Ribera Winesounds fest Berlin 2018 - Sidonie

Sidonie en Berlín, veinte años de eterna juventud

por • 7 junio, 2018 • Actualidad, Festivales, Gastronomía & Alimentación, Música, OCIOComentarios (0)627

Con motivo del Ribera WineSounds Fest, el pasado 2 de junio se dio cita en el Festsaal de Kreuzberg lo más sonado del panorama musical español. Durante la jornada del sábado Tomasito, Iván Ferreriro o Soleá Morente desplegaron todo su arte en aquel oasis de hispanidad por obra y gracia del Sonorama Ribera. Una dosis de hogar para una buena cantidad de asistentes con ganas de terraza, jamón y vino. Caía el sol en Berlín cuando Sidonie salió al escenario a hacer gala de experiencia y corazón. Hablamos con Marc, el cantante y artífice de las letras de este grupo de “veinteañeros”.

Hacía un bonito día en el jardín del Festsaal, no tan maravilloso, quizás, como nos ha mal acostumbrado la ciudad en las últimas semanas, pero es que si vives en Berlín, el sol (o falta de él) es algo que probablemente vaya a definir tu día. Y el sábado pasado se estaba especialmente a gusto.

Comenzó el festival con unas catas didácticas de lo mejor del vino Denominación de Origen Ribera del Duero. Fue llegando cada vez más gente y los conciertos se sucedieron desde mediodía hasta caer la noche. Por el escenario del Ribera WineSounds Fest se pudo disfrutar de buena música de diferentes géneros: flamenco, pop rock o rock alternativo. Un día de buen comer y buen beber. “Prost” por el Ribera.

Antes de los conciertos pudimos charlar con Marc Ros, quien nos brindó una agradable entrevista  y alguna que otra noticia.

Berlín Amateurs: Hola Marc. Nacisteis en 1997. ¿Cómo empezaste en esto?

Marc Ros: Empecé a tocar la guitarra de forma autodidacta. Nunca recibí clases. Realmente, no sé leer una partitura. Pero sabía que tenía talento; de alguna manera me era fácil. Y esto era suficiente para hacer música pop. Y además creo que tengo gracia para hacer canciones.

BA: Y ahora, ¿no te planteas estudiar música?

MR: Prefiero el camino de lo espontáneo, de lo que surge del corazón y no de una serie de cálculos. No puedes escapar de la técnica, está claro. La base la tengo, pero he preferido no estudiar para no volverme, entre comillas, académico. De alguna manera, para no perder esa ingenuidad tan sana e importante para la música.

BA: En cuanto a influencias, por Berlín pasaron algunas de las tuyas como Pink Floyd o David Bowie…

MR: Entre otras muchas cosas, lo que nos unió fue la música de psicodelia de los años sesenta. Arreglos de guitarra fantasiosos, solos de batería, burbujas de colores. En aquella época los grupos se esforzaban en hacer canciones con grandes melodías: The Beatles, Stones, Small Faces… y en Estados Unidos los Byrds, Velvet Underground… Intentamos hacer versiones de esas bandas antes de hacer nuestros propios sonidos.

BA: ¿Cómo estableces tu proceso creativo?

MR: Suelo decepcionar mucho a los periodistas con este tema. Tengo algo parecido a un horario de oficina. Me levanto, hago algo de deporte y me pongo a trabajar. Lo de la botella de whisky en la mesa y ponerte a currar después de la cena no va conmigo. Cojo la guitarra y después de media hora, una hora, sale algo. Algo que puede ser bueno o no.

BA: ¿Y qué opinas de los festivales? En relación a las ventajas de tocar en salas…

MR: Mientras nos dejen tocar, nos da lo mismo. En la sala tienes a la gente muy cerca, también a la gente del grupo, y pasa esto de que te rozas, ahí con el sudor y tal. Nosotros venimos de garaje, y eso nos mola, es un poco la esencia. Pero el festival tiene sus virtudes, el sonido, las luces que parece que estés en el Halcón Milenario. También sueles tener menos repertorio ante un público que no es exactamente el tuyo, pero eso también supone un reto, y así nos lo tomamos.

BA: Disco en 2014, disco en 2016… ¿Todo apunta a disco en 2018?

MR: Ahora estamos a punto de sacar un disco recopilatorio-veinte años que saldrá en septiembre. El single queremos que suene dentro de poco porque es muy veraniego. Esto es una primicia(ríe), va a salir en junio y se llama Maravilloso.

BA: Veinte años en los escenarios. ¿Cómo se consigue esto?

MR: Somos el grupo más entregado que conozco. Sidonie te puede gustar más o menos, pero cuando tocamos lo damos todo. En cada acorde nos esforzamos por hacer la mejor canción, y conseguir que la gente se emocione. Es agotador estar en Sidonie, pero da sus frutos. La gente percibe esa pasión y nos lo transmite. El hecho de hacer música al final lo entendemos como una celebración. Es comunicación de un humano que se comunica con otro humano. Estamos trabajando con un material muy bueno, muy positivo, para hacer feliz a la gente. Todo esto es lo que ha hecho que llevemos veinte años y que, pasados los cuarenta, nos subamos a un escenario.

BA: Es una suerte tremenda el poder comunicarse así…

MR: Somos conscientes, muy conscientes. Pero como no paramos, pues a veces no lo pensamos tanto. Pero, en general, estamos muy contentos y orgullosos de poder comunicarnos con nuestra música.

BA: ¿Tu canción favorita de Sidonie?

MR: “Giraluna”. Estoy muy satisfecho de cómo se hizo la grabación y demás. Pero sobre todo, la gran triunfada es haber conectado con los niños pequeños. Nos llamaron de escuelas y hospitales para tocar el tema. Es una canción muy especial.

BA: ¿Que opinas de Berlín?

MR: Yo me dejo llevar un poco por la ciudad, pero en general donde sirvan Berliner Leber, que lo hacen con amor en toda la ciudad, yo soy feliz. Junto a una cerveza, por supuesto.

BA: ¿Algún artista con el que te gustaría colaborar? Si no es músico casi que mejor…

MR: Sí, porque somos un poco endogámicos. Lo de colaborar con otros músicos ya lo hemos hecho otras veces. Me gustaría colaborar con un ilustrador o un poeta. Alguien que me diera una visión nueva de mis canciones. Que me sorprenda de lo que ha interpretado de una melodía de Sidonie.

Nos despedimos de Marc. ¡Gracias! Pero no sin antes salir del Festsaal dando buena cuenta de uno de los directos más espectaculares de la jornada. Y “Giraluna”, a cappella desde la barra de la sala para cerrar el festival, con dedicatoria incluida. Maravilloso, guiño, guiño.

Comments

comments

Pin It

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.