U Bahn y S Bahn historia de los medios de transporte principal en Berlin metro lineas

U-Bahn y S-Bahn: arterias principales de Berlín

por • 20 enero, 2013 • Arquitectura, Barrios, Berlín Práctico, HistoriaComentarios (0)4042

El U-Bahn de Berlín comenzó a funcionar a principios del siglo pasado. Concretamente en 1902 y eso son casi 40 años después de que circulara por primera vez el Metropolitan Rail Way de Londres o se inaugurara la línea West End de Nueva York. Ese primer trayecto, construido por iniciativa de Werner von Siemens, fundador de Siemens AG, cubría únicamente las estaciones de Zoologischer Garten, Postdamer Platz y la antigua estación de Stralauer Tor, que hoy equivaldría a la Warschauer Straße.

Actualmente la red del U-Bahn cubre 170 estaciones con sus 151,7 km de recorrido y 10 líneas, siendo la U1 la más popular. Sobre todo a principios de los 90, tras el estreno del musical Linie 1. La película de Reinhard Hauff pertenece a la la llamada corriente Anti-Heimatfilm del nuevo cine alemán. Un buen ejemplo de este nuevo cine alemán sería Deutschland im Herbst, de Rainer Werner Fassbinder.

Líneas esenciales

Otra línea indispensable para entender el U-Bahn de Berlín es la U7, que, con sus más de 30 km de largo y 40 estaciones, se hace interminable. Por el contrario, sólo se necesitan 15 minutos para recorrer la totalidad de la U4. Más pequeña todavía resulta la U55, cuya incorporación a la U5 está prevista para 2019, ya que, hasta la fecha, sólo cuenta con 3 estaciones y 1,8 km de recorrido.

El S-Bahn, en cambio, se fundó en el año 1924 y recorre actualmente unos 330 km, repartidos en 166 estaciones y 15 líneas.

La gestión del U-Bahn, abreviación de Untergrundbahn (subterráneo), corresponde al consorcio de transportes Berliner Verkehrsbetriebe, conocido como BVG, que gestiona también el servicio de tranvías y autobuses. Mientras que la gestión de la Stadtschnellbahn o S-Bahn (cercanías), que tanta confusión crea a los turistas, corresponde a la empresa la S-Bahn Berlin GmbH, diferencia principal entre uno y otro servicio. (¿Será ésta la razón por la cuál los revisores de una empresa llevan uniforme y los de la otra no?).

Medio de transporte indispensable

Con millones de pasajeros diarios, parece que en las ciudades grandes, al menos en la europeas, el metro sigue siendo uno de los medios de transporte favoritos de los urbanitas. En la época de las Flappers todo era modernidad. En 1920 se incluyó en la estación de Alexanderplatz (U2, U5, U8), la primera galería comercial subterránea de Berlín. Las primeras escaleras mecánicas del metro fueron instaladas en la estación Hermannplatz (U7 y U8) y los grandes almacenes Karstadt pagaron una buena suma para obtener un acceso directo desde la estación, que todavía hoy mantienen. También se tuvieron en cuenta los famosos almacenes KaDeWe, en la remodelación de la estación de Wittenbergplatz (U1, U2 y U3), construidos en armonía con el entorno de la plaza.

A partir de los años 50, la palabra underground cobra un nuevo significado. Desde la publicación de la novela The Subterraneans, de Jack Kerouac, uno de los escritores más representativos de la generación beat norteamericana, lo subterráneo hace referencia a una serie de movimientos anticulturales o contrarios a la cultura oficial. Surge la contracultura. («Es out decir que la beat generation es out; pero la beat generation es Out”).

En Berlín, después de 1961 y durante los 21 años que duró el muro, a un lado de la ciudad la red de metro continuaba desarrollándose, no así en el otro, donde los trenes de la parte oriental circulaban sin detenerse por las “estaciones fantasma”. La turística estación de la Friedrichstraße, transbordo a la damals impopular S-Bahn, se convirtió en paso fronterizo de un Berlín a otro.

Nach der Wende

Como es de suponer, en el otoño de 1989 se produjo un cambio interesante en el transporte, ya que muchas líneas se conectaron o reabrieron, siendo la primera de ellas -y tan sólo unos días después de la caída del muro- Jannowitzbrücke.

¿Y después? Como ocurriera en Chueca durante los años de la Movida Madrileña, la estación Zoologischer Garten, en el distrito de Mitte, se convirtió en una de las más decadentes del mundo libre. Las máquinas expendedoras de jeringuillas de la estación de Kottbusser Tor son un recordatorio de esta realidad subterránea, de estética punk y que parece que nunca pasa de moda. Al menos, no en esta ciudad.

Pero en la historia del U-Bahn de Berlín no todo es decadencia. La Estación Central de Berlín o Hauptbahnhof (conexión S-Bahn y U55), que se pudo inaugurar a tiempo para el Mundial de Fútbol Alemania 2006, es la mayor estación ferroviaria de la Unión Europea. Además, el aprovechamiento de la luz natural y la instalación de paneles fotovoltáicos que suministran casi el 50 por ciento del consumo energético de la estación, convierten a la obra del arquitecto Meinhard von Gerkan y del estudio Gerkan, Marg und Partner, en un referente de arquitectura sostenible y ecológica.

Mi favorita, sin embargo, es la estación de la Waschauer Straße. La conexión con el S-Bahn se encuentra en el exterior, a la mitad del puente de la felicidad. No se llamará así, pero sí la sensación que me produce cada vez que lo cruzo en bicicleta. Desde esta estación arrancan casi siempre con puntualidad, esos viejos trenes amarillos de la Linie 1, que todavía hoy recorren el otro puente, Oberbaumbrücke, dirección Uhlandstr.

Elsa Mirapeix Berlín Amateurs © enero 2013

Comments

comments

Pin It

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.