Escrito por: Actualidad Berlín en español CULTURA Literatura

BERLÍN EN ESPAÑOL: Bartleby & Co.

En la cuarta entrega de nuestra sección «Berlín en español» os invitamos a descubrir la historia y evolución de Bartleby & Co. Esta librería literaria española, fundada hace diez años por Adrián de Alfonso y Ana S. Pareja, es un punto de encuentro esencial para la comunidad hispanohablante, ya que a lo largo de su andadura se ha convertido en una sólida librería con gran variedad de talleres y una amplia oferta online. Un lugar imprescindible para amantes de los libros y la cultura en español en Berlín.

Hace diez años, en octubre de 2013, Adrián de Alfonso (conocido también como Don the Tiger) y Ana S. Pareja fundaron Bartleby & Co. y a lo largo de los años, la librería ha experimentado una notable evolución. Por aquel entonces la librería ofrecía conciertos todos los fines de semana y programaba, además de talleres y lecturas, numerosas performances y actos indefinibles.

Durante el fin de semana se convertía más en un bar que en una librería. Era un lugar de encuentro para mucha gente de la escena de la música experimental de Berlín y, aunque en ese momento ya existía la biblioteca de préstamo y contaban con libros en venta, la parte de la experiencia de venir a la librería a tomar algo y ver un concierto o evento antes de empezar la noche tenía más peso.

A partir de 2017, Adrián dejó la librería para centrarse en su proyecto musical, lo que supuso un cambio significativo, ya que fue en esa época cuando todo dio un giro: prácticamente desapareció el bar y se dejaron de hacer conciertos. Con mucho esfuerzo y dedicación se fue ampliando el fondo de librería, se mejoró la biblioteca de préstamo (actualmente cuenta con más de 4000 títulos), se renovó el programa cultural y todo esto ha llevado a Bartleby a consolidarse como una librería de referencia.

En 2021, se mudaron a un local tres veces más grande en el edificio contiguo y alquilaron un espacio para talleres en el Hof (patio interior del edificio). Desde entonces, cuentan con un ágil sistema de encargos, un servicio de novedades y venta online a toda Alemania.

Aunque Ana es la única componente fija del equipo, cada seis meses se suman practicantes, que acaban formando parte de una manera u otra de la familia Bartleby. Además, cuenta con el apoyo valioso de su pareja, experto en distribución y programación, que ayuda en tareas técnicas y atiende a los clientes. Su programa de eventos se centra en talleres literarios y de escritura creativa. Asegúrate de visitar su agenda y descubre toda la oferta que preparan a lo largo del año.

Berlín Amateurs: ¿Cómo surgió la idea de montar una librería en Berlín?

Ana S. Pareja: Cuando llegamos a Berlín en 2013 vimos que existían algunos lugares donde comprar libros en español o en inglés, pero no había todavía ninguna librería que tuviese muchas traducciones tanto de clásicos como de novedades o fondo de libros de editoriales independientes, cómic, novela gráfica, ensayo contemporáneo. Pensamos que hacía falta un lugar así en la ciudad. Una librería que emulase un poco las librerías que amábamos en nuestras ciudades de origen.

BA: ¿En qué año llegasteis? ¿Qué os trajo a la ciudad?

ASP: Llegué en enero de 2013. En esa época yo dirigía la editorial barcelonesa Alpha Decay y mi pareja de aquel entonces vino a hacer su postdoc en Física en la Freie Universität. Tenía que estar dos años en Berlín y como yo podía trabajar en remoto (por aquel entonces no era tan habitual) decidí venir con él pensando que estaríamos aquí dos años y después volveríamos a Barcelona. Pero, como le pasa a tanta gente que viene a Berlín a pasar una temporada, la ciudad nos atrapó y ya no quisimos volver.

BA: ¿Y cómo era Berlín en aquella época? ¿Cuáles son los cambios que más notáis?

ASP: No solo la ciudad era distinta, mucho más libre, loca, vacía, salvaje e inexplorada, sino que nosotros también éramos más jóvenes. Los precios de los alquileres eran ridículamente baratos, lo mismo ocurría con los precios de la comida o el ocio, la gente podía trabajar poco y vivir bien. En esos años fue el boom de la segunda oleada fuerte de inmigración española debido a la crisis y la comunidad hispanohablante en la ciudad estaba en plena ebullición. No solo los alquileres de los pisos eran baratos, sino también los de los locales comerciales. Ese fue otro de los factores que nos animó a abrir la librería. Por aquel entonces no suponía un gran riesgo hacer una inversión de ese tipo. Al principio, nos tomamos la librería como un hobby, algo que hacer además de nuestros trabajos.

BA: ¿Habéis encontrado dificultades o baches burocráticos a la hora de desarrollar el proyecto?

ASP: Las librerías son siempre negocios complicados, más si te especializas tanto. Vender libros solo y exclusivamente en español en Alemania no es tarea fácil. Si a eso le sumas que en nuestra librería no vendemos bestsellers comerciales (no literarios) ni libros malos, la cosa se complica todavía más. Recuerdo que hubo un salto burocrático muy complicado cuando la librería creció. En esa época tuve que aprender bastante, hice hasta tres cursos distintos en alemán (sin saber mucho alemán) para aprender a hacer bien la contabilidad y aprender bien las reglas del juego.

Un negocio en Alemania requiere muchas horas de contabilidad y burocracia al mes, hay que llevarlo todo a rajatabla y ser muy organizado, porque es muy fácil cometer fallos cuando se trabaja en alemán. Por lo demás, creo que todo ha ido bastante bien y hemos ido solucionando problemas a medida que han ido surgiendo. Cada vez sabemos más y le tenemos menos miedo al buzón, porque cuando nos hemos visto en aprietos hemos ido aprendiendo a salir de embrollos. Eso me va dando confianza, aunque en Alemania, como todos sabemos, nunca se puede bajar la guardia.

BA: ¿Qué criterio de selección seguís para los libros que sacáis a la venta y los talleres que ofrecéis?

ASP: El fondo de la librería tiene una parte de clásicos universales en castellano y en traducción importante y luego tiene secciones que reflejan intereses propios: biografía o memoria, feminismos, arte y literatura, cine, música. Ahora, desde que soy madre, me fijo mucho más en la sección de infantil, que ha crecido mucho, por ejemplo.

El criterio tiene que ver, sobre todo, con nuestros gustos personales y atendemos también a cierta idea de lo que debe estar en las estanterías de una librería seria. La sensación de que faltan libros y secciones es perpetua y aprendemos mucho de los clientes, que insisten en tal o cual autor o autora, te fijas, investigas. Las librerías no dejan de crecer y mutar, pero con cada año que pasa sentimos que vamos encontrando nuestro lugar, algo parecido a un estilo particular.

También es muy importante para nosotros que los libros tengan un precio justo, hay muchas librerías internacionales que ponen un precio exorbitado a los libros. Y por el mismo motivo tenemos una biblioteca de préstamo cuyo carnet cuesta solo 25 euros al año.

BA: ¿Qué aprendizaje os lleváis de la comunidad de hispanohablantes que habéis formado en torno a la librería?

ASP: Sería imposible enumerar todo lo que nos han aportado en estos años. Sentimos que formamos parte de una familia muy grande y disfuncional, gente que se va y reaparece, que se deprime y se esconde en invierno y que renace en primavera, personas que siempre están ahí para aclararte la eterna duda burocrática, para darte consejos sobre un médico en español o un lugar donde comprar tal o cual cosa que echamos de menos de nuestros países.

Sobre todo, nos encanta el contacto del día a día, ver a la gente pasarlo mal y luego pasarlo mejor, superarse, ver a familias que se crean de cero a partir de unidades de personas que estaban muy solas, ver la evolución profesional de gente que llegó sin nada y que ha ido posicionándose. Asistir a todos esos procesos desde el mostrador de la librería es algo muy enriquecedor.

También hay mucho talento a nuestro alrededor: escritores, editores, músicos, artistas. Gente que todavía no ha perdido el espíritu del antiguo Berlín y que nos inspira cada día para seguir trabajando bien y seguir contribuyendo con nuestro grano de arena a la comunidad y a la ciudad.

BA: ¿Hay algún consejo que podáis dar a aquellas personas que estén pensando en emprender o realizar un proyecto en Berlín siendo migrantes?

ASP: Yo les aconsejaría que se busquen un buen Berater o Beraterin y que hablen con muchos otros migrantes que ya hayan emprendido para pedirles consejo. Y también que echen mano de La Red, la Oficina Precaria, los artículos de Berlín Amateurs y tantas entidades que apoyan desinteresadamente a los grupos migrantes hispanohablantes en la ciudad.

BA: ¿Planes de futuro? (corto o largo plazo)

ASP: Seguir creciendo, seguir ampliando nuestro catálogo de libros y poder cumplir diez años más.

BA: Contadnos un lugar que se haya vuelto imprescindible para vosotras en Berlín.

ASP: Últimamente, el Campus Rütli en Neukölln, donde llevo a menudo a mi hija de tres años a jugar y que contiene todos los elementos que algunas de las personas que vivimos en Neukölln amamos: objetos que no se sabe si son basura o están ahí para ser reutilizados, silencio, grafitis, grandes explanadas vacías, edificios decadentes, una comunidad vecinal muy variada y que proviene de muchos lugares, y toda esa energía extraña que no es para todos los gustos y que parece que nos mantiene, aunque sea un poco ingenuo pensarlo, parcialmente protegidos del avance del capital.

BA: Por último, ¿qué proyecto o iniciativa hispanohablante en Berlín crees que merece la pena conocer?

ASP: Creo que estaría muy bien hacerle una entrevista al carpintero español Sarías, que lleva siglos trabajando en reformas y haciendo trabajo con madera para los hispanohablantes de la comunidad y que se merece un reconocimiento.

Librería Bartleby & Co. | Libros en español en Berlín

Boppstr. 2 – 10967 Berlín-Kreuzberg (UBahn Schönleinstraße o Hermannplatz)

www.bartlebyandcoberlin.com

www.instagram.com/bartlebyandcoberlin

(Visited 335 times, 1 visits today)

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial