Yoggaton o por qué la vida puede ser maravillosa

por • 29 julio, 2019 • Actualidad, Artes Escénicas, De día, Deporte, Música, OCIO, SexualidadComentarios (0)1544

Nace en Berlín una corriente artística llamada a revolucionar el panorama escénico

En los tiempos del chocolate con nueces de Macadamia, la Fanta de frutas de la pasión o el Grado de Derecho y Audiovisuales, llega con pie firme: el Yoggaton, la disciplina dancística que integra el reggaeton como elemento musical y de baile, y el yoga como componente meditativo.

Maque Pereyra (Sucre, 1987) se mudó de La Paz a Berlín en 2016 para cursar el máster SODA en la Hochschulübergreifendes Zentrum Tanz Berlin (HZT) perteneciente a la UDK de Berlín, donde comenzó a gestarse, en el encuentro profesional entre el aspecto más técnico y académico de la danza y el propio desarrollo biográfico de la bailarina lo que hoy en día ya camina de forma irremediable a situarse a la cabeza de las disciplinas revelación del entorno escénico.

Nos reunimos con Maque en su acogedora guarida, en alguna parte al norte de Berlín, minutos antes de su clase semanal, para que nos cuente qué le ha llevado a reunir estas dos distantes disciplinas en una única y talentosa materia: el Yoggaton.

Berlín Amateurs: ¿Qué es el yoga?

Maque Pereyra: Es una filosofía de vida para el crecimiento espiritual y el desarrollo de la conciencia.

BA: ¿Como llegaste al “ton”?

M.P.: Como bailarina recibí entrenamiento de yoga, no para convertirme en “yogui”, sino como acondicionamiento y parte de mi entrenamiento como performer, y fue haciendo la maestría, donde había muchos procesos de feedback y, en estos “espejos”, me di cuenta: “¡Lo tengo!”. Venía trabajando con temas relacionados con lo exótico, la descolonización del cuerpo, de movimientos sensuales asociados al sexo y cómo esto está relacionado con agendas políticas, elementos de raza y de clase.

Estoy muy interesada en las prácticas ancestrales como las ofrendas a la madre tierra, y en cómo elevar un poco la conciencia a través de estos rituales y asociarlos al reggaeton porque es otro de mis grandes intereses y así fui definiendo el concepto.

BA: ¿Cuál es tu punto de partida?

Crecí en un entorno católico, como es Bolivia, donde sigue existiendo una fuerte represión de los cuerpos. Sintiendo esto mismo en mí, fui transformando la idea de ser la “virgen”, pura e inmaculada, y encontrando que no está en oposición de ser la “puta” del club; estos supuestos opuestos son ideas que nos han impuesto habitar. Vivimos en sociedades repletas de mandatos binarios y para mí, el cuerpo no funciona así, está todo relacionado.

BA: ¿De esto también van las clases de yoggaton?

Sí, al inicio de la clase contextualizo lo que vamos a hacer y explico los elementos espirituales, de bienestar, feministas, etc..que construyen la práctica.

Los componentes de las clases (que son impartidas en inglés) son las combinaciones de yoga, asanas. Después está la meditación activa donde vamos guiando en un trabajo profundo de la respiración para que sientan el piso pélvico y para despertar esta imaginación de cómo se están comportando sus órganos.

BA: El reggaeton es una disciplina que deriva del reggae y del dancehall. Estamos ante el mix del mix…

Bueno, es debido a que el “beat» del reggaeton es muy básico, estimula el primer punto energético, en el área perineal, ubicada en el piso pélvico, y te asocia con la tierra, lo originario y la creatividad en definitiva. Entonces lo que trabajo en mi clase también es esta noción del Kundalini Yoga, del despertar de la energía sexual. Es pura creatividad, es importante, no se asocia únicamente con lo sexual. Si despiertas esta energía y le permites ser en todo tu cuerpo, será mucho más orgánico resolver hasta problemas del día a día.

BA: En Europa, quizás en los círculos musicales más elitistas, descartan el reggaeton como una disciplina respetable. Nadie lo diría escuchándote…

Hay mucho prejuicio sobre el reggaeton y la gente que lo hace, escucha o disfruta. Creo que hay mucho deseo de arribismo asociado al desprecio de los ritmos como el reggaeton y por eso es que tiene que ver con las cuestiones de clase. Mientras más lejos de esos ritmos bajos, más cerca de «lo intelectual», de «lo limpio». 

Lo que no quita que mucho del reggaeton actual «mainstream»muestra cada vez más blancura.Pero como en todo, hay muchas corrientes y existe toda una escena de cantantes de reggaeton y neoperreo, que para mi están logrando visibilizar el deseo femenino, como por ejemplo Tomasa del Real y Ms Nina. En este sentido creo que el placer es empoderador y descolonizante y ese es un punto super importante para el Yoggaton.

BA: ¿Cuánto tiempo lleva el yoggaton en las aulas?

Desde 2016 articulando la clase y dando talleres, pero regularmente desde el año pasado. He dado talleres en Polonia, en Bolivia, acabo de volver de Viena, y por supuesto aquí en Berlín.

BA: ¿Berlín te lo ha puesto fácil?

La relación que hay con las diversidades sexuales en esta ciudad, mismamente como mujer, me hace sentir muy bien. Artísticamente es muy estimulante, hay muchos grupos y movimientos, y esto me retroalimenta.

BA: ¿Crees que podría funcionar en otros lugares?

Sí, claro, mi objetivo es ayudar y promover la descolonización de los cuerpos. El empoderamiento a través del movimiento, y de reconocer quién eres a través de los diferentes aspectos del ser.

Las clases están abiertas a todas las personas que se sientan convocadas, y especialmente a las mujeres y la comunidad LGBTQ.

La primera semana de agosto, el yoggaton cruza fronteras nuevamente y Maque, con toda su potencia, lo llevará al festival region(es): SUD del Brooklyn Arts Council de Nueva York.

Las clases están ya disponibles en Urban Sports.

 

Texto: Patricia Fernández & Jose Jiménez para BA © julio 2019

 

Comments

comments

Pin It

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.