La Isla de los museo Berlin Museuminsel museum insel museos historia alemania guerra palacio

La Isla de los Museos

por • 31 marzo, 2021 • Actualidad, Alemania, Arquitectura, Artes Plásticas, CULTURA, HistoriaComentarios (0)1006

La Isla de los Museos es un conjunto único de edificios vinculados al arte y la cultura en el corazón de Berlín. Ahora, tras muchos meses cerrados, algunos de ellos vuelven a abrir sus puertas y es la ocasión perfecta para visitarlos (desde hoy, 31 de marzo, previa presentación de un test rápido reciente y negativo)

Museumsinsel es una de las islas más conocidas de la ciudad y allí se encuentran cinco museos de fama internacional: el Museo Antiguo, Museo Nuevo, Antigua Galería Nacional, Museo Bode y el famoso Museo de Pérgamo. Todos ellos construidos en la época prusiana, forman un conjunto declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco desde 1999. Aunque en la isla también se encuentran otros edificios de interés.

En este artículo explicamos su historia, qué museos y edificios contiene y qué se puede encontrar dentro de cada uno de ellos.

¿Es realmente una isla?

Sí y no. Es una isla situada en medio del río Spree en el distrito de Mitte, pero en realidad son tres islas y una a la vez. Esto se debe a que la porción de tierra rodeada de agua por todos sus lados a la que nos referimos en realidad recibe tres nombres. Isla de los Museos (Museumsinsel), en su parte norte; e Isla de los Pescadores (Fischerinsel), en el sur. Aunque en realidad se trata de una misma isla: Isla del Spree (Spreeinsel).

Pero, ¡oh, sorpresa!, no siempre fue una isla. Esta zona que era tierra firme y se llamaba Cölln, estaba vinculada al origen y fundación de la ciudad y al Palacio Real, justo en un recodo que hacía el río. Esto fue así hasta que en el siglo XVI el intenso tráfico de barcos de mercancías que subían y bajaban por el río generaba atascos interminables a la altura del palacio. ¿Y qué hacer para reducir la congestión naval? Pues muy fácil: construir un canal paralelo para que los barcos navegaran en un solo sentido y así aligerar la afluencia por el río. Este nuevo canal se llamó Kupfergraben.

Así fue cómo ese terreno acabó convirtiéndose en una isla semiartificial. Si miramos un mapa, en su lado oeste queda el canal, en el lado este el río y en medio, la isla.

¿Por qué tantos museos en el mismo lugar?

La casa dinástica de los Hohenzollern fue haciendo acopio de obra de arte durante siglos. Pero en el palacio, las salas donde se exponían las crecientes colecciones no daban abasto con el espacio, ni estaban abiertas al público. Por ello, a principios del siglo XIX se concibió un lugar donde colocar todo aquello a disposición de la ciudadanía y el rey Federico Guillermo IV designó la parte norte de la Spreeinsel, frente al palacio, como museo.

En 1830 se inauguró el primer Museo Real de Berlín, más tarde conocido como Museo Antiguo. No era demasiado grande, pero el chorreo de piezas que llegaban, sobre todo desde Grecia, Turquía y Egipto, no paraba. Por esta razón, se quedó saturado rápidamente y hubo que construir un segundo museo: el Museo Nuevo, inaugurado en 1855, que también en poco tiempo se quedó pequeño.

Junto a él se construyó, por tanto, un tercero: la Antigua Galería Nacional, inaugurada en 1876. Pero tampoco fue suficiente. Por lo que en 1904 se inauguró un cuarto museo: el Museo Bode.

Aun así, se necesitaba otro museo donde cupiesen obras monumentales, y de esta manera nació el Museo de Pérgamo, terminado tras muchos avatares en 1930.

Durante cien años, uno detrás de otro, unos al lado de los otros, se construyeron al norte de la Spreeinsel los cincos museos más importantes de Berlín. Y así es como acaba por llamarse a la parte norte de la isla: Isla de los Museos.

¿Qué pasó con los museos durante la Segunda Guerra Mundial?

Cuando el régimen nazi llegó al poder, lo que les parecía arte degenerado o demasiado moderno era algo que no podían dejar al alcance de la ciudadanía; y para ellos, ese arte debía desaparecer. Fue de esta manera como acabaron, sobre todo, con gran cantidad de obra gráfica y pintura. Mucha obra se vendió en el extranjero, pero mucha otra se destruyó.

Durante la guerra, cuando Berlín empezó a ser bombardeada, numerosas obras se sacaron de los museos y se almacenaron en búnkers y túneles. Esas obras acabaron repartidas por toda la ciudad y sus alrededores. Al termina la guerra y llegar la división, las colecciones se evacuaron y en la medida en que se encontraran en una u otra área ocupada (aliados o comunistas) fueron en unos casos tuteladas y en otros confiscadas.

Las colecciones evacuadas en las áreas ocupadas por el Ejército Rojo fueron confiscadas en 1945 y transportadas a la Unión Soviética. En 1958, la Unión Soviética devolvió millón y medio de obras de arte a lo que entonces era la RDA. Y aunque parezca increíble y a pesar de este retorno, muchísimas obras todavía se encuentran en la Rusia actual.

Los edificios de la isla fueron bombardeados como el resto de edificios de la ciudad y todos sufrieron daños graves; algunos de ellos incluso quedaron prácticamente destruidos. Durante los años de división e incluso hasta después de caer el muro de Berlín, las rehabilitaciones se fueron concatenando. El último edificio de la isla en restaurarse y abrirse de nuevo al público lo hizo por fin en 2009.

¿Qué museos se encuentran en la Isla de los Museos?

Museo Antiguo (Altes Museum)

Esta joya del Neoclasicismo fue construida por Friedrich Schinkel. Es el que da la bienvenida al llegar a la isla con sus monumentales pilares. Dentro tiene un amplio atrio con esculturas y una cúpula que recuerda al Panteón de Agripa en Roma. También es conocido porque desde sus escalinatas de entrada Hitler dio algún que otro discurso.

La colección principal contiene arte de la Antigua Grecia y Roma. También posee una colección de joyería y numismática, con una enorme cantidad de monedas históricas.

No te puedes perder:

El Guerrero de Dodona, los bustos de Julio César y Cleopatra, la escultura de la Amazona herida y el Pez de oro del tesoro de Vettersfelde.

www.altes-museum.de

Museo Nuevo (Neues Museum)

Este edificio es un joya de la arquitectura en sí mismo y testimonio de la destrucción de la Segunda Guerra Mundial. Quedó en ruinas y abandonado hasta que 1980 experimentó un intento de rehabilitación. Aunque no fue hasta 2003 que no comenzó la obra definitiva de restauración por parte del arquitecto David Chipperfield, inaugurándose en 2009.

Alberga la colección de Arte Egipcio y Papiros, la de Historia y Protohistoria Alemana y parte de la colección de Arte Antiguo.

No te puedes perder:

El busto de Nefertiti, la Cabeza verde de Berlín, las reliquias troyanas y el Sombrero de oro.

Con respecto a la arquitectura, hay que prestar atención a la gran escalera principal y al Patio Egipcio.

www.neues-museum.de

Antigua Galería Nacional (Alte Nationalgalerie)

Este edificio llamativo por las grandes escalinatas de la fachada, fue obra de August Stüler y Heinrich Strack. Fue bombardeado durante la guerra, se empezó a reformar en 1949, pero no se terminó hasta 1969.

La colección está formada por pintura y escultura del Clasicismo, Romanticismo Alemán, Bidemeier e Impresionismo.

No te puedes perder:

Las pinturas El monje junto al mar de Caspar David Friedrich, El laminador de hierro de Adolph von Menzel, El invernadero de Eduard Manet y el autorretrato de la pintora Sabine Lepsius.

Las esculturas Grupo de princesas de Johan Gottfried Schadow y La bruja de Carl Cauer.

www.alte-nationalgalerie.de

Museo Bode (Bode Museum)

El edificio debe su diseño a Ebergard von Ihne, y sufrió graves daños durante la guerra. Pasó por varias etapas de restauración entre 1948 y 1986. Se encuentra en la punta norte de la isla, y es conocido por su hermosa cúpula. Para acceder a él no se puede llegar caminando desde los otros museos. Hay que salir de la isla y cruzar alguno de los dos puentes que llevan directamente a su puerta.

Alberga tres colecciones: la colección de Esculturas, el Museo de Arte Bizantino y parte de la colección de Numismática. Además, el Bode también contiene pinturas antiguas que se presentan en diálogo junto con escultura europea.

No te puedes perder:

El icono de mosaico del Cristo Misericordioso (Constantinopla), el Sátiro con una pantera de Bernini, la escultura de Tarquín y Lucrecia de Pietro Tacca y la Bailarina de Antonio Canova.

www.bode-museum.de

Museo de Pérgamo (Pergamonmuseum)

Es, sin duda, uno de los museos más impresionantes y más visitados de Berlín. Construido en los años veinte por Alfred Messel y Ludwig Hoffman. Llama la atención por lo monumental de las piezas en exhibición, ya que es un edificio  que contiene edificios.

Alberga tres colecciones: la colección de Arte Islámico, la colección de Oriente Próximo y parte de la colección de Arte Antiguo.

No te puedes perder:

El Altar de Pérgamo (a fecha de hoy en restauración), la Puerta de Babilonia, la Habitación de Aleppo, la Puerta del Mercado de Mileto, la Fachada del Palacio de Mschatta y los nichos de oración de Konya y Kaschan.

www.pergamonmuseum.de

¿Qué más hay en la Isla de los Museos?

Galería James Simon (James-Simon-Galerie)

Es un edificio nuevo y de diseño contemporáneo, proyectado por David Chipperfield, el mismo que restauró el Museo Nuevo. Se trata de un espacio multifuncional que sirve de entrada conjunta al Museo Nuevo mediante un paso subterráneo y al Pérgamo, desde la primera planta.

También funciona como centro de visitantes donde, además de un mostrador con información sobre todos los museos, hay una tienda, un auditorio, una cafetería y una sala de exposiciones temporales.

www.james-simon-galerie.de

Das Panorama

Este edificio abierto en 2018 es una especie de apéndice del Museo de Pérgamo, aunque se encuentra, en realidad, fuera de la Isla de los Museos. Se sitúa al otro lado del Kupfergraben, frente al Museo Bode, y a pocos metros de la casa de la Merkel.

En su interior hay expuestas piezas escultóricas y arquitectónicas de la colección de Arte Antiguo vinculadas a la antigua metrópolis de Pérgamo, así como recreaciones virtuales de la construcción del altar. Pero la parte más interesante es el proyecto expositivo Pergamon, que reproduce con una pintura gigantesca de 360º cómo podría haber sido dicha metrópolis en el 129 d. C. Realmente es muy impactante. La idea conceptual y el diseño son de Yadegar Asisi.

www.pergamonmuseum-daspanorama.de

Catedral de Berlín (Berliner Dom)

Es una de las iglesias más bellas de Berlín, famosa por su cúpula neobarroca de color verdoso a la que se puede acceder tras subir 270 escalones.

Además de las maravillosas vistas que se obtienen desde la cúpula, al bajar a la cripta se pueden descubrir 90 tumbas y estructuras funerarias que van desde finales del siglo XVI hasta principios del XX. Es la cripta de los Hohenzollern.

www.berlinerdom.de

Humboldt Forum y Palacio Real de Berlín

En la isla también se ubica una réplica del antiguo Palacio Real de Berlín (Berliner Schloss). El palacio original se destruyó durante la Segunda Guerra Mundial. En la era comunista, en ese mismo solar se levantó un edificio llamado Palacio de la República, sede del Parlamento germano oriental, que también acabó desmantelado.

En 2013 se empezó a reconstruir esta réplica financiada en parte con donativos, que aunque parece un palacio, no lo es. Se trata de un edificio radicalmente nuevo que por decisión del Parlamento recuerda al antiguo Palacio Real. Por eso, tres de sus cuatro fachadas exteriores, así como las fachadas del patio central, son una reconstrucción exacta del antiguo edificio, incluida la cúpula que da al Kupfergraben. Franco Stella es el arquitecto encargado de llevar a cabo este proyecto.

El edificio se llama, en realidad, Humboldt Forum y es un espacio multiusos. La planta baja alberga salas para eventos, un teatro y una exposición sobre la historia del edificio. El primer piso exhibe una exposición sobre Berlín y alberga el Laboratorio Humboldt, dirigido por la Universidad Humboldt, con exposiciones sobre el mundo natural y la figura de Alexander von Humboldt.

Los pisos superiores contienen las colecciones de Arte Etnográfico y Asiático de Berlín, pero expuestas desde una perspectiva crítica con el colonialismo. En la terraza de la última planta hay un restaurante y un mirador.

www.huboltdforum.org

¿Cómo llegar a la Isla de los Museos?

Museumsinsel. Bodestr. 1-3, 10178 Berlín-Mitte

BUS 100, 300 y N5 (Lustgarten)

TRAM 12, M1 (Am Kupfergraben)

TRAM 12, 50, M1, M4, M5 (Hackescher Markt)

S-BAHN S3, S5, S7 y S9 (Hackescher Markt)

Antes de ir a cualquiera de los edificios de la isla de los Museos recomendados consultar las diferentes webs enlazadas, para comprobar horarios y fechas de apertura. A partir del 31 de marzo, será obligatorio usar mascarillas FFP2 para las visitas y reservar una franja horaria a través de las webs con anticipación. Para entrar a los museos se deberá, además, presentar un test rápido negativo (antígenos) del mismo día. Los test caseros no están permitidos. Debido al Covid-19 y las diferentes medidas de higiene y seguridad, las normas de acceso y los horarios pueden variar o encontrarse algunos museos temporalmente cerrados.

Dácil Granados para Berlín Amateurs © marzo 2021

Comments

Comentarios

Pin It

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

X