NLC-Y

Nación Low Cost: Y (Ypsilon)

por • 7 enero, 2014 • Imprescindibles, Literatura, MISC., Nación Low Cost (la novela de BA)Comentarios (0)1183

La novela por entregas de BA

Una historia de ficción. Por Daniel Zimmermann

 

—Bienvenido a funnyJet, le atiende Y…, ¿en qué le puedo ayudar hoy?
—Verá, he tenido un problema, a ver si me puedes ayudar a solucionarlo.
—¿De qué se trata?
—Pues resulta que estaba haciendo una simulación para averiguar el precio total de una reserva y al final se me ha cargado el  importe en la tarjeta.
—¿Una simulación? Dígame la referencia de su reserva, por favor.
—FGTH63S
—Dígame su nombre, por favor.
—Ignacio Bravo.
—Ignacio, dígame por favor el…, el nombre de los…, de los pasajeros de esta reserva, por favor.

—Eso es lo que le decía. Se trataba de una simulación y en lugar de introducir nombres de verdad, pues puse una ristra de consonantes que no significan nada.
— Así que puso usted una ristra de consonantes que no significan nada…
—Claro, eso es lo que le he dicho, pero de repente me ha llegado la confirmación de la reserva a mi correo electrónico y eso no puede ser.
—¿Los detalles de los vuelos los recuerda usted? Necesitaría que me dijera las fechas y los destinos, por favor.
—Pues creo que era un Madrid-Ginebra del cuatro al trece de agosto. Pero ya le digo, que en realidad sólo quería saber el precio…
—Ignacio, si quería consultar un presupuesto no era necesario que introdujera los datos de la tarjeta de crédito en ningún momento. O desde luego, no los verdaderos, ¿acaso no se trataba de un simulacro?
—Sí,  eso es, pero…

—Escuche, una simulación como usted lo ha llamado desde el primer momento no exige datos reales, ¿por qué introdujo usted entonces los datos exactos de su tarjeta? Uno no va al supermercado, carga el carrito de víveres y los pasa todos y cada uno por el lector de infrarrojos de la caja, paga con tarjeta y finalmente cuando le dan el ticket le dice uno a la cajera que aquello es un simulacro, que no quiere nada y que le devuelva su dinero. ¿Entiende lo que le quiero decir?

—Pues no, la verdad. ¿Me va a ayudar usted o tendré que poner una reclamación para solucionar este asunto?
—¿Una reclamación? ¿Por qué exactamente? ¿Por qué usted ha decidido libremente comprar unos vuelos para los pasajeros sdffkgrr9dpe y para cmkbñkdlng, de Madrid a Ginebra, del cuatro al trece de agosto? Adelante, le explico a continuación cómo debe hacerlo.
—Salta a la vista que no se trata de unos pasajeros reales, digo yo, ¿no?
—Lo único que puedo hacer por usted y como gesto de buena voluntad excepcional, es devolverle el importe de esos vuelos en forma de bono que podrá ser utilizado para comprar vuelos en nuestra compañía en los próximos seis meses.
—Bueno, si sólo hay esa opción…
—Sólo ésa.
—Adelante, proceda.
(…)

 ***

YO. Como los usuarios de productos low cost, solía confundir la vida con un artículo de lujo, a veces de valor incalculable, de la que esperaba siempre-siempre una calidad suprema e importantes compensaciones cuando aquélla finalmente no fuera lo que esperase. De ahí procedían, al igual que la de los consumidores de productos low cost, todas mis, barra, nuestras decepciones. Cada insatisfacción, cada culpa que no éramos capaces de atribuirnos. ¿No se reducía todo a eso? ¿Acaso no era todo más que una burda proyección? Una reclamación, una queja, sólo evidenciaba lo poco satisfecho que estábamos de nuestras vidas, de nosotros mismos. De lo que habíamos conseguido, de lo que esperábamos, sin pagar, en realidad, demasiado por ello. Y no necesariamente con dinero.

De golpe, los errores, las carencias, se volvieron insoportables. Volviendo la vista atrás, aquella vida me sigue pareciendo como la puerta giratoria de un gran hotel. A veces, da vértigo sólo calibrar la velocidad con la que entraba o salía yendo desde un lugar hacia ninguna parte. Y viceversa. Otras, sencillamente permanecía atrapado dando vueltas sin parar, como un hámster indefenso y aterrorizado dentro de una jaula minúscula siendo observado por miradas amigas, conocidas y extrañas nada indulgentes, me temo. Me limitaba a ir y a venir —sin destino aparente— a lo largo de un camino de doble dirección. Desde una jaula a otra mientras pretendía ser libre. Mientras creía ser libre. Muy libre.

Berlín no era más que una de esas jaulas. Una jaula atractiva con barrotes bañados en oro sin ningún valor. Saber liberarse es fácil. Lo difícil es saber ser libre. Si mi vida ahora ha cambiado, aún faltaría calibrar la magnitud de ese cambio y averiguar exactamente en qué punto de ese movimiento se encuentra un servidor. Pensad que los historiadores tardan lo suyo en estimar, catalogar, habilitar, explicar y dar una fecha exacta y un por qué oportuno a grandilocuentes eras de la historia, revoluciones o cambios de siglo. De vez en cuando me pregunto si bastará sólo una vida para averiguarlo. Tic tac, tic tac. Respira, camina, sigue.

Vaya donde vaya, seré extranjero y enemigo, toda mi vida. ¿Qué era yo? Tan sólo un hijo insólito de unos padres convencionales. Un número de seis dígitos que trabajaba para funnyJet, para Cagator Services, para Petersmann, creando más números, probabilidades y estadísticas que lograron mi total despersonalización. Como en un campo de concentración, con sus propias reglas, condiciones, torturas y toques de queda. En un mercado laboral que poco o casi nada distaba de la esclavitud.

Era extraño —lo reconozco—, pero cierto. O no tan extraño, al fin y al cabo, teniendo en cuenta las cosas verdaderamente extrañas que suelen pasar. Así que lo mejor fue arrancar mis raíces de la empresa en aquel momento, cuando me echaron, quiero decir, antes de que para hacerlo necesitara una sierra para metales. Cuando en mí ya no quedaba nada remotamente parecido a la compasión, la curiosidad, el amor o el interés. O la paciencia.

Tratábamos de tender un puente sobre el espantoso vacío, pero quizá hacíamos mal uso de nosotros mismos, del puente y del vacío al que finalmente caímos. Inclinados a lo febril, lo extravagante, lo raro. Era incapaz de llevar una vida convencionalmente saludable. Capaz de convertir la más leve adicción en un vicio, un hábito, que me proporcionara inconmensurable placer. La vida; nunca sabemos lo que está preparando para nosotros. Yo necesitaba que pasase algo asombroso todo el rato. Atrapado por mi pequeño gran drama. Quería convertir mi realidad en un relato. Dirigirla para hacer un libro. Todo lo que hemos visto pasar ya es un guión de cine. Convencido de que mi versión era la más excitante y ya me habían concedido hasta un Oscar.

Todo lo que me rodeaba entonces parecía transcurrir en una instancia diferente a través de la cual sólo percibía ruidos, como los que se cuelan en dos viviendas a través de los tabiques. A veces estaba asustado. Como un niño desamparado al que quizá nadie había regalado nada el día de Navidad. Digamos que el destino se había ensañado con mis ilusiones. O eso cuenta la leyenda. Y a medida que yo me diluía, a mi alrededor empezó a florecer una nueva historia en la que sirvió de abono ideal toda aquella mierda en la que yo mismo terminé también convertido. Otra historia que no vamos a contar aquí. No me interesa.

***

Al llegar a Madrid, (11pm) olvidé una bolsa con una cámara fotográfica Panasonic debajo del asiento. Volví al Aeropuerto a los 45 minutos y estuve en Swissport donde me dijeron que no habían entregado nada. Volví por la mañana hoy, y tampoco sabían nada. El avión tuvo que quedarse con la bolsa dentro o bien se la llevó alguien. No he podido averiguar cuándo volaba el avión ni adónde después de anoche a las 11pm. Les ruego que si pueden ayudarme, me digan lo que puedan averiguar.

Gracias

***

 

Estimado Sr. Romero Rey:

Gracias por contactar con nosotros.

Lamentamos que haya olvidado un objeto de valor dentro de la cabina. Desde el departamento de atención al cliente solamente le podemos enviar los teléfonos del departamento de Objetos Perdidos en Madrid y París y la siguiente información:

Madrid (MAD) Menzies 0034 913 243 402
París Charles de Gaulle (CDG) Europe Handling 0033148164161

Pasados 5 días, los objetos que no hayan sido reclamados se enviarán a Búsqueda Central en el Reino Unido. Todos los objetos son etiquetados y registrados con información específica para poder relacionar el objeto con el cliente.

Si no ha podido reclamar el objeto perdido en las Oficinas de Objetos Perdidos de los aeropuertos mediante los números de contacto anteriores, por favor, visite www.airlinelostproperty.com o llame al número de teléfono 0044 (0) 1279 810014 donde podrá cumplimentar un formulario e indicar los datos del objeto perdido.

Una vez haya cumplimentado el formulario, se buscará continuamente el objeto perdido y se comparará con otros objetos perdidos. Si damos con el objeto perdido, nos pondremos en contacto con usted para hablar sobre cómo podemos enviárselo o si usted puede desplazarse para recogerlo.

Espero que la información le haya sido de utilidad y esperamos que encuentre su cámara de fotos.

Le agradecemos una vez más que se haya puesto en contacto con nosotros y quedamos a su entera disposición para cualquier consulta adicional. En caso de necesitar nuestra ayuda de nuevo, utilice la sección ‘Ayuda’ en nuestro sitio Web.

Atentamente

María Varillas
funnyJet Atención al Cliente

***

En las últimas 48 horas no hemos recibido mensajes suyos con respecto a la respuesta que enviamos a su pregunta de soporte. Por consiguiente, cambiamos el estado de su pregunta a SOLUCIONADO.

Para actualizar su pregunta en nuestro sitio de soporte, haga clic aquí.

***

En las últimas 24 horas SÍ HAN RECIBIDO COMUNICACIÓN MÍA. Sigo esperando cualquier tipo de respuesta que tenga que ver con el problema. Yo me dejé una cámara en un avión de funnyJet y ni siquiera tienen a bien el preguntar a la tripulación ni dar respuesta alguna. Me dan un teléfono que no funciona (Menzies Madrid).

Sigo considerando el problema como no resuelto.

***

Estimado Sr. Romero Rey:

Gracias por contactar con nosotros.

Le comunicamos que todos los objetos que se encuentran en el avión son llevadas por nuestra tripulación de cabina a ‘objetos perdidos’ en el mismo aeropuerto de destino.

Sentimos no poder ayudarle más con este asunto y solamente podemos sugerirle que contacte con ‘objetos perdidos’.

El teléfono de objetos perdidos en el aeropuerto de Madrid es 0034 913 243 402. O contacte usted con la web facilitada en correspondencia previa.

Le agradecemos una vez más que se haya puesto en contacto con nosotros y quedamos a su entera disposición para cualquier consulta adicional. En caso de necesitar nuestra ayuda de nuevo, utilice la sección ‘Ayuda’ en nuestro sitio Web.

Atentamente

Paco Neumann
funnyJet Atención al Cliente

***

El teléfono que me dan no funciona NUNCA. Estuve en objetos perdidos la noche del vuelo y al día siguiente y me dijeron que la tripulación no entregó nada. ¿CÓMO SE EXPLICA? Alguien debe de tener la cámara. ¿Por qué aparte de darme un teléfono incorrecto no hacen algo?

***

Estimado Sr. Romero Rey:

Gracias por contactar con nosotros.

Si su cámara no ha aparecido en objetos perdidos, quizá la encontrara otro pasajero que decidió quedársela. Lo sentimos.

Le agradecemos una vez más que se haya puesto en contacto con nosotros y quedamos a su entera disposición para cualquier consulta adicional. En caso de necesitar nuestra ayuda de nuevo, utilice la sección ‘Ayuda’ en nuestro sitio Web.

Atentamente

Paco Neumann
funnyJet Atención al Cliente

***

Su contestación no es satisfactoria, ya que no me dicen qué gestiones han hecho. De todas formas, paso a realizar la denuncia a la policía que les mandaré una vez me ponga en contacto con mis abogados. Me extraña que una compañía de su “prestigio” trate tan mal a sus clientes, intentando vanamente que se cansen y no demanden ni información ni ningún tipo de acción por parte de funnyJet, que tiene conocimiento tanto de la tripulación como de la compañía de Handling. Un viajero es difícil que se atreva a llevarse algo de un pasajero que va a ver en la salida de equipajes.

***

Estimado Sr. Romero Rey:

Gracias por contactar con nosotros.

Ya le hemos explicado en correspondencia previa lo que se suele hacer en estos casos: si encontramos algo olvidado en el avión, se devuelve al departamento de objetos perdidos en el aeropuerto de destino. Lamentamos su disconformidad, pero no es responsabilidad de funnyJet que usted haya extraviado su cámara y que ésta no haya aparecido.

Le agradecemos una vez más que se haya puesto en contacto con nosotros y quedamos a su entera disposición para cualquier consulta adicional. En caso de necesitar nuestra ayuda de nuevo, utilice la sección ‘Ayuda’ en nuestro sitio Web.

Atentamente

Paco Neumann
funnyJet Atención al Cliente

***

Les adjunto copia de la denuncia interpuesta ante la Policía Española donde se recoge la situación de la desaparición de mi bolsa con una cámara Panasonic DMC-FZ20. De todos los emalis emitidos por mí y respondidos por ustedes, igualmente se ven las nulas actuaciones realizadas por funnyJet y de su falta total de interés por averiguar entre sus empleados directos o indirectos el destino de la bolsa con la cámara. No se trata sólo de la responsabilidad de algo que estaba en dependencias de funnyJet, sino de la desidia y falta de atención. El Sr. Paco Neumann quizás debería pasar este tema a alguien con más responsabilidad. De todas formas, si en 48 horas no dan contestación a mi reclamación, doy por terminado el asunto y que el tema pase al Juzgado.

***

Estimado Sr. Romero Rey:

Gracias por contactar con nosotros.

Lamentamos su disconformidad respecto a nuestro cometido y respetamos las acciones que a partir de este momento decida usted tomar.

Atentamente

Paco Neumann
funnyJet Atención al Cliente

***

Sigo insistiendo en la responsabilidad de funnyJet.

Les ruego que examinen detenidamente las ‘Condiciones de Transporte de Equipajes de funnyJet’ así como la normativa Internacional sobre Transporte Aéreo (equipaje de mano).

1.- Responsabilidad dentro de la aeronave.
2.- Responsabilidad del personal tanto directo como indirecto.
3.- Aunque invoquen ‘mi olvido’, solicité a la media hora la bolsa con la cámara.
4.- Responsabilidad de la inspección ocular de la Tripulación.
5.- Responsabilidad de la Compañía de Handling (limpieza).
6.- Aunque intenten invocar mi ‘corresponsabilidad’, mientras el objeto está en la aeronave es responsable la Empresa de Transporte, aunque hubiera sido sustraída por un tercero.
7.- Uds. tienen un seguro que cubre esta eventualidad.
8.- No han hecho nada más que sacar balones fuera. (Querer eximirse de su responsabilidad).
9.- No contestan a nada. Sólo dicen ‘I’m sorry’.

***

Estimado Sr. Romero Rey:

Gracias por contactar con nosotros.

Le rogamos que entienda que estamos ante una situación delicada y que puesto que usted nos hace responsables de la apropiación indebida de su cámara, para que el seguro cubra esta eventualidad, nos vemos obligados a solicitarle que nos demuestre usted que la cámara la olvidó en el avión y no en cualquier otro sitio exterior a la aeronave.

Le agradecemos una vez más que se haya puesto en contacto con nosotros y quedamos a su entera disposición para cualquier consulta adicional. En caso de necesitar nuestra ayuda de nuevo, utilice la sección ‘Ayuda’ en nuestro sitio Web.

Atentamente

Paco Neumann
funnyJet Atención al Cliente

***

Contesto a su pregunta: MUY FÁCIL. A la media hora de llegar el avión, estaba en Barajas, en el mostrador de funnyJet. Hablando con la Guardia Civil para entrar en la terminal e intentando que la tripulación o la compañía de Handling miraran en la aeronave por si seguía bajo el asiento. Nadie me hizo caso y me dijeron que la tripulación, si la encontraba, la entregaría a la mañana siguiente. La compañía de Handling, que se supone limpia la aeronave, no hizo ninguna gestión, y en ese momento se podría haber preguntado a los supuestos operarios.

A la mañana siguiente volví a Barajas a preguntar a la compañía y me dijeron que nadie había visto nada. Llevo 15 días en correspondencia con funnyJet con contestaciones, en muchos casos, que no tienen nada que ver, e insistiendo en que hiciera gestiones. Solamente cuando ustedes se han inhibido, les he hablado de ‘responsabilidades’. Hay una denuncia ante la Policía. ¿QUE DEMOSTRACIÓN MAS QUIEREN? ¿Se atreven a decir que estoy mintiendo? ¿No les parece suficiente para sustanciar una demanda ante los Tribunales?

***

Estimado Sr. Romero Rey:

Gracias por contactar con nosotros.

Lamentamos su disconformidad y sentimos su enfado. Sin embargo, sigue usted sin poder demostrar con pruebas contundentes —que no sean palabras, por favor— que esa dichosa cámara subió con usted en el avión. Por lo tanto, no hay nada más que nosotros podamos hacer en este caso. Convénzase.

Le agradecemos una vez más que se haya puesto en contacto con nosotros y quedamos a su entera disposición para cualquier consulta adicional. En caso de necesitar nuestra ayuda de nuevo, utilice la sección ‘Ayuda’ en nuestro sitio Web.

Atentamente

Paco Neumann
funnyJet Atención al Cliente

 

***

De todas las razones que les doy ¿Por qué no me contestan a nada? Les estoy dando las razones de la imputación de responsabilidad. Es el juego más tonto que he visto. Unas veces me dicen que no son responsables y otras cuando les doy razones… me dicen que consideran que el asunto está Solucionado. ¿Por qué piensan que la gente es estúpida?

A partir de ahora paso el asunto a un abogado para que establezca la oportuna demanda contra funnyJet, no sólo  por quedarse con mi cámara sino por la inhibición ante cualquier respuesta satisfactoria a la hora de intentar solucionar el problema. MIREN, LA CÁMARA ES LO DE MENOS. LO IMPORTANTE PARA MÍ ERAN LAS FOTOGRAFÍAS QUE HABÍA EN LA TARJETA.

Han sido Uds. los que han llevado la situación hasta este lugar. Espero encontrarles en los Tribunales (españoles, ‘of course’), ya que mis billetes fueron comprados en España, así como el incidente ocurrido en el Aeropuerto de Madrid Barajas.

Espero que toda nuestra correspondencia sirva para sustanciar la demanda.

And Mr. Newman: forget me.

Atentamente

Una historia de ficción que podría ser increíblemente real.

CONTINUARÁ…

NACIÓN LOW COST ya a la venta en Amazon siguiendo este enlace (compra desde Alemania)

NACIÓN LOW COST ya a la venta en Amazon siguiendo este enlace (compra desde España)

 

Comments

comments

Pin It

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>