novela easyjet berlin

Nación Low Cost: X (Xanthippe)

por • 17 septiembre, 2013 • Literatura, MISC., Nación Low Cost (la novela de BA)Comentarios (0)2120

La novela por entregas de BA

Una historia de ficción. Por Daniel Zimmermann

 

—Bienvenido a funnyJet, le atiende X… ¿en qué le puedo ayudar hoy?
—Verá, quería recuperar el importe de un vuelo que me cancelaron.
—Dígame la referencia de la reserva, por favor.
—¿Se refiere al localizador?
—Efectivamente.
—FRG34FT.
—Debo hacerle unas preguntas por motivos de seguridad. Dígame su nombre por favor.
—Remedios Hernández, pero el billete no es para mí. Era para Gabriel Armas, un artista que habíamos invitado para un evento el sábado pasado.
—Verá, ese vuelo no ha sido cancelado…
—¿Qué quiere decir? El artista nos llamó diciendo que no podía venir porque su vuelo había sido cancelado y que él no podría actuar.
—Un segundo, por favor, que verifique la información… Como le decía este vuelo no se canceló. Despegó con sólo diez minutos de retraso…
—¡Eso no puede ser!
—Eso es tal y como se lo he explicado…
—¡Eso no es posible!
—Remedios, quizá debería ponerse en contacto con el pasajero porque es probable que la haya timado… Como ya le he explicado, este vuelo no se canceló.
—¡No doy crédito! Madre mía, ¡qué sinvergüenza!… Les volveré a llamar.

 ***

X. La incógnita. Lo desconocido. Nombre que recibía un éxtasis común en los noventa. Equis. El ser humano también funcionaba en equis. De esta distribución dependía la utilización preferente de un lado o el otro del cuerpo, derecho o izquierdo, para determinadas acciones o respuestas. El significado de los códigos y todo el sistema de interpretación y codificación de los signos se basaba en el orden. Ser zurdo o diestro no era un capricho del destino o fruto del azar. Era la consecuencia de un proceso evolutivo del sistema nervioso. La lateralidad no era otra cosa que la distribución de funciones que se establecía entre los dos hemisferios cerebrales. Digamos que nuestro hemisferio izquierdo del cerebro dominaba la parte derecha del cuerpo y el derecho, la izquierda.

Nuestro trabajo en funnyJet también funcionaba en equis en la medida que todas las expectativas de los clientes, todas sus reclamaciones se cruzaban, se truncaban de tal modo hasta volverse contra ellos. Si el orden lógico hubiera sido reclamación vs compensación, queja vs disculpas, en funnyJet y con nosotros al frente de la empresa —en la medida que éramos los que se situaban directamente frente al cliente—, reclamación era igual a descompensación y queja lo mismo que una carcajada. Abogábamos por la inversión absoluta de conceptos en todos los sentidos. Izquierda, derecha, lateral, paralelo o transversal.

XAVIER GODENEK. Este agente alemán, de padre francés, que trabajaba en la línea inglesa se pasaba el día fumando cigarrillos y colgando llamadas. Levantó las sospechas el hecho de que en un solo día su centralita había registrado unas trescientas llamadas, pero no por lo voluminoso de la cantidad, sino porque a partir de cien llamadas atendidas la empresa pagaba un incentivo al trabajador. Todo lo que fuera material de incentivo era revisado con lupa de telescopio astrofísico con la intención de bloquear la bonificación si se encontraba el menor indicio posible para su desestimación. Incentivo era la palabra alarma. Fue así como descubrieron que la cantidad de llamadas de Xavier no superaba el segundo de duración, lo que significó su despido inmediato.

Eran dos las pausas posibles, de diez minutos cada una, para fumar cigarrillos en un mismo día. Quién dice cigarrillos podría estar refiriéndose igualmente a porros. Pausas que eran prorrogadas gracias a los códigos-baño, que era precisamente lo que hacía Xavier. Sin embargo, cuando en un mismo día acumulabas dos horas de improductividad a cuenta de tu adicción al tabaco o al hachis, también te estabas jugando tu carta de despido a pulso perdido. Xavier era un crápula que encadenaba noches de juerga con jornadas de trabajo en las que las gafas de sol que siempre llevaba puestas en esas ocasiones te daban la pista de lo que podía haber sucedido la noche anterior.

***

Estimado Sr. Martín:

Le escribimos en relación a su reclamación interpuesta el pasado 10 de julio en Aena, referencia 792 serie B 350.

Lamentablemente y como podrá comprobar, su reclamación ha llegado a la compañía funnyJet y no a Ryan Air, como imaginamos que usted pretendía. Le recomendamos que redirija nuevamente su reclamación a Ryan Air o contacte usted nuevamente con Aena.

Atentamente

Claudia Pernía  
funnyJet Atención al Cliente

Una historia de ficción que podría ser increíblemente real. Por Daniel Zimmermann

CONTINUARÁ…

NACIÓN LOW COST ya a la venta en Amazon siguiendo este enlace (compra desde Alemania)

NACIÓN LOW COST ya a la venta en Amazon siguiendo este enlace (compra desde España)

Comments

comments

Pin It

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.