Tag des Sieges: Día de la Victoria en el Memorial de Treptower Park de Berlín

por • 8 mayo, 2018 • Actualidad, Aire libre, Alemania, CULTURA, GALERÍAS, HistoriaComentarios (0)6247

El 9 de mayo es el día grande de Rusia en Berlín. Hace 73 años que la Alemania nazi firmó finalmente la rendición incondicional ante la Unión Soviética y los aliados. Fue el 8 de mayo a las 22:43 hora europea y a las 0:43 hora de Moscú. La jornada se conmemora en el Memorial de Treptower Park, donde yacen los restos de 5000 soldados del Ejército Rojo presididos por uno en bronce que protege a una niña y sostiene una espada sobre una esvástica destruida. La escultura tiene 12 metros de altura y pesa 70 toneladas. Es la contundencia con la que la propaganda soviética quiso recordar al mundo su papel de libertador.

Rusia fue el primer país en número de víctimas a causa de la Segunda Guerra Mundial con 26 millones de muertos. Algunos cayeron durante la batalla final en Berlín, al máximo agónica, destructora, y hasta suicida por culpa de la prohibición de rendición de Hitler. Por ello, la jornada conmemorativa es cada año una multitudinaria y sentida fiesta. Suena chocante que tenga lugar muy céntrica, en las narices de los propios alemanes: nietos o hijos de los derrotados, también muertos, o cercanos a tantas mujeres víctimas de salvajes violaciones, por unos soldados tan embrutecidos como borrachos de victoria.

Decoran la celebración canciones, del frente o patrióticas, en un karaoke de mujeres, claveles y rosas rojos, banderas de antaño con la hoz y el martillo o de la Rusia putiniana; discursos antibelicistas o incluso sobre teorías bizarras de la conspiración; abueletes vestidos de coronel, niños de soldado raso, fotos de los familiares desaparecidos y combatientes; y hasta algún chupito de vodka con arenque sobre pan y un cigarro, mimosamente depositados en las escaleras bajo las botas de la escultura.

Hay conciertos antifas y mucho romántico de la idea comunista, familias de pícnic con su ensaladilla de pepino, y algún que otro huevo de Fabergé, glorificados por los zares de Rusia como símbolo del poder imperial. Antes de hacer la cola para entrar a la sala del mosaico patriótico bajo el soldado de bronce, se alzan tributos de coronas oficiales de embajadas de la extinta URSS (excepto la ucraniana), del estado alemán e incluso de la asociación nacional de judíos.

Hicimos fotos a las bellas rusas residentes, muchas madres, alguna bailarina, hijas o esposas de un alemán, estudiantes de paso por Berlín, o incluso con pinta de finas y nuevas ricas, amantes del lujo y un escote al estilo de la Quinta Avenida. Nostalgias aparte, ese ideal fallido que fue el socialismo de Stalin se supera hoy, tal y como muestran las imágenes, con una celebración de estética variopinta y, sobre todo, muy pacífica.

Texto: Lara Sánchez para BA © mayo 2016, revisado 2018
Fotos: Paco Neumann para BA © mayo 2016

Comments

comments

Pin It

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.