Nueva normalidad: las piscinas de Berlín vuelven a abrir

por • 25 mayo, 2020 • Actualidad, Aire libre, Berlín Práctico, BERLÍN PRÁCTICO, De día, OCIOComentarios (0)1354

¡Desde el 25 de mayo las piscinas de Berlín vuelven a abrir! En principio ,solamente estarán abiertas al público algunas al aire libre y habrá que seguir numerosas nuevas normas de uso para acceder a ellas.

El procedimiento de apertura de todas las piscinas de Berlín será lento y paulatino, ya que se deben garantizar las normas de seguridad, higiene y limpieza. En este artículo describiremos cuáles de ellas están ya abiertas y cuáles son las nuevas regulaciones y requisitos para las piscinas al aire libre, incluidas las playas de pago.

¿Qué piscinas están abiertas en Berlín?

Las primeras piscinas que de momento ya han abierto sus puertas son:

Sommerbad Wilmersdorf, Spandau-Süd y la piscina del Estadio Olímpico. También las Strandbädern de Jungfernheide, Wannsee, Lübars y Friedrichshagen.

El resto de piscinas de exterior y playas se irá abriendo de manera gradual.

¿Qué normas han de seguir los usuarios de las piscinas en Berlín?

Las taquillas de las piscinas de veraneo y las playas de pago permanecerán cerradas. Esto implica que el acceso a las zonas de baño solo será posible con un ticket comprado online por anticipado. Estos tickets adjudican un horario restringido que hay que seleccionar cuando se compran. Este horario varía según la piscina, pero se sitúa en torno a las tres horas, con lo cual hay que olvidarse de ir a pasar allí el día entero.

Entre que termina una franja horaria y comienza la siguiente, siempre hay una hora libre de público que se emplea para higienizar las instalaciones.

Los tickets de acceso cuestan 3,80 euros. Para comprarlos se deberá acceder a la web oficial de las piscinas de Berlín o pinchando en este enlace. Los tickets se pueden tanto imprimir como mostrar en el teléfono. Una vez allí, se escanearán y validarán para que ninguna otra persona pueda volver a usarlos.

Una vez dentro del recinto y ya listos para disfrutar de un baño, deberemos esperar a que las piscinas se vayan vaciando para poder nadar en ellas, ya que hay que mantener siempre la distancia de seguridad. El tiempo de baño dura hasta 30 minutos antes de que expire nuestro horario. Asimismo, hay que mantener una distancia de 1,5 metros entre usuarios en toda el área, ¡incluso dentro del agua!

Al entrar en las piscinas y playas de pago se deberá facilitar el nombre completo y número de teléfono para poder ser identificado en caso de posible infección.

Entre los grupos de personas que descansan y toman el sol en las zonas de césped se requiere una distancia de 5 metros y se prohibe el uso de duchas y vestuarios, así como de trampolines, toboganes, piscinas para niños pequeños y zonas infantiles. Sin embargo, los baños sí permanecen abiertos.

🏊‍♀️ Ninguna de estas normas se aplica a los lagos de Berlín y alrededores.

Pensar en cómo era el acceso y se disfrutaban las piscinas antes del coronavirus, normalmente masificadas durante los días más calurosos, incide en que la nueva normativa parezca poco factible. Estas nuevas normas parecen muy estrictas y que no dejan mucho a la libertad de movimiento, sobre todo para los que ven las piscinas como un plan perfecto para ir con niños pequeños.

Pero desde la dirección de Berliner Bäder advierten que solo siguiendo las normas de admisión e higiene se podrá hacer uso de las piscinas. De momento es la única forma.

Comments

comments

Pin It

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.