¿Cuál es la mejor época para viajar a Berlín barato?

por • 1 diciembre, 2021 • INSIDE BERLINComentarios (0)572

Berlín es una de las ciudades más hermosas de Europa y forma parte de la lista de destinos de numerosos turistas que desean experimentar y vivir su belleza. Como cualquier sitio turístico popular, su afluencia lo ha vuelto algo costoso, pero existen formas de ahorrar en los viajes a cualquier destino y uno de ellos es escoger el momento ideal.

Aunque siempre es interesante pararse a pensar en la experiencia que se desea vivir y escoger una temporada y momento del año que brinde comodidad, es importante saber cuáles son los meses y semanas del año en los que es posible gastar  menos.

Para empezar, Berlín no es la típica ciudad donde exista diferencia entre temporada alta y temporada baja, pues en ella ocurren innumerables eventos a lo largo de todo el año, desde manifestaciones culturales, festivales de moda, de cine, música y un largo etcétera. No obstante, hay momentos del año en los que se registra una menor afluencia, por lo que las aerolíneas y hoteles ofrecen mejores precios. Es el caso del invierno (desde diciembre hasta el mes de marzo, exceptuando la época de Navidad).

Durante esos primeros meses del año son menos los turistas que acuden a la ciudad, a diferencia de la primavera donde vuelve a empezar la afluencia de visitantes tanto gracias al clima como a la proliferación de eventos, algo que es fácil de comprobar en las diferentes agencias de viajes alemanas.

Claramente viajar en invierno implica limitaciones, pero depende de la actitud de cada uno poder superarlas y disfrutar igualmente del viaje. En cualquier país de Europa, el invierno es bastante frío y Berlín no es excepción, así que hay que tener en cuenta que los días duran menos y las noches son más largas.

En cambio, viajar en verano podría ser la época más costosa, seguida de la primavera y las primeras semanas del otoño. Por ello, es mejor no temer al frío y viajar entre las temporadas de otoño e invierno, sabiendo que el precio siempre será menor en invierno. Las agencias de viaje u hospedaje suelen ofrecer distintos paquetes de oferta y para saber si son realmente interesantes es mejor consultar en sitios de opinión de usuarios, como opinionesespaña.

Consejos para viajar a Berlín

Si no se es amante del frío, quizás la mejor opción sea viajar al final del otoño. Con ello se consigue un clima un poco más agradable, menos turistas y mejores precios.

Para disfrutar de un viaje aún más exitoso en cuanto a ahorro, proponemos algunos consejos:

– A la hora de escoger alojamiento, lo primero es comparar el precio de los hoteles en los diferentes distritos que componen la ciudad. Por lo general, aquellos vecindarios en donde se encuentra la mayoría de atracciones turísticas, los hoteles son más costosos. Y lo obvio sería reservar el más económico, pero también hay que considerar el gasto en transporte y tiempo y sopesar si realmente se convierte en un beneficio elegir un hotel más alejado del centro.

– También es interesante comparar los diferentes sitios web de reserva, ya que suelen presentar variaciones en los precios y se puede pagar menos investigando un poco más.

Berlín alberga numerosas atracciones, así que a la hora de moverse, caminar es una gran opción para ahorrar y a la vez apreciar los detalles a pie de calle. Desgraciadamente, desplazarse a pie no es compatible con todos los viajeros y no siempre es posible debido a las distancias. Por eso a continuación proponemos un resumen de las distintas opciones que ofrece la capital alemana:

– El transporte público incluye buses, trenes regionales, tranvía y metro (U-Bahn y S-Bahn), es muy eficaz, rápido y seguro. En él los niños tienen descuento (o viajan directamente gratis) y los precios regulares no superan los 4 euros, por lo que se puede hacer uso de él para cubrir distancias largas o ahorrarse una caminata.

– Otra forma divertida y fácil de explorar Berlín es en bicicleta. Están disponibles para alquilar en tiendas y distintas apps a precios asequibles (unos 15 euros al día).

– Adicionalmente, hay opciones como taxis o uber, un poco más caras pero útiles para determinadas situaciones.

También se puede ahorrar un poco de dinero en comida siguiendo ciertos consejos sin que ello se traduzca en alimentarse a base de comer comida rápida durante todo el viaje. Apta para todos los bolsillos, la gastronomía multicultural de la ciudad se puede disfrutar tanto en grandes restaurantes como en sus puestos de comida callejera, algunos muy populares, y la mayoría bastante económicos y muy auténticos.

Igualmente no se debe descartar cocinar durante el viaje. Si se dispone de cocina en el alojamiento, puede ser buena idea realizar ciertas comidas fuera y otras en el apartamento, pues la comida en los supermercados de Berlín no es costosa y también permitirá ahorrar.

Comments

Comentarios

Pin It

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

X