Escrito por: Actualidad Alemania CULTURA INSIDE BERLIN Política

A100 Berlín | La ampliación de la autovía amenaza a los clubs de música electrónica de Ostkreuz

La autovía de circunvalación A100 de Berlín lleva décadas ampliándose, pero parece que ya ha tocado hueso: el próximo tramo podría pasar directamente por Ostkreuz y hacer desaparecer algunos de los clubs de moda de Berlín, algunos ya míticos. ¿Tiene sentido hoy día construir una autopista en mitad de la ciudad? Los clubs se revelan y organizan el 2 de septiembre de 2023 una rave de protesta.

Tramo 17: lo que podría ser el nombre de una banda trasnochada es, sin embargo, un problema político para Berlín de primer orden. Los planes para el decimoséptimo tramo de la autovía A100 –que circunvala el oeste berlinés desde Tegel hasta Neukölln– son cada vez más concretos. De Treptower Park, donde se está terminando el decimosexto tramo, hasta Storkower Str., se pretende dejar terminada definitivamente esta autovía, cruzando el río Spree y llegando hasta Friedrichshain. En su camino, un único impedimento: los clubes de música electrónica de Ostkreuz.

Más de seis décadas de construcción de la autovía A100 en Berlín nos han conducido a este conflicto. El primer tramo se terminó en 1958; los catorce posteriores, a lo largo de las siguientes décadas. El tramo 16 entre Neukölln y Treptower Park se está terminando, pero no se sabe todavía si se construirá el tramo 17 y cuándo. Los planes actuales, aprobados hace años por el gobierno federal, especifican una longitud de 4,1 kilómetros para el trayecto desde Treptower Park hasta Storkower Str.

://about blank y Wilde Renate, entre los clubs afectados

Se prevé la construcción de un puente sobre el Spree paralelo al de tren, tres salidas (Markgrafendamm, Frankfurter Allee y Storkower Str.) y un túnel de 900 metros de longitud en Ostkreuz. La autovía debe pasar –no hay otra opción– de forma paralela a la estación de Ostkreuz y por los terrenos de hasta seis clubs: ://about blank, Club Ost, Else, Oxi, Void y Wilde Renate.

La llamada Clubcomission, que agrupa a multitud de clubs, discotecas, salas de fiestas y locales culturales, critica ferozmente la ampliación de la autopista. La asociación habla de hasta 21 clubs y lugares culturales que podrían verse afectados por la ampliación de la autopista, proyecto que tilda de “reliquia de los años noventa”.

Los dueños del club ://about blank critican en un comunicado las consecuencias medioambientales de la ampliación, para ellos “una propuesta totalmente loca”. Además, la asociación ciudadana A100 Stoppen! lleva más de diez años luchando contra el proyecto.

El 2 de septiembre de 2023 varios de los clubs afectados planean organizar una rave de protesta con la consigna A100 wegbassen! Según los organizadores, empezará a las 14 horas en Markgrafendamm y se pretende bailar entre Ostkreuz y el Elsenbrücke hasta las 22 horas. Más información sobre la rave aquí.

La Gran Coalición, que desde abril gobierna la ciudad-estado de Berlín, no ha conseguido firmar un acuerdo político sobre la ampliación de la autopista. A día de hoy, los conservadores de la CDU están a favor, los socialdemócratas del SPD en contra. Tanto La Izquierda (Die Linke) como Los Verdes (Die Grünen) se oponen frontalmente a la construcción y el gobierno federal, pese a tener un ministro de infraestructuras en principio favorable, no toma una posición definida, aunque encargó en 2022 un informe de planificación.

La CDU berlinesa ha terminado proponiendo que la autovía sea subterránea y “ecológica”, construyendo zonas verdes y volviendo a realojar a los clubs tras la finalización de la obra. Los clubs no quieren ni oír hablar del asunto.

Apoyo social mayoritario a la ampliación de la autovía A100 de Berlín

Lo cierto es que la posición de los clubs afectados es paradójica: si bien desaparecerían con la construcción de la autovía, lo cierto es que la posibilidad de que exista la autovía es lo que los mantiene, en gran medida, con vida. Me explico: los terrenos en los que se ubican hace tiempo que se habrían dedicado a uso de viviendas u oficinas, si no fuese porque pende sobre ellos la posibilidad de la expropiación y construcción de la A100. Algunos de los clubs tienen contratos de alquiler con cláusulas de extinción en caso de que empiecen los trabajos de construcción. La incertidumbre es de momento su garantía.

Según una encuesta de 2022, el apoyo social a la ampliación de la autovía es mayoritario entre los berlineses. El 54 % de los entrevistados por la encuestadora Civey para el diario Tagesspiegel se mostraban favorables o muy favorables al proyecto, el 39 % estaba en contra.

Quizá un último argumento pueda darle la vuelta a la tortilla: el disparatado coste de la obra. Los cálculos iniciales hablaban de unos 500 millones de euros para el tramo 17. Ahora, ya se manejan cifras de hasta 1000 millones de euros para 4,1 kilómetros de autovía. Es decir, a 200 millones el kilómetro, pagados con dinero público. Es más probable que a los clubs los salve la falta de dinero que la voluntad política. Cosas de Berlín.

Texto: Juanfran Álvarez para Berlín Amateurs © agosto de 2023. Fotos © Maie Escorial
(Visited 354 times, 1 visits today)

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial