Sharon Paz - Shared Windows

Sharon Paz. Ventanas compartidas

por • 5 diciembre, 2012 • Artes Plásticas, CULTURAComentarios (0)1927

En plena Schwedter Strasse, calle por antonomasia ilustrativa del fenómeno Gentrification, donde antiguas fábricas de chocolate del Berlín oriental contienen hoy lofts de lujo a precios de burbuja a punto de estallar, sobreviven los Milchhof estudios para más de cuarenta artistas y algún proyecto solidario. Con la más dramática división por el Muro a sus espaldas, en Bernauer Strasse, y en un pabellón acristalado ambivalente inaugurado por este centro artístico en su patio en 2009, acaba de presentar Sharon Paz (Israel, 1969) la vídeo performance ‘Shared Windows’.

La madurez creativa de esta artista, bebida de su experiencia en una patria de conflicto, más una residencia de siete años en Nueva York (atestiguando el ataque contra de las Torres gemelas), y su vivencia en el Berlín de tantas cicatrices, ha cuajado en una creación hipnótica de profundo calado anti-militarista e histórico, con altas dosis de imaginación, a veces casi desde la visión de un infante (sus siluetas proyectadas parecen a veces capas de un cómic), e ilustrando genialmente los contrastes entre cotidianidad, erosión, desolación y reconstrucción.

Paz hace honor a su apellido con este trabajo crítico que se inicia con una primera escena de ventanas y domesticidad (casi igual que en la vida real al otro lado de la calle, la de los Lofts o Altbau renovados) y prosigue con la llegada de un tanque, casi como de juguete, que atraviesa toda la escena, presagiando una serie de situaciones tan sorprendentes como ya sabidas por la memoria colectiva o el imaginario más temeroso. El espectador se enfrenta con imágenes superpuestas, tanto familiares y personales, así como de invasión, donde el humano sufre o se convierte en su propio tirano y la destrucción es, junto con la supervivencia, un panorama cotidiano. Todo un collage, con música exquisita de Tobias Verthake, que durante la performance cuenta además, del todo accidentalmente, con el parpadeo en rojo que ya todos conocemos de la Torre de la Televisión al fondo, entre las dos pantallas de la proyección del pabellón, mientras tres actores de carne y hueso recrean la violenta transformación a una vida de represión y falta de libertad: saliendo y entrando del pabellón por pequeñas rendijas entre el cristal o intentando bailar un vals tras un muro de ladrillos interior.

La maestría de Sharon –que el año pasado fue integrante del prestigioso Goldrausch Küntslerinnenproject, un programa del Senado de Berlín y el Fondo Social Europeo destinado a artistas profesionales mujeres– para elaborar una narración a capas, alcanza en este último proyecto una redonda sofisticación: utiliza animaciones propias por ordenador, actores reales, imágenes sacadas de internet, elementos cognitivos (en el vídeo algunos soldados visten los típicos cascos del inicio de la RDA) y por primera vez la filmación para un trasfondo que ilustra universalidad. En sus anteriores trabajos (‘The king is blind’, de 2011, o ‘Stagnating water’, de 2010), también acerca de mundos de guerra, tiranía o revuelta, genera escenas superpuestas con la animación como única herramienta. Pero para ‘Shared Windows’ ha filmado diferentes localizaciones, casi de ciencia ficción, como la fachada de la famosa Prora, el resort ideado por Hitler para más de 20.000 arios en la Costa Báltica. Sin duda, esta es una curiosa elección para entender del todo la habilidad técnica y expresión experimentada de Paz: Prora nunca llegó a ocuparse como lugar de vacaciones y hoy parece abandonado. Pasó por refugio para los Hamburgueses ante los bombardeos al final de la guerra, por centro militar en la RDA, por refugio para los solicitantes de asilo político de la ex-Yugoslavia, y hasta fue uno de los Youth Hostel más grandes de Europa en los 90. Podría ser Israel, podría ser Bernauer Strasse, podría ser la España franquista, el Pentágono erosionado o un edificio de Afganistán. Lecciones trasversales con las que el arte logra apelar a la memoria y, sin intención prepotente, a una siempre beneficiosa reflexión.

Lara Sánchez © Berlín Amateurs – Diciembre 2012

Comments

comments

Pin It

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.