El Siglo de Ora. La Era Velázquez

“El Siglo de Oro. La Era Velázquez”. O cómo mostrarle a un alemán que el Siglo de Oro español no solo es “Velázquez” ★★★★

por • 1 julio, 2016 • Artes Plásticas, CULTURAComentarios (0)3881

La mejor guía para entender la exposición estrella de este verano en Berlín

En la primera sala de la exposición, un antiguo libro con sus tapas de cobre abiertas de par en par invitan a leer: “In einem Dorfe von La Mancha, dessen Name mir nicht wieder einfällt…”. ¿Suena familiar? Se trata de un ejemplar original de la segunda edición del Don Quijote impreso en el siglo XVII, durante el Primer Reich alemán y en pleno Siglo de Oro español.

“Para que los alemanes entiendan este periodo, es necesario explicarles las uniones entre Cervantes —a quién ya conocen y adoran— y El Greco o Velázquez, para que comprendan que se inspiraron mutuamente para convertirse en lo que eran”, explica María López-Fanjul, comisaria de la exposición. A continuación, da unos pasos hacia el imponente lienzo de más de tres metros de la Inmaculada Concepción de El Greco frente a una Trinidad de su aprendiz Luís Tristán, ambas obras de la primeras etapa del Siglo de Oro, y con esta constelación da comienzo el “tour para la prensa” de esta insólita exposición.

Aunque esté encabezada por el nombre de Velázquez, no es ni mucho menos una colección monográfica o monotemática: “No recoge solamente las obras de un autor de este periodo, pero sí se pregunta cómo era la escena artística que se respiraba a su alrededor”, aclara la comisaria.

Con esta idea en mente rumiada durante casi cuatro años y tras conseguir prestadas más de 130 obras de la época de más de 64 instituciones internacionales públicas y privadas de todo el mundo (entre ellas, el Museo del Prado, el Museo Nacional de Escultura de Valladolid, el Louvre de París o el MoMA de Nueva York), la Gemäldegalerie presenta el viernes 1 de julio en Berlín la mayor colección de pintura y escultura españolas del siglo XVII jamás realizada en el extranjero y que se podrá explorar y experimentar hasta el 31 de octubre, antes de trasladarse a la capital muniquesa. “Es, sin duda, la mayor y más ambiciosa exposición que ha organizado nunca la Gemäldegalerie”, en palabras del director de los Museos Estatales de Berlín, Michael Eissenhauer.

“El Siglo de Oro: La Era Velázquez” aterriza en la capital alemana con varios desafíos claros:

Exponer obras de autores mundialmente conocidos como Velázquez, El Greco o Zurbarán, y abrir el camino en tierras germanas a grandes maestros desconocidos como Murillo, Pedro de Mena o Juan Martínez Montañés.

Mostrar al público alemán, la grandeza y el alcance —a través de los cinco continentes— de un imperio como fue el reino de España en el siglo XVII que, para contrarrestar su paulatina pérdida de territorios, utiliza y promociona el arte para convertirlo también en un medio de propaganda política, permitiendo el florecimiento cultural más prolijo de Occidente.

Exhibir las obras con un enfoque multidisciplinar —combinando pintura, escultura y dibujo— con temáticas transversales, propiciando que las obras de temas similares pero de diferentes autores, muchas veces de maestro y aprendiz, compañeros de taller, o de padre e hijo/a, conversen entre ellas frente al espectador. “Para que este las confronte y extraiga sus propias conclusiones”, aclara López-Fanjul.

Planteada con un enfoque pedagógico y visual, las obras están instaladas en paredes o salas pintadas de rojo, azul y verde, Castilla (Toledo), Valencia y Sevilla, respectivamente, para señalar de cuál de los tres grandes focos culturales de la época proviene la pieza. Asimismo, de forma cronológica, cada etapa de la exposición está enmarcada por el respectivo rey español que cobijó el desarrollo y el florecimiento del arte bajo su reino: Felipe III, Felipe IV y Carlos II, cronológicamente.

Precisamente, gracias a la admiración absoluta que Felipe IV sentía por Diego Velázquez, y casualmente hoy, junto con el patrocinio o el “Schirmherrschaft” del actual Felipe VI y del presidente alemán Joachim Gauck, podemos ser testigos en la Gemäldegalerie de Berlín de una importantísima compilación del aclamado pintor sevillano, desde su primerísima obra Los tres músicos, pasando por la serie de sus famosos retratos psicológicos como el del propio Felipe IV, hasta la majestuosa representación mitológica de un “Marte” vencido.

Santos por doquier, mártires sin cabeza, crucifixiones (hasta siete se recogen solo en esta colección en Berlín): La Iglesia, en su lucha contrarreformista —contra el protestantismo, que camina galopante por el centro y norte de Europa—, se servirá del encumbrado talento para el realismo de los pintores y escultores del Siglo de Oro para acercarse al pueblo y meterle miedo. Frente al yacente y mortecino Cristo Muerto a tamaño natural de Gregorio Fernández (venido desde Valladolid), la comisaria de la colección comenta cómo una sociedad de tradición protestante —incluso atea— como la alemana ”se asusta” cuando ve obras como esta. “Y es que está hecho precisamente para eso: para asustar”, concluye con una sonrisa.

Paralelamente a este capítulo efervescente para el desarrollo del arte, también coexistió uno de los periodos más oscuros para el pueblo llano afligido por la miseria, la hambruna y la pobreza; no fue sino en esta época en la que nació, por ejemplo, la picaresca. Del mismo modo que Miguel de Cervantes describe con cariño a hidalgos, maleantes y borrachos, los artistas plásticos del Siglo de Oro retratan con simpatía escenas costumbristas de los estratos más bajos de la sociedad como lo hizo Antonio Puga en Los aceiteros La Taverna, o El hombre con la botella de vino y el tamburín de Jusepe de Ribera, hasta el Bufón con libros de Velázquez, todos ellos recogidos en la muestra.

Abstraerse de la realidad berlinesa y entrar en la exposición “Siglo de Oro: La Era Velázquez” es una invitación a penetrar en una cápsula histórica del episodio más fascinante del arte español, donde las obras “dialogan entre sí” y permiten al visitante, 400 años después, ser testigo privilegiado de lo que los mejores maestros del Siglo de Oro se tenían que decir.

Una oportunidad así no se atesora todos los días. Y menos, en Berlín. ¡No te la pierdas! ★★★★

Texto: Minerva Burroni para BA © julio 2016
Fotos: Paco Neumann para BA © julio 2016

Comments

comments

Pin It

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.