Lvis Mejía

La autopoiesis de Lvis Mejía

por • 24 septiembre, 2018 • Artes Escénicas, CULTURA, INSIDE BERLIN, MúsicaComentarios (0)679

Lvis Mejía es un productor de música electrónica experimental que cuenta con una amplia trayectoria. Uno de los rasgos que caracterizan sus composiciones es la mezcla sutil de elementos de jazz, sinfónicos y folclóricos. Berlín Amateurs ha tenido el placer de entrevistarlo en su casa y estudio de Berlín.

Mejía nació y creció en el Distrito Federal de México pero se mudó a la capital alemana hace años. El primer contacto con la música que recuerda y que marcó sus producciones fue escuchando música clásica en la radio mientras su madre cocinaba. Este momento le impactó especialmente debido a la riqueza instrumental y las voces celestiales del estilo. Otro punto determinante tuvo lugar cuando escuchó por primera vez una pieza de electrónica elaborada por una misma persona, “one man band”, que es en lo que más tarde el mismo se convertiría.

Sus inicios como compositor musical datan de aproximadamente unos diez años. Por aquel entonces su compañera de piso le mostró una versión demo de un software y sus posibilidades lo dejaron completamente atónito. Entonces, se encerró en su habitación, dedicó horas a explorar el programa y unas semanas mas tarde adquirió un portátil y se sumergió por completo en el mundo de la creación.

Él mismo nos cuenta que, si este proceso creativo requiere de una línea de piano, arpa o cualquier otro tipo de instrumento para una composición, no duda en pedirlo prestado y probar hasta encontrar la nota que ronda por su mente. Una vez identificado el sonido, este es grabado, editado y mezclado en el ordenador. Aquí es cuando ocurre la magia.

Por otro lado, la geografía y la historia son aspectos muy relevantes para el autor que puede presumir de tener una amplia y profunda cultura musical. Ambas van de la mano con el desarrollo de los tipos de música que han coexistido a lo largo de la evolución de la humanidad. “Si no existiera Ford no existiría el techno, ya que los sonidos de sus fábricas en Detroit influyeron bastante en sus inicios”, nos comenta Mejía.

Además de producir música también realiza visuales. Cuando se trata de elaborar este tipo de trabajos, nunca suele seguir un patrón específico. En algunas ocasiones inicia una grabación de algún espacio al que va añadiendo audio y jugando con la luz. En otras, son algunos sonidos los que sugieren ir acompañados de un vídeo específico.

Lvis Mejía ha tocado en diferentes clubs, galerías y festivales de renombre a lo largo de su carrera, como el Mutek, el Transmediale o Berghain. Uno de los momentos que recuerda con cariño fue cuando actuó junto a la Orquesta Filarmónica de Colombia en AEther. Resultó ser una experiencia compleja pero muy gratificante, ya que a los músicos tradicionales les resulta complicado pensar como productores de música electrónica y viceversa.

Respecto a su actuación en Berghain, nos comenta que disfrutó mucho con la acústica y el sistema de sonido del lugar. Pero uno de sus clubs preferidos para mostrar su obra en Berlín es el Ohm, ya que tiene un encanto especial y la conexión con el público resulta más intensa e intima.

También estuvimos conversando acerca de su sello discográfico Oqko. Fundado en 2015, tiene como objetivo principal explorar el ámbito de diferentes creaciones musicales experimentales y su interrelación cartográfica. Son cuatro los componentes de esta iniciativa: Astvaldur, Smog, Lvis Mejía y DEKJ. En Oqko, además el formato cobra gran importancia, ya que es confeccionado prestándole mucha atención a pequeños detalles como, por ejemplo, una tarjeta  SD de colores psicodélicos envuelta en una bolsa de plástico o una cinta de casete envasada al vacío que contiene 3 semillas de “Moonflower”.

Su último álbum, Antropology of Amnesia, es sin duda una especie de relato largo que revela un poco más acerca de esta peculiar persona. Agradecemos enormemente que nos haya abierto la puerta de su casa.

Si quieres saber más sobre Lvis Mejía: www.luismejia.net

Texto: Francisco Chinchurreta. Fuente de las fotografías: Lvis Mejía

Comments

comments

Pin It

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.