Escrito por: Actualidad Berlín Básico BERLÍN PRÁCTICO Burocracia

BERLÍN EN ESPAÑOL: La Red

Inauguramos esta sección con la intención de dar visibilidad y conocer en profundidad proyectos de origen hispanohablante nacidos en Berlín, así como a sus integrantes. Hoy es el turno de «La Red», una asociación que apoya a los migrantes residentes en Berlín que estén tratando de abrirse un camino en Alemania favoreciendo su integración y proporcionando información orientada a la inserción sociolaboral.

Lo que comenzó en 2013 como una organización de ayuda y asesoramiento en español a migrantes españoles que vivían en Berlín, ha evolucionado a pasos agigantados hasta abarcar toda la comunidad migrante y multicultural. En nueve años La Red ha pasado de ofrecer información básica sobre el seguro médico o aprender alemán, a tener servicios y proyectos más sofisticados como la homologación de títulos universitarios u ofrecer herramientas para luchar contra el racismo o el odio en las redes sociales.

Su equipo está formado por profesionales de distintas nacionalidades con una larga experiencia en el ámbito de la integración, la formación y la investigación y cuentan con muchos años de experiencia en las áreas de integración, educación política, consultoría, arte y cultura e investigación. Su objetivo ofrecer asesoramiento e información sobre cuestiones relevantes para la integración y apoyo en la inclusión en el mercado laboral a través de seminarios, talleres y asesoramiento presencial o en línea (contacto al final del artículo).

Nos reunimos con Cristina Faraco, presidenta y fundadora de La Red Berlín y con Raúl Gil, miembro desde su formación y encargado del proyecto para la comunidad hispanohablante, para escuchar su testimonio y dar a conocer su admirable recorrido.

Berlín Amateurs: Contadnos ¿de dónde surge la idea de La Red?

La Red: La idea surge en 2013, después de hacer un estudio sobre la situación de la nueva emigración para investigar el perfil de la gente que estaba llegando, en especial a Berlín. Cuáles eran las dificultades que tenían, cómo se orientaban, qué formación tenían antes de llegar, la precariedad laboral o conocimientos de idiomas, y quisimos saber a qué redes acudían para informarse y conseguir sus objetivos. Vimos que no había ninguna; iban al Cervantes o a la Embajada pero sentían mucha distancia por parte de las instituciones españolas. También se acercaban a cafés o buscaban información en las redes sociales. La asociación «El Patio» que era la que ofrecía apoyo en Berlín a los Gastarbeiter ya no existía, entonces se trató de crear un proyecto con una serie de retos que requerían financiación.

BA: ¿Qué dificultades encontrasteis a la hora de desarrollar el proyecto?

La Red: La primera fue recibir financiación alemana. Nos dijeron que los españoles no necesitaban ningún tipo de apoyo porque ya estaban muy bien integrados, se les veía como una comunidad de inmigrantes privilegiada, europeos, con muy buena formación académica. Por eso daban por hecho que no necesitaban ningún tipo de proyecto de apoyo y que tenían los recursos suficientes para integrarse de manera positiva. En realidad un gran porcentaje estaba trabajando a unos niveles de precariedad brutal. Muchas personas venían sin idioma, muy a la desesperada por la situación en España e incluso había quienes vivían una segunda emigración como los latinoamericanos, que emigraron a España en los años dorados y fueron los primeros afectados por la crisis. 

La Red nació para ese estudio pero nos dimos cuenta de que en la comunidad hispanohablante no había solo españoles, en aquel entonces recibíamos financiación del gobierno español y se suponía que solo podíamos atender a españoles. Desde el principio personas de otros países nos vieron como una referencia, y como no había otra oferta se llenaban cada uno de nuestros seminarios con más de cien participantes

Nada más crear él proyecto tuvimos una avalancha de gente desesperada por conseguir formación. Ahora hay más oferta. A través de la página de Facebook (creada en abril de 2014) hacíamos publicidad de otras ofertas interesantes que podían ayudar a todos, no solo de lo que hacíamos nosotros. Ahora tenemos 11 000 seguidores.

La financiación alemana llegó dos años más tarde, el primer año hubo una negativa y mandamos una carta de protesta al Senado, dimos argumentos, presentamos un proyecto y finalmente nos la concedieron. Nunca tuvimos intención de hacer trabajo de lobby.

BA: ¿Qué cuestiones han ido surgiendo en el camino?

La Red: Al principio pensamos que este iba a ser un proyecto para la comunidad hispanohablante y lo hemos ampliado a cualquier persona recién llegada o que ya lleve un tiempo determinado en Alemania. Hemos querido dar las mismas herramientas a todas las personas y al hacerlo así tu visión se amplia, porque hay mucha gente que trabaja por debajo de su nivel profesional o siente discriminación en el marco laboral.

Los proyectos que hacemos son fruto de lo que vamos extrayendo de otros proyectos o en el trabajo del día a día si detectamos un colectivo nuevo o una línea de trabajo nueva. Por ejemplo, con Instagram, descubrimos que había influencers migrantes, sobre todo chicas, con muchos seguidores y mucho alcance a la comunidad. Estaban dando información porque nadie la daba, y de mejor calidad que en Facebook o en las administraciones. La digitalización es un nuevo proyecto en el que trabajamos que puede mejorar los servicios a los migrantes y la forma de acercarse de las administraciones a la gente. Otro proyecto que apareció por el camino fue la homologación de títulos.

BA: ¿Siguen siendo las redes sociales la puerta de entrada a la organización para atraer a los desorientados?

La Red: Las RRSS han jugado un papel muy importante en cómo hemos desarrollado nuestro trabajo en los últimos años. Seguimos teniendo una comunidad de jóvenes y de recién llegados. La gente busca información siempre primero en su idioma materno. Antes la gente venía sin informarse previamente, pero ahora se informa en las redes sociales. Hemos evolucionado de llevar proyectos solo de asesoramiento a realizar también proyectos contra racismo y formación política. Además, hay un vínculo porque asesoramos personalmente, hacemos seguimiento por mail y nos derivan después de su experiencia. Queremos cumplir un margen de 24 horas para contestar en RRSS y de 48 horas por mail, porque agradecen que se les responda con rapidez. El gran salto es hacer proyectos diferentes que nos permitan hacer cosas innovadoras más allá de una entidad normal.

Hemos conseguido una continuidad porque hemos conseguido proyectos, financiación, nos hemos puesto a la altura de muchas organizaciones clásicas alemanas al plantearlo como un proyecto fuera del voluntariado, el cual muchas veces no ofrece la seguridad o la profesionalidad. Lo quisimos ver como un proyecto a largo plazo donde nuestros propios trabajadores tengan una formación continua y conozcan muy bien toda la estructura administrativa alemana para poder ayudar.

👉 Atentos durante las próximas semanas: hasta final de año difundiremos de manera quincenal los proyectos e iniciativas programadas por La Red

BA: ¿Por qué habéis desarrollado un proyecto en formación política?

La Red: En Alemania no estaba llegando la formación política a las comunidades de migrantes. Hay un instituto llamado Bundeszentrale für politische Bildung que llevaba varios años intentando crear proyectos innovadores de formación política, y uno de ellos era para llegar a comunidades de migrantes. Nos pareció muy interesante porque es para personas adultas, algo muy innovador y necesario. No es formación política en sí, sino desarrollar una serie de instrumentos que ayuden a participar entre personas, desde ser portavoz de padres en un colegio, a participar en una discusión con un criterio propio pero respetar otras perspectivas o corrientes. Entender el funcionamiento de los migrantes, una opinión diferente a la tuya, las diferentes maneras de estar y entender el mundo.

La estrategia de la formación política se creó después de la Segunda Guerra Mundial para concienciar a las personas, pero solo llegó a los alemanes. Nosotros trabajamos para que llegue a las comunidades de migrantes.

BA: ¿Cuándo un proyecto se convierte en servicio?

La Red: Depende de la financiación y de los programas. Somos casi 30 personas trabajando, todos los proyectos limitados en el tiempo; hay de seis meses, un año, cinco años, son programas o proyectos pilotos que si funcionan bien los asume el estado.

BA: ¿Recibís ayudas o subvención estatal?

La Red: Sí, recibimos subvenciones bajo unos requisitos. Hay que conocer muy bien cómo funciona para hacer la justificación sujeta a los estándares, hay una dificultad administrativa. La segunda dificultad es la económica, casi insalvable para muchas organizaciones de migrantes. Todos los proyectos necesitan de una financiación propia que demuestre tu interés para participar en ese proyecto, entre el 10-20 %, cada vez más alta, lo que significa que hay que buscar organizaciones, fundaciones o altas administraciones y pedir ayuda para presentar el proyecto. Muchas, al venir de organizaciones de migrantes no creen que lo vas a conseguir, y son tres puntos menos en la credibilidad. El éxito es insistir, hacer bien las justificaciones, ser muy burocráticos, seguir los protocolos internos y los procedimientos.

BA: ¿Echáis en falta algún servicio que aún no exista en la ciudad?

La Red: Nos dan un poco de miedo las ofertas de empleo falsas, porque la gente está muy desesperada y se apunta a cualquier cosa. Sería interesante poner en contacto a empresas con trabajadores. Tenemos un proyecto para enseñar a las empresas cómo encontrar trabajadores con una estrategia en RRSS.

BA: ¿Algún ejemplo estrella de vuestra labor?

La Red: Lo más pequeño. En las redes sociales nos dicen que hemos sido una gran ayuda al llegar aquí, esa es la gasolina para trabajar. Nos alegramos cuando recibimos comentarios de redes de expertos o de ministerios. Eso nos llena mucho.

BA: Para terminar, en el plano personal ¿qué os trajo a Berlín?

Cristina: El amor a Alemania. A Berlín como ciudad. Llegué a Colonia donde todo el mundo te sonríe y la gente es supereducada, me entró claustrofobia. Lo que me atrajo de Berlín fue estar en Schönhauser Allee y en un atasco con bocinas dos se enzarzaron y me sentí como en casa, me recordó a Madrid. Berlín me encantó, vine en verano y dije, aquí quiero vivir.

Raúl: Vine también en verano de vacaciones y me encantó la ciudad. Y por cambiar totalmente de vida.

La Red eV – Asociación de apoyo a la migración en Berlín

Alt-Reinickendorf 25, 13407 Berlín

www.la-red.eu

Contacto:

+49 (0)30 45 79 89 550
la-red@la-red.eu

Redes sociales:

www.instagram.com/laredberlin

www.facebook.com/laredberlineV

Grupo de Facebook:

En él ofrecen información oficial y asesoría profesional en un ambiente de respeto y no discriminación

www.facebook.com/groups/laredberlin

Texto: Belén Lucas; Fotos Maie Escorial para BA © octubre 2022
(Visited 459 times, 1 visits today)

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
X