Kanaan. Israel y Palestina cocinan juntas en Berlín

por • 19 julio, 2022 • Actualidad, Comer en Berlín, Gastronomía & Alimentación, OCIO, RestaurantesComentarios (0)521

Kanaan es un restaurante de Berlín especializado en cocina de Oriente Medio. Abierto por un socio palestino y otro israelí en 2015, lleva el nombre de una región donde, compartiendo territorio, sus pueblos vivieron alguna vez pacíficamente. Oz Ben David (Israel) y Jalil Debit (Palestina) han hecho posible que el único conflicto en este restaurante sea el de resolver el dilema de cuál de los dos países elabora el mejor humus.

Empezaron su trayectoria hace siete años como Biergarten en la Kopenhager Str. y de allí pasaron a tener un stand permanente en la famosa galería comercial KaDeWe, en el barrio de Charlottenburg. Con la idea de tener un espacio propio, sin restricciones horarias y más autonomía, finalmente recalaron en el Helmholtzkiez de Prenzlauer Berg, donde han conseguido montar un elegante restaurante con una agradable terraza en una de las zonas más encantadoras del barrio. Oz fue quien nos recibió y nos llevó de viaje gastronómico a través de países como Palestina, Líbano e Israel, pero sin tener que salir de Berlín.

¿Qué tiene de especial el restaurante Kanaan?

De entrada, lo que más llama la atención de este restaurante es el concepto que hay detrás, y es que, según palabras de su chef ejecutivo Oz Ben David, la paz se puede lograr a través de la comida, pero siempre que uno de los ingredientes sea el amor. Podría parecer un poco naíf pretender que un conflicto tal como la invasión de Palestina por parte de Israel se pudiera resolver comiendo baklava. Pero estamos hablando de un sitio que ha conseguido que personas provenientes de estos países cocinen y trabajen juntas. El amor por sus respectivas gastronomías y la fusión entre ellas han conseguido al menos hacer del restaurante Kanaan un lugar especial ¡y delicioso!

Oz nos dio una cálida bienvenida, y resultó ser el anfitrión perfecto. Nos habló largo y tendido y con mucho entusiasmo sobre Kanaan y su filosofía. El restaurante, cuyo objetivo no es solo el de alimentar, sino el de conseguir un espacio de concordia, emplea a personas refugiadas provenientes mayoritariamente de Oriente Medio, pero también de diferentes regiones del norte de África y Asia, quienes traen con ellas el conocimiento gastronómico de cada lugar. Oz es, asimismo, un declarado hummussexual, y pretende que este sea un espacio seguro para todo el mundo, ya que en su negocio no hay lugar para el racismo, la homofobia o la transfobia (confiamos que tampoco lo haya para la misoginia).

¿Qué hay que probar en el restaurante Kanaan?

Tanto Oz como Jalil provienen de familias con una rica tradición culinaria, así que de ahí trajeron los sabores, especias y métodos, pero también la llamada costumbre de «abrir la mesa«. Esta es la tradición de compartir los platos cubriendo la mesa de ensaladas frescas, aderezos, salsas, humus, carnes y diferentes tipos de panes caseros. En el restaurante Kanaan recrean esta experiencia gastronómica exuberante y festiva, aunque en una versión vegana-vegetariana.

Ante nuestra indecisión frente a la suculenta carta, Oz nos explicó en qué consistía cada plato, origen, ingredientes y manera de comerlos. Es así como descubrimos que el faláfel se puede comer directamente partiendo un pedazo con los dedos, mojándolo en humus y después en jugo de limón encurtido o en S’chug, una especie de pesto típico de Yemen.

Su carta incluye una gran variedad de ensaladas, además de diferentes tipos de humus y un montón de platos principales y postres. Destacar algo de toda su extensa y exquisita carta es complicado, pero recomendamos no irse de allí sin antes probar el faláfel, el humus sabich (israelí), la coliflor rebozada con cerveza y especias, la ensalada de berenjena asada o la de batata y su pan pita casero.

De toda la variedad de bebidas, el cóctel más especial es el Arak con cítricos. Pero para quienes no quieran beber alcohol, cualquiera de sus limonadas caseras es también una buena opción.

Se puede leer su carta completa AQUÍ.

Los helados de Kanaan

Como novedad en su carta, y de cara al verano, desde el 4 de junio ya se pueden degustar en el restaurante Kanaan una cuidada selección de helados. Una vez más la tradición manda, y los helados se elaboran empleando una técnica ancestral también importada de Oriente Medio. Aquí no se elaboran con huevos o leche, en Kanaan emplean la savia del árbol Mastiha (almáciga) y azúcar, lo cual la da la misma elasticidad y cremosidad que cualquier otro tipo de helado… ¡y 100 % vegano!

Pero la particularidad de los helados de Kanaan no queda solo en la manera de prepararlos, sino en los sabores que nos ofrecen. Así, es posible saborear combinaciones tan apetecibles como el helado de pistacho y baklava, dátiles y vainilla, tahini y nougat, limón y Arak, Sahlab (una bebida tradicional durante el invierno), chocolate y halva (dulce elaborado a base de sésamo), flor de limón y azahar, además de un superrefrescante sorbete de granada.

Por último, recordar que cuando se elige disfrutar de esta delicia, se escoge también defender la paz y un futuro mejor, puesto que el total de lo recaudado con la venta de los helados es para A Land for All, una asociación que intenta arreglar el conflicto entre Israel y Palestina de forma pacífica. No por nada su eslogan es I scream for peace.

Restaurante Kanaan | Schliemannstr. 15, 10437 Berlín-Prenzlauer Berg

Horario: miércoles y jueves de 18:00 a 22:00 horas. Viernes, sábados y domingos de 12:00 a 22:00 horas. Lunes y martes cerrado.

www.kanaan-berlin.de

Texto: Dácil Granados para Berlín Amateurs © julio 2022. Fotos: © Maie Escorial y Dácil Granados

Comments

Comentarios

Pin It

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

X