemia del coronavirus.

Se ampliará la información sobre la economía en Cronología de Berlín

Comments

Comentarios

Pin It

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

X