Zona pantanosa Berlin etiomologia origen nombre berlin

HISTORÍA DE BERLÍN: datos básicos

por • 2 junio, 2020 • Actualidad, Alemania, HistoriaComentarios (0)1299

Iniciamos un viaje por la Historía de Berlín a manos del escritor y periodista Borja Loma Barrie. Un recorrido a través de sus datos básicos y la evolución la ciudad a lo largo del tiempo, recorriendo sus barrios y su cronología. A falta de la gran mayoría de la oferta cultural de la ciudad, no está de más repasar lo que sabemos sobre Berlín.

Berlín es capital y estado federado de Alemania, por lo que es habitual referirse a ella como ciudad-estadoNo es la única del país: las otras dos Stadtstaaten o ciudades-estado que conforman la República Federal son Hamburgo y Bremen.

Etimología

El origen de su denominación (Berlín) es confuso y existen varias teorías. Una de ellas es que podría provenir del término Bär u “oso”, en referencia al margrave Alberto I de Brandeburgo (1100-1170), llamado “el Oso” (Alberto el Oso o Albrecht der Bär), quien luchó contra los eslavos que se encontraban en el valle del río Spree y fue miembro de la dinastía Ascania o Anhalt, de Sajonia. Justamente los señores Ascanios facilitaron la creación de un asentamiento a orillas del río Spree en el que se fundó Berlín.

Otra de las teorías hace referencia a las palabras berle o berlin, que significan tierra no cultivable o tierra deshabilitada debido a su terreno pantanoso.

Símbolo

Tanto el escudo como la bandera de Berlín exhiben un oso negro, erguido en dos patas y mirando hacia el oeste. Se supone, además, que, junto Madrid (España), cuya divisa, creada en la Edad Media, presenta igualmente un oso rampante, en la misma dirección y postura que el de Berlín, aunque apoyado en un madroño y mirando a la copa en busca de fruto, son dos de las tres ciudades europeas simbolizadas por un plantígrado.

La tercera es Berna (Suiza), que también muestra un oso en su escudo, aunque es representado de manera diferente: a cuatro patas, en una diagonal ascendente, en color negro, con la lengua fuera de tono rojo, al igual que las uñas de las garras, escarlatas e intensas, levemente amenazantes.

Territorio

La ciudad-estado de Berlín tiene una extensión de 980 kilómetros cuadrados. Mide, aproximadamente, 37 kilómetros de norte a sur y 46 de este a oeste. Se encuentra en una planicie, característica del norte de Alemania, en el valle del río Spree.

Se sitúa a 180 kilómetros del mar Báltico (norte), entre los ríos Elba (oeste) y Oder (oriente, frontera natural entre Alemania y Polonia, a 89 kilómetros de distancia) y es rodeada por el estado federado de Brandeburgo (a veces llamado Brandemburgo).

El territorio, de suelo glacial arenoso, corresponde en su mayor parte a la metrópoli, con una notable distensión urbana en el centro y en el suroeste, donde proliferan amplias zonas verdes, en especial por la presencia del bosque Grünewald (en el distrito homónimo, perteneciente a su vez a la circunscripción de Charlottenburg-Wilmersdorf), que se extiende a lo largo de 3000 hectáreas en las que predominan coníferas y abedules; y del parque de Tiergarten (distrito de Mitte), también boscoso, de 210 hectáreas, aunque es atravesado por la Strasse des 17. Juni.

También presenta notables extensiones de agua, tanto por los ríos que atraviesan la ciudad o recorren parte de ella, como por el cinturón de canales y lagos que se dilata en diversas direcciones.

Ríos de Berlín

Berlín tiene relación con al menos ocho ríos:

– Bäke, que fluye también por Brandeburgo y desemboca en el río Havel.

– Dahme, subsidiario del Spree, de 94 kilómetros, que fluye igualmente por Brandeburgo desde la ciudad homónima (Dahme)

– Fredersdorfer Mühlenfliess, que desagua en el Spree.

– Tegeler Fliess, de 20 kilómetros, que debe su nombre a la localidad o barrio de Tegel (distrito de Reinickendorf), por donde fluye.

– Los relativamente pequeños Kindelfliess y Panke, este de unos 20 kilómetros de largo y muy estrecho.

– El Havel, afluente del Elba, y el Spree, afluente del propio Havel, atraviesan en mayor o menor grado la ciudad-estado.

Río Havel

El Havel mide 330 kilómetros, es en su mayor parte navegable y recorre Berlín de norte a sur. Nace en un lago de Mecklemburgo, cerca de Ankershage, y conforma un canal con el Elba en Magdeburgo, donde desemboca. Confluye en la ciudad con el Spree en Spandau.

Río Spree

El Spree mide 382 kilómetros, de los que solo 180 son navegables. Nace en las montañas Kottmar, Sajonia, y desemboca en el mar Báltico.

Atraviesa Berlín de este a oeste, a lo largo de 46 kilómetros, y su influencia, así como la del Havel, es considerable, ya que ha gestado la construcción en diferentes períodos históricos de canales, como el Teltowkanal, de 38 kilómetros, construido en 1906 (conecta al Havel con el Dahme que a su vez comunica con el canal Oder-Spree), puentes (“más que en Venecia”, alrededor de  1700), puertos, como el de Westhafen, en Moabit, el más grande, de 430 000 metros cuadrados, e incluso lagos y playas, entre ellas la de Wannsee o Strandband Wannsee, de 1275 metros, inaugurada en 1907, por lo que buena parte de la urbe es afectada por sus aguas.

Clima

Berlín se encuentra en la zona geográfica de transición entre el clima oceánico, característico de la costa del mar del Norte y del Báltico, y el continental, característico de los territorios centrales y el predominante en Berlín.

Ese último se distingue por la acusada diferencia en las distintas estaciones, sobre todo entre verano, que suele ser cálido y parcialmente nublado, con máximas que pueden llegar hasta hasta 31º; e invierno, que suele ser en su mayor parte nublado, ventoso, muy frío, con mínimas de hasta 10º bajo cero, heladas y nevadas. 

Sin embargo, esas estaciones antagónicas pueden estar en Berlín atemperadas por la influencia del Atlántico, que, por otra parte, incide o puede incidir también en los cambios bruscos de temperatura y de variables meteorológicas.

En primavera, las temperaturas oscilan entre los 5º y los 15º; y el otoño, con temperaturas entre los 10º y los 20º,  es abundante en precipitaciones, de las que al menos una quinta parte son de nieve.

En el caso específico de Berlín, durante los últimos veranos se han rozado los 40º en verano y, en cambio, los inviernos son mucho más ligeros, con días soleados, apenas nieve y rara vez superando los 5º bajo cero (cuando hace años, más de uno aún recordará cuando el termómetro mostraba temperaturas cercanas a 20º bajo cero, con el Spree y sus canales congelados).

Comments

comments

Pin It

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.