Escrito por: Actualidad Arquitectura CULTURA Historia Sociedad

Dónde vivieron en Berlín algunos alemanes ilustres

Berlín, una ciudad que ha sido hogar y musa para innumerables personalidades ilustres a lo largo de la historia. En sus calles y vecindarios se teje un tapiz de recuerdos que rinde homenaje a figuras icónicas que dejaron su huella en esta metrópolis. Desde actores y arquitectos hasta científicos y políticos, estos lugares han sido testigos de momentos cruciales en la vida de estas personalidades. Acompáñanos en un viaje a través del tiempo mientras recorremos algunos de los rincones de Berlín que acogieron a estos individuos notables, descubriendo al mismo tiempo la historia que los conecta con la ciudad.

Si lanzáramos con fuerza e incalculable vehemencia al cielo de Berlín un bumerán, sin duda acabaría trazando el siguiente recorrido: puntos anónimos —o quizá no tanto— de la ciudad, de pronto reconocibles —si uno aguzara desde aquella distancia mucho la vista— e inmortales gracias a las personalidades ilustres que en algún momento concreto de sus vidas en cada uno de estos sitios de Berlín residieron. Emplazamientos todos ellos ahora revestidos de significado especial. Como la cicatriz de un héroe. ¿Acaso ellos no lo fueron? De alguna manera lo son.

Marlene Dietrich

Berlín, 1901 – París, 1992

Actriz y cantante. Mejor actriz que cantante, todo sea dicho. Berlín-Wilmersdorf, Bundesallee 54 fue su vivienda familiar en los años veinte junto a su marido, el director Rudolf Sieber, y su hija Maria. Musa del director Josef von Sternberg, participó en la primera película sonora del cine europeo dirigida por él: El ángel azul (1930), su primer paso a la reencarnación de la femme fatale eterna, a la confusión entre la persona y el personaje. Después vendrían Hollywood, fama, animación para las tropas aliadas durante la Segunda Guerra Mundial, el mito. Una de las auténticas divas de la historia del cine —icono de la moda y del glamour— que también realizó destacables pinitos en cabaret con su limitado rango de voz. Sus restos descansan en el cementerio municipal de Berlín-Schöneberg, donde nació. Porque como solía decir ella misma: «Ich bin, Gott sei Dank, Berlinerin!» (gracias a Dios, soy berlinesa).

Erich Mendelsohn

Allenstein, 1887 – San Francisco/EE. UU., 1953

Arquitecto. Tras la Primera Guerra Mundial se estableció en Berlín-Charlottenburg, am Rupenhorn 6. Fue ahí donde residió muy poco tiempo en su lujosa villa de 4000 metros cuadrados: como arquitecto judío que era, no vio prosperar su carrera en Alemania, dado el cariz virulento que tomaron las tendencias antisemitas en 1933.

Siempre ha sido reconocido por su obra cumbre Einsteinturm (1921) —observatorio astrofísico— en Potsdam, y por su elegancia estética impactante. Uno de los arquitectos avantgardist de la República de Weimar. El color blanco, techos planos y lisos, ventanales alargados y grandes han sido constantes en su trayectoria. Máximo exponente de la arquitectura expresionista, con influencias neoclásicas y Jugendstil, Mendelsohn necesitó veinte años para reafirmarse en Berlín, dos para hacerlo en Londres y dos meses en Palestina. Desarrolló diversos proyectos para la comunidad judía, como era previsible.

Wilhelm von Humboldt

Potsdam, 1767 – Tegel, 1835

Sabio y estadista alemán de origen burgués. El Palacio de Tegel (Schloss Tegel), en el barrio de Berlín-Tegel y emplazado en la avenida Adelheidallee 19/20, perteneció a la familia Humboldt desde 1766. Reputado erudito alemán, Wilhelm von Humboldt fue uno de los fundadores de la universidad que lleva su nombre.

Humanista, investigador y antropólogo, la influencia de este intelectual ha calado hondo en la sociedad alemana, en su cultura y en la historia contemporánea. Dedicó sus esfuerzos a las letras, pues dirigió su pensamiento hacia la educación, la teoría política, el estudio analítico de las lenguas, la literatura y las artes, además de trabajar activamente en la reforma del sistema educativo y en la diplomacia de su nación: Prusia.

Erich Honecker

Neunkirchen/Saar, 1912 – Santiago de Chile, 1994

Político carismático y Jefe de Estado de la RDA (1976-1989). Berlín-Niederschönhausen, Majakowskiring 58: vivió aquí dos años (1953-1955) con su mujer Edith Baumann. Encarcelado durante una década por liderar las juventudes comunistas durante el nazismo, realizaría una carrera política fulgurante durante la RDA junto a Walter Ulbricht.

Uno de los principales líderes de la RDA desde su fundación (1949), opuesto a la Perestroika y a los aires de recambio de Gorvachov, fue sorprendido por los acontecimientos que llevaron a la caída del Muro en 1989. Procesado después por la muerte de 192 personas que intentaron cruzar el Muro, fue finalmente absuelto por su delicado estado de salud.

Albert Einstein

Ulm, 1879 – Princeton/New Jersey, 1955

Físico reputado. Solo vivió en Berlín-Dahlem, Ehrenbergstrasse 33 durante medio año, en 1914. La Teoría de la Relatividad (1905) es de su autoría, teoría controvertida y puesta en entredicho por científicos coetáneos, probablemente antisemitas. Recibió el Premio Nobel de Física en 1921 gracias a sus méritos explicando el efecto fotoeléctrico. El tiempo matemático: la cuarta dimensión, es otra de sus elucubraciones testadas.

Einstein hizo gala de un estilo de vida individual y ante todo humanista, pacifista y judío. Dicen que gracias a su fabulosa teoría se hizo posible la bomba atómica. En 1933, por motivos deducibles y acusación extra de crear una «física judía», emigró a Estados Unidos de donde nunca regresaría a Alemania. Allí ejerció de profesor en la prestigiosa Universidad de Princeton. He aquí uno de los científicos más influyentes del siglo XX, icono popular de la ciencia.

Kurt Tucholsky

Berlín, 1890 – Hindas bei Göteborg/Schweden, 1935

Periodista, crítico y escritor satírico, comprometido políticamente. Entre 1920 y 1924, vivió con la primera de su dilatada lista de esposas en la segunda planta de Bundesallee 79, Berlín-Friedenau. Bajo diversos seudónimos escribió ensayos, críticas, poesías. Defensor a ultranza de la República de Weimar, siempre se definió como demócrata de izquierdas, pacifista y antimilitarista.

Nació en Moabit (Lübeckerstrasse 13), en las ramificaciones del árbol genealógico de una familia de comerciantes judíos. Emigró a Suecia en 1929 y seis años después se quitaría la vida, dicen que ante la imposibilidad de volver a Alemania y de trabajar aquí, pues le había sido despojada la nacionalidad durante el régimen nazi. Tucholsky intentó prevenir la catástrofe con su máquina de escribir. Sin embargo, no pudo evitar que sus obras fueran quemadas junto a la de otros autores judíos o contrarios al régimen en Bebelplatz, Berlín, aquella noche aciaga.

Willy Brandt

Lübeck, 1913 – Unkel bei Bonn, 1992

Político socialdemócrata estandarte del SPD, alcalde-gobernador de Berlín oeste y también canciller. Su carrera política despegó en Berlín, donde vivió en Berlín-Schlachtensee, Marinesteig 14 (desde 1955 hasta 1964). De vuelta de su exilio escandinavo en 1947, ingresó en las filas del SPD. Fue alcalde-gobernador de Berlín oeste (1957-1966) en una de las fases más críticas de la historia universal contemporánea, cuando afrontó desde su posición el levantamiento del Muro. Gozó de excelente talento diplomático, lo que sin duda lo convirtió en Ministro de Asuntos Exteriores (1966-1969).

En 1969 fue elegido cuarto canciller de la Historia de la RFA, momento que aprovechó para impulsar cierta apertura respecto a la RDA y hacia otros Estados socialistas. Esta estrategia política le valió el Nobel de la Paz en 1971. No obstante, dimitió en 1974 salpicado por el escándalo de uno de sus asistentes personales involucrado en asuntos de espionaje.

Alfred Döblin

Stettin, 1878 – Emmendingen bei Freiburg, 1957

Escritor y médico. Alfred Döblin trasladó cuerpo y praxis a Berlín-Westend, Kaiserdamm 28, una vez que los pingües beneficios de su best seller experimental, Berlín Alexanderplatz (1929) lo permitió. Sin duda, un antes y un después bastante definido en la vida del revolucionario escritor.

El antes, marcado por su consulta de neurología y psiquiatría en Kreuzberg (Blücherstrasse 18), un chico del este —cuyo padre había emigrado a América en pos de prosperidad— que también vivió durante algunos años en Frankfurter Allee. Después, ya en Kaiserdamm, viviría con su mujer y cuatro hijos antes de emigrar en 1933 a Suiza y Estados Unidos cuando Hitler asumió el poder.

Leni Riefenstahl

Berlín, 1902 – Pöcking/Starnberger See, 2003

Directora, actriz, bailarina, fotógrafa. Aunque gozó de éxito en todas las facetas artísticas mencionadas, siempre se la recordará por su vinculación al régimen nazi y sus célebres y bellas producciones propagandísticas. Nació en Wedding —hija de un industrial del ámbito de la calefacción—, aunque también vivió en Kreuzberg o Köpenick, antes de instalarse en su domicilio de Heydenstrasse 30, Berlín-Schmargendorf.

Digamos que la Trilogía de Núremberg (Victoria de Fe, El Triunfo de la Voluntad, Día de Libertad: Nuestras Fuerzas Armadas), documentales políticos, efectistas, refinados y efectivos, oscureció, para algunos, su carrera. Siempre manifestó que estos trabajos no hacían apología de convicciones personales, sino que más bien respondían a los requerimientos de un servicio profesional contratado.

Bertolt Brecht

Augsburg, 1898 – Berlín/Ost, 1956

Escritor, dramaturgo. Vivió en Chausseestr. 125 (patio interior, primera planta, con vistas al cementerio Dorotheen), Berlín-Mitte, desde 1953 hasta su muerte. La vivienda se puede visitar; de hecho, os la mostramos en 2015. Brecht llegó a Berlín en 1924 y se convirtió pronto en precursor de un nuevo estilo didáctico para el teatro. Su legendaria compañía Berliner Ensemble, fundada junto a su mujer del momento, Helene Weigel, le sirvió de estandarte para la ideología socialista que contagia su obra.

Con ella intentaba educar al público; al público intelectual al que iba dirigido su teatro del no entretenimiento y de difícil acceso. Sus libros también fueron calcinados, quién sabe si junto a los de Tucholsky. En el exilio dirigió algunas obras teatrales menores en las que procuraba no manifestar el exacerbado sentimiento comunista que dominaba sus convicciones. Obras mayores fueron Vida de Galileo y Madre coraje.

Y el bumerán volvió obedientemente a nuestras manos.

Paco Arteaga para Berlín Amateurs © revisado 2024
(Visited 1.092 times, 1 visits today)

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial