11.ª Bienal de Arte Contemporáneo de Berlín | parte I

por • 5 octubre, 2020 • Artes Plásticas, CULTURA, De día, Festivales, ImprescindiblesComentarios (0)388

La 11.ª iteración de la Bienal de Arte Contemporáneo de Berlín, La grieta comienza dentro (The Crack Begins Within) abrió sus puertas el 5 de septiembre tras un inevitable retraso debido al Covid-19.

Hasta el 1 de noviembre se puede ver el Epílogo de una bienal procesal que comenzó hace un año. bb11 está estructurada en cuatro capítulos, distribuida en cuatro sedes y comisariada por un equipo intergeneracional de cuatro curadoras latinoamericanas y españolas: María Berríos, Renata Cervetto, Lisette Lagnado y Agustín Pérez Rubio. 

Las comisarias, con vasta experiencia en Latinoamérica, incorporan obras y proyectos latinoamericanos que, de manera pertinente, cuestionan la violencia patriarcal estructural en instituciones públicas y privadas, en la vida familiar y social, ejercida sobre el cuerpo colectivo en esta región.

Pero, aparte de la sección geográfica, la aproximación curatorial incorpora el trabajo de artistas originarios, outsiders, colectivos, museos y compañías de teatro, y amplifica —a través de sus voces y miradas— los modos de violencia sistémica globalmente transversales, como los nuevos nacionalismos, fundamentalismos y fascismos, haciendo hincapié en la diversidad, la solidaridad y los afectos como métodos para agrietar este sistema podrido e impulsar el cambio.

El equipo curatorial visualiza esta edición de la Bienal de Berlín como una serie de experiencias vividas que evolucionan como un proceso. Comienza con tres “experiencias” secuenciales: exp. 1, exp. 2 y exp. 3, desarrolladas entre septiembre de 2019 y marzo de 2020 —hasta la llegada de la crisis sanitaria— en el complejo ExRotaprint del vecindario de Wedding.

Durante un año, la 11.ª Bienal de Berlín desde su sede en ExRotaprint ha intentado construir relaciones sostenibles, no solo con los artistas y proyectos participantes, sino también con la ciudad y la gente de Berlín. Por eso, las “experiencias” resultantes se han recogido en el llamado “archivo viviente”, que conforma uno de los capítulos de este Epílogo o exposición final.

Los otros tres capítulos de este Epílogo – The Crack Begins Within se distribuyen entre el KW Institute for Contemporary Art que desarrolla su temática alrededor de la “religión” del capitalismo colonial con sus variadas mutaciones y de la opresión a las disidencias sexuales y las cosmologías indígenas en sus búsquedas de emancipación, para dar paso en la daadgalerie al uso del vestuario y la moda como arma política de cuerpos resilientes y sexualmente disidentes.

La tercera sede es Gropius Bau, donde se cuestiona el legado modernista del museo como institución y cómo las prácticas coloniales continúan ejerciéndose en estos espacios a través de la eliminación de producciones artísticas, artesanales y culturales “minoritarias” o “periféricas”.

De los más de 75 creadores que componen la nómina de la undécima edición de la Bienal de Berlín, hay una gran cantidad de artistas de origen latinoamericano, algunos consagrados o ya fallecidos; otros, al inicio de sus carreras.

La antiiglesia en KW

KW presenta antiiglesias personales y colectivas, templos queer y transfeministas, a favor de otras espiritualidades y con cosmologías y sexualidades emancipadoras.

Nada más entrar al espacio expositivo, nos da la bienvenida la pieza de Mariela Scafati. La argentina aprovecha imágenes de acontecimientos superactuales en Movilización (2020). Scafati ha cubierto el suelo de la estancia con lienzos monocromos de varios colores, ubicados uno al lado del otro para formar una suerte de collage abstracto de cuerpos humanos acostados, o con las piernas dobladas.

Como sugiere el título, la pieza inicialmente se concibió como marcha de manifestantes feministas contra los frecuentes feminicidios, pero cuando el encierro provocado por la pandemia interrumpió las manifestaciones, Scafati decidió conjurar un momento de fragilidad y descanso.

Al igual que Movilización, la pieza del colectivo brasileño Teatro da Vertigem documenta también una acción muy contemporánea, llevada a cabo por el grupo apenas hace dos meses, el 4 agosto de 2020. En Marcha à ré (Marcha atrás), una procesión funeraria de alrededor de 120 coches intenta abrirse paso circulando marcha atrás por la Avenida Paulista, centro financiero de São Paulo. La pieza aborda la necropolítica del régimen populista de extrema derecha en Brasil, actualmente involucrado en un genocidio de su propia población.

Marcha à ré está inspirada en obras del artista brasileño Flávio de Carvalho (1899-1973). No solo porque la marcha pasa por delante de un pieza de street art que reproduce una de las imágenes de la Série Trágica de Carvalho de 1947 —que además está expuesta en Gropius Bau—, unos sorprendentes dibujos que retratan a la madre del artista en su lecho de muerte.

En el contexto de la pandemia COVID-19, su agonía representa el derecho a lamentar las miles de muertes causadas por la gestión autoritaria y negligente del gobierno brasileño ante esta crisis de salud. Además, en 1931, en su Experiência n° 2, Carvalho trató de estudiar la reacción de la multitud mientras caminaba en dirección opuesta en la procesión de Corpus Christi.

Siguiendo el camino hacia el gran atrio del KW, las cosmovisiones de la comunidad maya Kaqchikel rodean el acceso hacia el espacio principal del edificio. En el vídeo Sueño de obsidiana (2020), el artista guatemalteco Edgar Calel viste una piel de jaguar, animal espiritual en la cosmología maya y realiza un ritual para el reconocimiento de la tierra indígena dentro de uno de los iconos de la arquitectura modernista brasileña: el Pabellón de la Bienal de São Paulo de 1954 en el parque de Ibirapuera.

Bajo la piel, el artista lleva puesto un jersey (también en exhibición en la galería daad) bordado con el nombre de las 23 lenguas indígenas que se hablan en el territorio guatemalteco, un saber ancestral que ha ayudado al artista y su pueblo a resistir el embate colonial.

El gran espacio abierto y central de KW se ha convertido en una suerte de santuario queer, en cuyo centro reposan diez estatuas de Jesús de tamaño natural del artista coreano Young-jun Tak. Formando un círculo en el suelo, sus cuerpos están cubiertos de panfletos homofóbicos que los fanáticos cristianos sudcoreanos reparten habitualmente.

Esa intolerancia también se expresa en la serie de pinturas del artista brasileño Pedro Moraleida Bernardes —quien se suicidó a los 22 años— situadas justo detrás de esta pieza y dispuestas en forma de políptico suspendido a modo un retablo. Los seis paneles representan, de manera bruta y neoexpresionista de lo sagrado y lo degradado, escenas de lujuria, violencia, mortificación y humillación.

Rodeando el retablo disidente de Moraleida Bernardes, se sitúan los maravillosos y gigantescos dibujos a lápiz de la argentina Florencia Rodríguez Giles pertenecientes a su serie Biodélica (2018). Las piezas representan una utopía alternativa desprovista de héroes masculinos y sus agresiones. De estética surrealista, sus composiciones presentan un país de las maravillas utópico en el que los cuerpos musculosos y gráciles al mismo tiempo desafían el binarismo en favor de un cuerpo polimórfico, extravagante y gráficamente lujurioso con el fin de explorar nuevas prácticas para una evolución incierta en la lucha por la supervivencia.

La forma en la que las políticas sexuales y de género interactúan con temas como la inmigración, la raza, la etnia o el neocolonialismo son temas centrales en los proyectos de Carlos Motta, creando así un corpus de visibilidad y representación de subjetividades no normativas. En la pequeña sala situada en el sótano de KW, se muestran los tres vídeos que constituyen la obra Requiem (2016), una lectura queer de la crucifixión, el mérito, la bondad y la expiación, conceptos de reafirmación cristiana.

Pasando al primer piso, la peruana Elena Tejada-Herrera muestra They Sing, They Dance, They Fight (2020). Con el fin de luchar contra la violencia ejercida a las mujeres, la videoinstalación de tres canales de estética posinternet, varios videoclips se combinan en una narrativa inconexa de la lucha y resistencia femenina.

La artista despliega belleza, glamour y absurdo para generar empoderamiento femenino reforzando el poder de  decisión social y fuerza física femenina. El vídeo presenta a diferentes grupos de mujeres con construcciones alternativas de feminidad: chicas y mujeres trans de todas las edades. Un canto a la hermandad, el amor y el poder femenino.

En la misma planta, la artista mapuche Paula Baeza Pailamilla presenta Kurü Mapu/Territorio Negro (2018), un mapa imaginario de Ngulu Mapu, territorio ancestral violado por la colonización española, tejido colectivamente por mujeres indígenas mapuches. Baeza Pailamilla también muestra la película documental de la acción que aborda la condición de invisibilidad de los cuerpos de las mujeres indígenas en su contexto actual, desplazados de sus territorios de origen.

En el siguiente nivel, a la entrada de la sala, Virginia Borges, Gil DuOdé & Virginia de Medeiros expone la película Ìyá Agbára/Strength of Mothers (2020). Producida para la 11.ª Bienal de Berlín, la película gira en torno a ocho mujeres afiliadas a Ilê Obá Sileké —el único templo Candomblé de Alemania— mientras trabajan colectivamente con la comunidad del templo. Entre estas mujeres están las propias autoras Virginia Borges y Gil DuOdé. Filmado en 16 mm, el vídeo incluye registros somáticos y espirituales.

En el tercer piso del KW, el colectivo artístico barcelonés El Palomar (Mariokissme y R. Marcos Mota), en su ya consolidada carrera, investiga la ascendencia y la historia de los homosexuales. El Palomar presenta la videoinstalación de dos canales Schreber is a Woman/Schreber es una mujer  (2020).

Contra el padre y el patriarcado, su instalación se basa en las memorias de Daniel Paul Schreber, un juez alemán confinado en el manicomio de Sonnenstein en Sajonia en 1894 donde escribe Memorias de mi enfermedad nerviosa (1903). En ellas relata su sentimiento de querer ser mujer, entre otras experiencias.

El Palomar descubre y reinterpreta las memorias de Schreber desde una perspectiva transfeminista que se resiste a los conceptos de confinamiento y exclusión, de domesticación y control y deconstruyen el vínculo freudiano entre Schreber y la paranoia esquizofrénica desde un punto de vista queer.

Schreber es una mujer subvierte las circunstancias originales del linaje queer, recontextualizando el género y el placer en el presente. En resumen, la instalación ofrece una nueva lectura del caso como enraizado en un período en el que las identidades de género estaban restringidas a los arquetipos binarios clásicos.

Segunda parte aquí

11th BERLIN BIENNALE FOR CONTEMPORARY ART
The Crack Begins Within
Del 5 de septiembre al 1 de noviembre 2020 en KW, daadgalerie, Gropius Bau y ExRotaprint

Texto publicado con algunas modificaciones en Neo2.com © septiembre 2020. Foto Portada: El Palomar, Schreber is a Woman, 2020. Vista instalación. Foto: Silke Briel

Comments

comments

Pin It

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.