NACION LOW COST portada por Machines Desirantes Buro novela sobre berlin compañia aerea low cost reclamaciones

Nación Low Cost, una historia de supervivencia

por • 24 octubre, 2012 • CULTURA, Imprescindibles, LiteraturaComentarios (0)2070

Por Daniel Zimmermann – Ediciones BA

Nación Low Cost es ante todo una historia de supervivencia. ¡Bienvenidos a la era low cost! Este libro surge de la experiencia del autor trabajando como agente de atención al cliente para una conocida compañía aérea low cost inglesa. El servicio era prestado a esta aerolínea a través de una de las filiales más rentables de un conocido grupo empresarial alemán en Potsdam (a unos 20 kilómetros al suroeste de Berlín), en régimen de subcontratación.

Nación Low Cost es una crítica feroz (desde dentro) contra estas empresas, contra los sistemas explotadores de contratación y subcontratación abaratacostes, contra las injusticias y precariedades del mercado laboral, contra el comportamiento de buena parte de los usuarios de la compañía y de los agentes que desempeñaban la labor insoportable de atender a clientes insatisfechos y groseros cada día. Nación Low Cost además supone un leve análisis del contagio global que implica el término low cost —concepto casi siempre peyorativo—, fácilmente trasladable a casi cualquier ámbito de la vida, no sólo a las aerolíneas, a la moda o a la comida.

Una rebaja y una degradación que afecta a casi todo, incluido las personas y su peculiar escala de valores en continuo proceso de devaluación. En contrapartida, se aportan paralelismos de todo lo que significa —un significado muy positivo al parecer del autor— vivir también en una ciudad de bajo coste: Berlín. En la historia, la ambivalencia es fundamental. Y no sólo respecto al término low cost.

Formato híbrido

Nación Low Cost tiene algo de novela, algo de crónica periodística, algo de diario, algo de retrato generacional, algo de crítica, algo de guía turística subversiva de Berlín, algo de microrrelato, algo de incoherencia –sin llegar a ser del todo nada de eso– y mucho humor. Formatos aparentemente dispares e irreconciliables que encuentran unidad en la historia que Daniel Zimmermann quería contar. No se trata de una historia convencional.

Todo surge mientras el autor trabajaba a tiempo parcial para la aerolínea mencionada. “Una compañera de trabajo me dijo en su día que ésta sería una manera atractiva de convertir una experiencia traumática y frustrante en algo interesante. Allí trabajé poco más de dos años, entre octubre de 2008 y diciembre de 2010. No sabía mucho alemán por aquel entonces y necesitaba el trabajo. Escribir esta historia fue para mí una especie de terapia”.

Nación Low Cost describe las experiencias de unos personajes principales desdibujados —superantihéroes— a través de un narrador impersonal, la mayoría de las veces mediante la primera persona del plural. El tiempo verbal es pasado con el fin de remarcar la sensación de atemporalidad. Se toma el glosario como estructura literaria de la obra.

Realidad ficcionada

En Nación Low Cost hay anécdotas, casos y personajes ficticios y también reales. Además incluye retratos grotescos de los muchos trabajadores que pasaron por la empresa. El glosario se compone de términos que sirvieron para destripar al mismo tiempo los entresijos de las empresas implicadas. De cómo nadie controla a fondo la desfachatez que caracteriza el trabajo de los agentes ni los despropósitos de estas empresas.

Cada letra del glosario —cada capítulo en realidad— comienza con una llamada y cierra con un correo electrónico tipo, los mismos que los agentes tenían que resolver a diario. Casi siempre casos sórdidos, entre ficticios y reales. O lo que es lo mismo: historias de ficción, increíblemente reales. El abecedario corresponde a la versión alemana del alfabeto fonético aeronáutico, el mismo que usaban los agentes todos los días, algo que también sirve de guiño a la capital alemana, sin duda, otro de los protagonistas de la historia.

Nación Low Cost es un reflejo de la condición humana. (en tanto que analiza la existencia y la conducta de agentes y usuarios), así como de la mala fe con la que se gestionan estas empresas. Un retrato generacional y al mismo tiempo también de Berlín, una ciudad fascinante que tiene carácter y muchas personalidades. El título –y a veces el contenido– conforman una especie de tributo a Elizabeth Wurtzel (Nación Prozac) que resume precisamente lo que el autor quería trasmitir.

NACIÓN LOW COST ya a la venta en Amazon siguiendo este enlace (compra desde Alemania)

NACIÓN LOW COST ya a la venta en Amazon siguiendo este enlace (compra desde España)

Redacción Berlín Amateurs © octubre 2012

Comments

comments

Pin It

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.