Fachada del KaDeWe en Tauntzienstraße

Escrito por: Actualidad Arquitectura Historia OCIO Shopping

KaDeWe | Las históricas galerías comerciales de Berlín, en riesgo de quiebra

Problemas en el paraíso: las galerías comerciales de lujo KaDeWe en el oeste berlinés están en suspensión de pagos. A pesar de la incertidumbre y de que tanto empresa como Estado podrían perder muchos millones de euros, el champán no ha dejado de correr por la sexta planta.

El Kaufhaus des Westens es un templo del consumo que lleva en pie casi 120 años. Ha sobrevivido dos guerras mundiales y cambiado seis veces de propietarios. El conocido como KaDeWe es el icono berlinés por excelencia del lujo, por sus pasillos se pavonean clientes ansiosos de gastar fortunas en ropa y complementos. Pero, el KaDeWe atraviesa su peor crisis en décadas: a finales de enero la empresa dueña se declaró en suspensión de pagos y desde entonces el futuro de la casa del lujo berlinesa y sus cientos de empleados es totalmente incierto.

Según informan medios alemanes como RBB y Wirtschaftswoche, la empresa propietaria del complejo comercial ha visto bajar su volumen de negocio en los últimos siete años y tiene que pagar un alquiler “desorbitado” por el edificio. En 2020, el estado alemán avaló a la empresa por un importe de 90 millones de euros que, en caso de quiebra, podrían hacer un roto en las arcas públicas. Una empresa de consultoría está buscando compradores interesados. Si te sobran algunos cientos de millones, es tu momento.

En el KaDeWe la procesión va por dentro: sus pasillos siguen rebosantes de clase media con ganas de capricho, de nuevos y viejos ricos saboreando ostras y champán y de personajes del Charlottengrad —como se conoce al barrio del oeste donde habitan las fortunas rusas— sobre los que no se sabe si llevan más dinero gastado en Chanel o en cirugía plástica. De momento, salvo un par de estantes vacíos a principios de febrero, la crisis del KaDeWe no ha hecho mella en sus clientes.

En 1907 se fundó el Kaufhaus des Westens en un momento de poderío alemán previo a la Primera Guerra Mundial. El empresario fundador quería atraer a los aristócratas del Imperio Alemán y a la burguesía acomodada, a los que ofrecía productos de alta calidad y altísimo precio. Durante la República de Weimar, el KaDeWe se consagró como uno de los templos de lujo europeos al nivel de Harrods y Galerías Lafayette. En aquellos años veinte se estableció la institución de la planta de alimentos gourmet y se creó una terraza que servía de solárium para la beautiful people de la ciudad. El escritor ruso Vladimir Nabokov vivió en esta época cerca de KaDeWe, en el que se inspira su segunda novela Korol, Dama, Valet (KDV).

En los años treinta, los nazis presionaron a los propietarios judíos de la familia Tietz —dueños también de otra mítica galería comercial en Alexanderplatz— a vender la empresa a precio de saldo a través de la liquidación forzosa de un crédito. La empresa pasaría a manos “arias”. En enero de 1944, un bombardero de guerra británico acabó estrellado en el tejado del edificio, que ardió en gran parte. Tras la guerra, el KaDeWe sufrió varias reformas, aunque hasta 1978 no recuperaría su carácter lujoso.

Hoy día el KaDeWe es la tercera atracción más visitada de Berlín tras el Reichstag y la Puerta de Brandeburgo. Cuenta con más de 92 000 metros cuadrados y son los segundos grandes almacenes más grandes de Europa tras los londinenses Harrods. En 2022 se terminó una renovación interior profunda del edificio para adaptarlo a los hábitos de consumo actuales.

Tanto turistas como berlineses saben que el verdadero meollo del KaDeWe está en la sexta planta, en la que se venden y sirven productos gourmet desde las diez de la mañana hasta la hora de cierre. Botellitas de aceite de oliva a 40 euros, té a precios desorbitados o simplemente unas ostras en el famoso bar de champán: aquí hay de todo, pero no para todos. Sentarse en alguno de los puestos de restauración o cafeterías a observar pasar la fauna pudiente —y a veces horrorosamente vestida, buen gusto y dinero no van siempre de la mano— es una actividad que anima cualquier tarde de tedio.

De momento no se sabe qué pasará con el KaDeWe, aunque pocos prevén que las turbulencias de la empresa dueña supongan el cierre definitivo del mítico gran almacén. La suspensión de pagos será posiblemente una oportunidad para sanear el negocio y venderlo al mejor postor, posiblemente a un grupo empresarial tailandés que ya controla más de la mitad de la empresa. El gobierno local de Berlín habla del KaDeWe como un “símbolo de nuestra ciudad” y ha prometido apoyar su continuidad. Descorchen el champán, parece que habrá KaDeWe para rato.

Texto: Juanfran Álvarez Moreno para Berlín Amateurs © marzo 2024
Fotografía: Juanfran Álvarez Moreno (en color) y libres de derechos de autor (históricas, en blanco y negro)
(Visited 264 times, 1 visits today)

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial