MELT! Festival 2019: una tormenta musical que vuelve a arrasar

por • 22 julio, 2019 • Actualidad, Aire libre, Alemania, Escapadas, Festivales, Fuera, Música, OCIO, WeekendComentarios (0)629

Alrededor de 20 000 personas se dieron cita en Ferropolis durante la edición MELT! Festival 2019. Bajo el lema “No Borders”, entre los asistentes había personas de diversas nacionalidades. Aunque sin lugar a dudas, lo que convierte al MELT! en un festival especial es su localización, ese juego de hierro y música inconfundible.

Ferropolis: un espacio reinventado que da lugar a una de las citas indispensables para cualquier melómano. MELT!: un cartel cuidado, que da voz a diversos estilos y que saca provecho de cada rincón de su ubicación. Un total de seis escenarios repartidos entre mastodónticas máquinas de hierro, un bosque y dos playas dentro del propio recinto. MELT! Festival es posiblemente uno de los festivales de música electrónica e independiente más exquisitos, más abiertos y más bonitos de toda Europa.

Viernes, calentando la Ciudad de Hierro

A todo hispanohablante le sorprenderá leer Cari Cari en un cartel de un festival en Alemania. Así se bautiza el dúo de origen austriaco y que fue el encargado de inaugurar el MELT Stage. Lejos de lo anecdótico de su nombre, destacó por su sonido particular, suave e hipnótico. Le seguía en el escenario Gremmin, Elderbrook, que sin mucho esfuerzo puso a los asistentes a bailar, calentando el ánimo en la isla que se encendía poco a poco en cada escenario.

Lo mismo pasó con Giant Rooks, banda que sigue los pasos de Alex Turner y sus Arctic Monkeys, y que conectó desde el principio con el público. Es posible que en un futuro todo el mundo hable de ellos, pues canciones como «Wild Stare» son dignas de convertirse en un himno generacional.

Al atardecer, la música techno y la electrónica experimental comenzaban a retumbar entre los árboles del bosque, creando un colchón musical que nos acompañaba entre caminos de luces y que o bien te llevaban al escenario Sensi, o te conducían a la Pansy’s playhouse, donde se sucedían sin descanso performances de drag queens, o al espacio de Pornceptual. Pequeños rincones que disipaban en todo momento a los asistentes y que permitían a todos disfrutar del recinto sin aglomeraciones.

Volviendo al escenario principal, el rapero RIN abría la caja de pandora de los ritmos urbanos, muy presentes en esta 22.ª edición del festival; aunque quien brilló con luz propia en la noche inaugural fue Jorja Smith. La joven británica ofreció un concierto único con tintes de R&B y su particular jazz experimental.

El broche a la noche lo ponían los ya veteranos en el festival Modeselektor. El repertorio del dúo berlinés siempre es un acierto para calentar los ánimos de una noche que acabaría de madrugada con los asistentes más valientes que saludaban a las seis de la mañana al aclamado Solomun, uno de los platos más fuertes del festival.

Sábado, la sesión pasada por agua

Fueron alrededor de ocho horas las que el DJ de origen bosnio Solomun y parte de su crew tomaron los mandos del escenario Sleepless. Para algunos se convirtió en la prórroga del viernes, y para otros el principio de una jornada que estaría nublada por una inesperada tormenta eléctrica. Este imprevisto paralizó la música durante hora y media, aunque no los ánimos de los asistentes.

El retraso no influyó en el show que tenía preparado Stormzy, cabeza de cartel que se añadía hace apenas unos días, tras la obligada cancelación de ASAP Rocky. Celebrando su único concierto en Alemania, el rapero británico desplegó toda su pirotecnia, con fuegos artificiales y máquinas de humo. Cerraba así el escenario principal que durante esa jornada estuvo reservado a los sonidos más urbanos con Tua y Yung Lean. Fue durante el concierto de este último cuando la organización tomó todos los escenarios para evacuar el recinto.

Horas antes de la lluvia, la banda de California No Vacations celebraba que su primer concierto en toda Europa fuera en un escenario tan especial. Y es que pocas veces se puede disfrutar de un concierto a orillas de un lago, aunque sea artificial. Seguramente que Mahalia se sentía igual de afortunada al tocar en el mismo espacio mientras caía el atardecer. Horas más tarde, pero sin movernos de escenario, pudimos disfrutar del deep-house más exquisito de la mano de Four Tet, uno de los productores más aclamados de la última década, y con quien pudimos ver el amanecer.

Domingo, la jornada más concurrida

Grupos de jóvenes llegaron durante el domingo para cerrar a lo grande el festival. Y es que la organización se guardó muchos de los platos fuertes para esta última jornada. La tarde arrancó con Gus Dapperton, quien se encuentra realizando su gira europea. Y fue el perfecto aperitivo para los divertidos Boy Pablo, que le tomaron el relevo. La banda de marcado carácter indie se hizo con el público desde los primeros acordes. Y es que es complicado no dejarse llevar por unas melodías pegadizas y unas canciones pop.

Cabe destacar también el delicioso directo que se marcó FKJ (French Kiwi Juice). El multiinstrumentista volvió a hacer gala de que él solo se basta para crear canciones con perfecta estructura. Únicamente necesita unos cuantos sintetizadores, varios teclados, guitarras, pedales, micrófonos… El francés dejó el escenario Gremmin bien preparado para Masego, quien lleva los ritmos reggae a otra liga, jugando con melodías jazz y hip-hop.

A medida que caía la tarde, el recinto comenzaba a llenarse más y más. Como si toda la gente que se dispersaba durante el resto de días en los demás escenarios estuviera ansiosa por la traca final que se avecinaba en el escenario principal. Con el rapero Skepta ya pudimos observar que el auditorio principal estaba a rebosar pero, sin duda, fue con los primeros acordes de Bon Iver cuando el festival aglomeraba a cerca de los 20 000 asistentes.

Y es que no hubo mejor cierre que el espectáculo del cantautor, arropado por una banda que hizo gala de un exquisito gusto para el rock. Quizás un género que ha quedado desplazado en esta edición del festival, pero que sin duda demostró ser muy necesario.

Anotad en vuestras agendas porque comenzamos la cuenta atrás para la próxima edición que tendrá lugar del 17 al 19 de julio de 2020. Las entradas anticipadas se pondrán a la venta el 1 de septiembre.

Comments

comments

Pin It

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.