Stools 2014 berlin weiwei

Evidence: Ai Weiwei en Martin Gropius Bau

por • 2 abril, 2014 • Actualidad, Artes Plásticas, FOTOGALERÍASComentarios (0)2651

En el museo, un tumulto de gente da pasitos entre sí para lograr un mínimo ángulo de visión frente a un vídeo. Es la grabación clandestina, cámara en suelo, del cogote de un oficial corrupto de Shanghái que discute con Ai Weiwei sobre la construcción de un complejo de residencias para artistas en Malu Town en 2008. El discurso del oficial sobre los propósitos y mentiras del gobierno, justificando el control y la represión, a la vez que impone que el complejo sea un elemento propagandístico de libre creación y modernidad occidental, deja a los asistentes a la inauguración de esta exposición el pasado 2 de abril en el Martin Gropius Bau boquiabiertos.

De hecho, imaginemos por un momento que el arquitecto y hooligan conceptual, Ai Weiwei, no fuera chino, sino un “Ossie” berlinés. Pensemos en esa filmación como la pillada a un alto funcionario de la Stasi y comparemos eufemismos políticos y realidades torturadoras, a lo Vida de los otros, con el trasfondo de un mundo global donde el trabajo del artista, tras su arresto permanente, y en parte gracias a Internet, es objeto de enormes colas frente a inauguraciones como la de anoche, sin ni siquiera estar él presente.

Es la única diferencia que en este caso podemos aplicar a la historia, y al rocambolesco caso del creador conocido en las redes como “Ai God”– al que paradójicamente le ha salido redonda la condena de 2011, ya que hoy trabaja a destajo desde China, precisamente evidenciando al sistema y sus falsas acusaciones, con todo el apoyo del mundo mediático y artístico occidental, así como disparando el precio de compra de sus obras.

La muestra titulada “Evidence” (prueba inculpatoria), es por el momento la retrospectiva más grande organizada sobre él, aquí en Berlín, e idealmente se exhibe pegada a los antiguos solares de la Gestapo y al tramo de Muro que dividía al Mitte comunista del sector americano de Kreuzberg. Por eso, ayer a los berlineses se les veía encantados de ser la metrópolis libre que acoge semejante evento mundial.

En Malu Town el oficial convenció al artista de que fuera el más importante de los artistas del complejo, otorgándole un nuevo y fascinante estudio. Pero Ai Weiwei ideó entonces uno de sus más críticos proyectos, denunciando el silencio oficial de la muerte de 5000 niños tras el terremoto de Sichuan. Y aquí es donde su historia salta a la fama global. Antes, en 2009, ya fue apaleado por la policía china, lo que derivó en una hemorragia cerebral curada en Múnich. Y décadas antes su familia fue encerrada en un campo de trabajo.

Así que, en 2011, cuando sufre un arresto de semanas, y se le derriba su magnífico estudio, una de las piezas que construye es sobre las ruinas del mismo, encajadas a porrón en un portón chino de jardín. “Souvenir from Shanghai” es, junto a las cámaras de vigilancia de mármol, los recibos falsos de su supuesta “evasión de impuestos” y la pieza de los cangrejos –alegoría de la fijación del gobierno chino por la “armonía” del pueblo– una de las obras más contundentes en la exhibición. No sin dejar de mencionar el conjunto “Very Yao” compuesto por bicicletas chinas que cuelga del techo crítica a los trabajos forzados– y las doradas cabezas del zodiaco oriental “Circle of animals”, a modo de guasa sobre el patriotismo.

La exposición, en el precioso edificio de perfil prusiano Martin Gropius Bau, cuenta con una pieza creada ad hoc para su patio central de 6000 taburetes del siglo XIV y épocas de dinastías Ming y Quing, que marcan la bienvenida a una muestra ácida y entretenida sobre el totalitario empeño por una sociedad igualitaria que, en el fondo, no lo es. Siempre hay y habrá distintas alturas, rasguños, grietas o colores, que como los taburetes, y a pesar de estar enlazados por sus patas, conforman irremediablemente la realidad disidente del ser humano.

Texto: Lara Sánchez © Berlín Amateurs – Fotos © Berlín Amateurs – Paco Arteaga

 

Comments

comments

Pin It

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.