Prof. Shopenhaua berlunes

«Algunas recomendaciones básicas de mi barrio, y no mi Kiez»

por • 26 enero, 2012 • Mi BerlínComentarios (0)3163

A. SHOPENHAUA (BERLUNES)

Hola, buenas tardes:

Redacto esta nota de vivencias personales por orden del prachtvoll Rector F.N. quien ha estimado oportuno que les aleccione a ustedes, alumnos de contemporaneidad, o también llamados estudiosos de lo efímero, con algunas recomendaciones básicas de mi barrio, y no mi Kiez.

Yo vivo en Navarraplatz en Berlín, que se encuentra en Französisch Buchholz (Pankow). A ustedes Pankow les suena porque es el distrito donde está Prenzlauer Berg y nada más. Bueno, pues aquello es bastante aburrido, pero es barato y es Ostberlín, así que es cool.

Como en todos los barrios de Berlín, tenemos nuestra propia fiesta del barrio (Volksfest) donde se come el mismo embutido de excipiente azucarado con sabor a barbacoa y heces que tan a gusto comen ustedes cuando vuleven del after, se bebe cerveza Schultheiss, que no sé si saben que se hacía en el Kulturbrauerei, y se hacen bromas sarcásticas sobre el ritmo de vida de Prenzschwabenberg y sus padres gilipollas con niños candidatos a cantautores de la farsa y/o a artistas haraganes como ustedes.

El Volksfest según A. Shopenhaua

Lo más divertido de nuestras fiestas son las novilladas del 7 de julio por la mañana donde soltamos a un modernillo en el Kneipe del barrio y lo acometemos (le hablamos Berlinerisch) hasta que llora y nos pide que le indiquemos la parada de BVG más cercana para volver a su Hipstadt donde hablan español y/o malhablan inglés. El modernillo con su scarf de lana de Alpaca suele quedar aturdido tras la pregunta: Dia ham se wool als Kind zu heeßjebadet, wa? (¿a ti de pequeño te dieron muchos baños de agua caliente no, Warmduscher?).

Hace unos años íbamos a buscar el novillo a Prenzlauer Berg que estaba cerca y había res de calidad. Hoy en día está todo lleno de fantasmas con dinero, BoBos, banalizadores de la cultura pop underground y hasta nazis, así que ya no nos interesa, están viejos, cansados y parece que les hayan metido un palo de madera biológica por el orto. Luego fuimos a buscarlo a Kreuzberg, pero desde que lo han transformado en parque temático y hay que pagar entrada, no… ejem, grssp, mmm…m…mola (¿puedo decir mola aquí?, porque ustedes son muy tiquismiquis…).

Sobresaturación de coolness

Ahora vamos a buscar los novillos a Neukölln porque el dinero los está empujando cada vez más al sur. Nos gusta ese coto, hay caterva de la buena, pero nos hemos dado cuenta que debido a la sobresaturación de coolness, los modernillos cada día saben más y cuando antes pedían un Latte o una ginebra de marca de gilipollas de mierda ahora piden un café de filtro y una Schultheiss (todo fachada, pues ambas bebidas son execrables; para lucir hay que sufrir, como dicen en Mc Fit). Además, luego de pasar un día con nosotros vuelven un poco más hechos y derechos a Neukölln, alardeando de su insider trip y de lo bien que nos hemos reído de él/ella. Perdón, quiero decir, de lo bien que se integran en la sociedad berlinesa que tanto mitifican.

Aquí están Brigitte, Inga, Detlef y los Srs. Vogt (ver foto) partiéndose el culo de usted durante una novillada el pasado junio. Fr. Vogt acaba de decirle: Wat bist’n du fürn Vöjel? En fin, que todo llegará, pues el destino de esos barrios está tan o más marcado que el de «Prenziffizierungsberg», y cuanto más se escriba sobre ellos más se conduce a la situación indeseada.

Das Neue ist selten das Gute, weil das Gute nur kurze Zeit das Neue ist

Y bueno, esto es lo que les quiero contar de mi Barrio. A ver si les da a ustedes por venir a verme y puedo vender mi casa un poco más cara de lo que la compré, gracias a que despierten la atención de alguna fantástica agencia inmobiliaria de españoles, perdón, quiero decir de rapiñoles. No, ahora en serio, no quiero vender mi casa, tengo un jardín-bosque fantástico con pinos y una casita de dos plantas, mis vecinos son geniales, nunca hacen malabares en las barbacoas y no toman drogas para poder hablar del movimiento plástico del expresionismo-real-sucio, también conocido como NO SÉ QUIÉN ES Otto Dix.

Y me gustaría terminar con una cita de mi antepasado. Por favor, transmítansela a sus profesores de arte y/o a sus clientes del bar de copas y/o a companeros de after. A ver si lo entienden con su paupérrimo nivel de ingles y (fíjese que no he puesto el /o) alemán «Das Neue ist selten das Gute, weil das Gute nur kurze Zeit das Neue ist.»

Les espero en clase de Berlinología

Muy Suyo,
A. Shopenhaua

Colaboración especial de A. Shopenhaua/Berlunes para Berlín Amateurs © febrero 2012

Comments

comments

Pin It

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.