La Navidad en Alemania

La Navidad en Alemania y sus particularidades

por • 19 diciembre, 2018 • Alemania, Berlín Práctico, BERLÍN PRÁCTICO, CULTURA, Gastronomía & AlimentaciónComentarios (0)15493

La Navidad en Alemania, como en todos los países donde se celebra, gira en torno a las tradiciones, la familia, los regalos y la comida. De hecho el país ha sido precursor de algunas de las costumbres navideñas más exptendidas por todo el planeta, como el árbol de Navidad o los mercados. Aún así, las prácticas que tienen lugar en el territorio germano difieren bastante de las españolas.

El adviento

Periodo de preparación previo a la Nochebuena, el adviento consta de cuatro domingos. La Navidad en Alemania comienza en el primero de este ciclo. Durante esas cuatro semanas son numerosas las actividades que se ponen en marcha.

En primer lugar, se enciende la primera vela de la Adventskranz, una corona elaborada con hojas de abeto y decorada con motivos navideños. En ella se depositan cuatro velas que se van encendiendo cada domingo. Esta tradición se estableció como cristiana por primera vez en la Alemania del siglo XVI.

Otro de los hábitos típicos en esta fase es el Adventskalender, costumbre de origen germano que se remonta al siglo XIX. Consiste en ese calendario que tanta ilusión les hace a los niños. Se inicia el 1 de diciembre hasta el 24 y está compuesto por unas ventanitas tras las cuales se esconden chocolatinas y otros regalos.

En este periodo es también costumbre hornear en familia galletas de Navidad, las famosas Plätzchen. Una actividad que se efectúa con los más pequeños tanto en los colegios como en los hogares.

Días clave de la Navidad en Alemania

  • – 6 de diciembre Sankt Nikolaus: el predecesor de Papá Noel llena los zapatos con chocolate, mandarinas y algún regalo.
  • – 24 de diciembre: los comercios cierran antes y las familias preparan la decoración del árbol de Navidad y una cena, en la mayoría de los casos, sencilla, como por ejemplo salchichas y Kartoffelsalat. Al anochecer suena una campana señalando que ya ha llegado el Christkind (niño de Cristo o niño Jesús) colmando el árbol de presentes. Lo normal es acostarse temprano, alrededor de las doce, para seguir festejando en los días posteriores.
  • – 25 y 26 de diciembre: ambos son declarados festivos en Alemania. Las familias se reúnen para comer, normalmente asado de ganso.

Mercadillos de Navidad, originarios de Alemania

Los famosos Weihnachtsmärkte son también originarios de Alemania, el primero se organizó en Dresde en el año 1434. En la región se pueden encontrar más de 150 y se componen por numerosos puestos que ofrecen alimentos, decoración, regalos y eventos para disfrutar en familia o con amigos.

Normalmente son inaugurados coincidiendo con el inicio del adviento y permanecen abiertos hasta el 27 o 28 de diciembre.

En Berlín hay más de sesenta, aquí puedes encontrar un listado de algunos de ellos: www.berlinamateurs.com/los-7-mejores-mercados-de-navidad-de-berlin.

Platos, dulces y bebidas típicas

Platos navideños típicos de Alemania:

  • – Salchichas con ensalada de patatas.
  • – Weihnachtsgans: ganso asado relleno de manzana, estragón y cebolla. Acompañado de lombarda y manzanas asadas rellenas.
  • – Weihnachtskarpfen: carpa horneada con patatas, ensalada de pepino o remolacha.

Dulces navideños típicos de Alemania:

  • – Lebkuchen: galleta de anís, jengibre y frutos secos.
  • – Baumkuchen: pan esponjoso con forma cilíndrica y recubierto de chocolate.
  • – Spekulatius: galleta con formas que evocan a la historia navideña.
  • – Stollen: pan dulce de pasas y corteza de naranja.

Bebidas navideñas típicas de Alemania:

  • – Glühwein: vino caliente con especias, un clásico recurrente de los mercados de Navidad.
  • – Tés e infusiones en algunos casos acompañados de un chorrito de ron para combatir el frío.

Árbol de Navidad, tradición nacida en Alemania

Se dice que el Weihnachtsbaum se implantó como elemento navideño por primera vez en Alemania en el año 1605. Antiguamente se decoraba con velas, manzanas, nueces y alimentos. Con este fin, cada año se venden unos 16 millones de abetos cultivados.

Tras los festejos es muy común encontrar las calles repletas de los cadáveres de estos árboles, aunque los ayuntamientos establecen ciertas fechas para su recogida y posterior reciclaje como fuente de combustión.

Aunque diferente a la que conocemos, los nostálgicos que no vuelvan a casa por Navidad, siempre podrán disfrutarla de otra manera: a la alemana

Si no te quieres perder todas nuestras novedades, suscríbete aquí a nuestra newsletter semanal para enterarte de forma gratuita de todo lo que os contamos desde Berlín.

Laura Montes para Berlín Amateurs © diciembre 2016, revisado 2018

Comments

comments

Pin It

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.