Escrito por: Berlín Práctico

9 razones para visitar Berlín una vez en la vida

Photo by @contigoberlin (Dacil Granados)

Cosmopolita, diferente, fiestera, una especie de Ave Phoenix que ha conseguido resurgir de sus cenizas sin dejar atrás parte de su pasado como una manera de recordar su historia… Eso, y mucho más, es Berlín.

En Alemania dicen incluso que Berlín es tan diferente que no se parece a ninguna de las demás ciudades alemanas pero, como en todo, la experiencia hay que vivirla en primera persona para poder valorar.

1. Comer rico en Berlín

Vale, la gastronomía alemana no es la más sofisticada del mundo, pero merece la pena probar sus famosas salchichas o el codillo alemán, que en el caso de Berlín se come cocido (aunque también se puede encontrar asado), siempre acompañado de chucrut (col asada en tiritas con un ligero toque avinagrado) y patatas cocidas.

Pero es que en Berlín, además de cocina alemana, se pueden encontrar restaurantes de cualquier lugar del mundo, regentados por nativos y por tanto muy auténticos y a precios muy asequibles si los comparamos a otras capitales europeas.

2. Visitar la Puerta de Brandeburgo

Aunque solo sea por el simbolismo que contiene (representa la reunificación alemana) bien merece acercarse a tomarse una foto junto a ella.

Se puede llegar a ella tras un gustoso paseo desde Alexanderplatz (a pie o en el bus 100, de línea regular y por tanto muy económico) o desde Potsdamer Platz. Además en sus inmediaciones se encuentra el Reichstag, la columna de la Victoria y el monumento al Holocausto, una plaza abierta con 2711 cubos de cemento de color negro en forma de laberinto, imprescindible en las rutas turísticas de la ciudad.

3. Pasear por Potsdamer Platz

A un paso de la Puerta de Brandeburgo, es uno de los lugares donde se puede encontrar más movimiento, tanto cultural como comercial. Sus cines son la sede oficial de la Berlinale en invierno, y se encuentran lugares como el Sony Center, la Filarmónica, Legoland o el Museo del Cine, además de contar en sus inmediaciones con un par de centros comerciales donde poder pasar un rato de compras.

4. East Side Gallery

Es el tramo más largo y mejor conservado del muro de Berlín. Una zona cargada de historia que se mantiene, de hecho, como una manera de que su existencia no caiga en el olvido. Se considera que es la galería de arte al aire libre de mayor longitud y más longeva del mundo.

5. Disfrutar de vistas asombrosas

Y, por si fuera poco, hacerlo desde un edificio incomparable. Estamos hablando del Reichstag. Aquí dentro se encuentra el Parlamento alemán o Bundestag y cuenta con una panorámica única de la ciudad. La entrada es gratuita pero hay que reservar con antelación.

6. Porque es joven, muy joven

Berlín es una ciudad con historia de espíritu joven donde sus gentes raramente pierden ganas de hacer cosas, de compartir y de vivir sean de la edad que sean.

7. Por su música

Capital del techno por excelencia en la que además se encuentran festivales y conciertos para todos los gustos.

8. Por su naturaleza

Al tratarse de un terreno pantanoso son muchos los ríos, canales y lagos que atraviesan o están cerca de la ciudad.

Además, la parte verde de Berlín es más que significativa y está repleta de parques y espacios verdes donde pasear, descansar, hacer un picnic o realizar todo tipo de actividades, como por ejemplo asistir a una sesión de cine al aire libre.

9. Porque nunca duerme

Siempre hay ofertas culturales y de ocioofertas culturales y de ocio a las que poder apuntarse, se trate del día que se trate. La vida nocturna en Berlín es muy variada, donde muchos clubes y discotecas varían de estilo continuamente en función del día de la semana. Un día pueden celebrar una fiesta techno y al día siguiente convertirse en un club de hip-hop y R&B. En el barrio de Friedrichschain, por la calle Simon-Dach-Straße y alrededores hay numerosos bares y cafeterías de todo tipo.

Desde locales con música indie hasta pequeños clubes de música electrónica, pasando por bares donde relajarse fumando tabacos aromáticos en cachimba o jugando partidas de futbolín y tenis de mesa. Es un buen punto de partida para comenzar una noche de fiesta en Berlín, tomando algo tranquilamente sentados o de pie sin pagar entrada. En su extremo sur, en la Revaler Straße, se pueden encontrar algunos clubes más grandes como el Cassiopeia.

(Visited 20 times, 1 visits today)

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
X