Petrenko deslumbra como nuevo director de la Filarmónica

por • 29 agosto, 2019 • Actualidad, Aire libre, Conciertos, Música, OCIOComentarios (0)467

Kirill Petrenko se presentó como director de la Filarmónica de Berlín el sábado 24 de agosto ante decenas de miles de personas frente a la Puerta de Brandeburgo en un concierto al aire libre. El viernes había tenido lugar su estreno oficial en el edificio de la Filarmónica y un día después tocaba repetir programa ante el gran público y la televisión. Y Petrenko deslumbró.

Para su presentación, el genio nacido en Siberia y educado en Austria eligió la Novena Sinfonía de Beethoven, una decisión arriesgada. Y es que la última sinfonía compuesta por el alemán es una obra con una inmensa carga histórica y cultural, de la que ni la más precisa y preciosa interpretación, como la que se vio el sábado, no pueden escapar.

El inusual cierre coral incluye lo que se conoce como «Himno a la alegría», el himno oficial de la Unión Europea. Y a pesar de lo «desgastada» que está la obra, Petrenko ha sido capaz en su rapidísimo tempo de llevar a quienes asistimos al concierto al infarto de la perfección artística. En uno de los momentos cumbre, entre el público se escucharon los gritos de un hombre pidiendo atención médica.

Petrenko, con semblante siempre alegre, dirige con un ímpetu sobrehumano que lleva a la Filarmónica hasta una extenuación imperceptible. Y ha conseguido bajar el tiempo de interpretación de la Novena hasta los 61 minutos, haciendo aún más frenéticos los fragmentos más reposados de la obra. La calma del tercer movimiento saltó por los aires con el arranque del cuarto, en el que por fin entraron en escena las voces del coro de la Berliner Rundfunk para dar un carácter aún más humano al divino espectáculo.

El marco terrenal también era incomparable: un atardecer caluroso de verano frente al símbolo clave de Alemania y con una brisa que hacía ondear la bandera europea sobre el Reichtag. En el más puro espíritu de la obra de Beethoven, que habla del concepto de «hermandad», los miles de asistentes al concierto al aire libre vibraban sin hacer ruido (a alguno se lo vio llorar) y aplaudían de forma frenética, despidiéndose finalmente del predecesor Simon Rattle e inaugurando una prometedora Era Petrenko. Le roi est mort, vive le roi!

Disfruten del vídeo del concierto:

Texto y fotografía: Juanfran Álvarez Moreno para Berlin Amateurs © agosto 2019

Comments

comments

Pin It

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.