Murales socialistas, el arte urbano de la RDA

por • 9 marzo, 2022 • Alemania, Arquitectura, Artes Plásticas, HistoriaComentarios (0)1139

Desde finales de la década de 1940 y hasta 1989, en la República Democrática Alemana (RDA) había una forma oficial de arte: el realismo socialista. Este arte representaba la vida cotidiana de la ciudadanía, pero sobre todo los beneficios de vivir y trabajar en la Alemania Oriental.

El realismo socialista se impuso como estilo oficial en la Unión Soviética; en Berlín tuvo una fuerte presencia. No solo en cartelería y lienzos, sino que también se impuso en las calles a través de grandes murales. De esta manera nadie quedaba fuera de su intención propagandística. Estos murales socialistas estaban en las fachadas de multitud de edificios oficiales, además de en el exterior de viviendas, restaurantes o incluso estaciones de metro. La gente de Berlín, tan solo caminando por las calles, podía apreciar  de manera subliminal la siempre glorificada representación de los valores comunistas a través de este particular arte urbano.

Los murales socialistas solían incluir a personalidades de la política, además de a la clase obrera ondeando enormes banderas rojas, deportistas compitiendo, desfiles militares, importantes obras de ingeniería, cohetes espaciales, infancia uniformada y mujeres luchando o trabajando. Toda esta iconografía, que se iba repitiendo de mural en mural, era parte esencial de la propaganda.

Como capital de la antigua RDA, Berlín conserva un paisaje urbano lleno de murales socialistas que merecen la pena ser visitados. En este artículo exponemos una lista de los mejores murales socialistas que nadie debería perderse.

Un paseo espacial en la Casa de los viajes

 

Das Haus des Reisens (La casa de los viajes) es un edificio cercano a Alexanderplatz, construido en 1969. Albergaba la dirección de la Reisebüros der DDR (Agencia de Viajes de la RDA) y las oficinas de Interflug (la aerolínea estatal de Alemania Oriental). ¿Y qué mejor manera para hablar de viajes que diseñar un mural que plasmara uno? Aunque tratándose de la RDA el viaje narrado no podía ser una sencilla excursión familiar en tren. Lo que se cuenta a través de este mural es un viaje espacial.

Recordemos que quien ganó la carrera espacial durante la Guerra Fría fue la URRS lanzando al espacio primero el satélite Sputnik, después a la pobre perrita Laika y más tarde al primer ser humano: el astronauta soviético Yuri Gagarin. Para dejar bien claro tal poderío interestelar, se le encargó al artista Walter Womacka un relieve mural que hablara de ello. Así diseñó una obra en cobre titulada Der Mensch überwindet Zeit und Raum (El ser humano vence el tiempo y el espacio).

En el centro aparecen una mujer, un hombre, un cosmonauta, una brújula y varias palomas de la paz, un recurso muy socorrido en casi todos los murales socialistas. Si quien mira de frente el mural presta atención, verá que las tres personas se dirigen a la izquierda, donde se sitúa una réplica del satélite Sputnik. De manera indirecta, este mural socialista indica a dónde se deben dirigir siempre  los pasos y la mirada: a la izquierda.

Der Mensch überwindet Zeit und Raum (El ser humano vence el tiempo y el espacio)

Das Haus des Reisens

Un mural educativo en la Haus des Lehrers

A medio paso de Alexanderplatz se localiza el edificio del antiguo ministerio de Educación de la RDA, aún hoy conocido como Haus des Lehrers (Casa de los Maestros). Walter Womacka fue una vez más el encargado de realizar un mural decorativo. Este mural de mosaico se titula Unser Leben (Nuestra vida) y pretende reflejar los diferentes aspectos de la vida en la RDA relacionados con la educación.

La cara norte versa sobre la educación científica y tecnológica y la participación de la mujer en la educación y el trabajo. En el lado sur aparecen escenas de fraternidad entre etnias, la unión entre pueblo y ejército, la importancia de una infancia feliz y referencias al deporte. La cara este muestra la medicina, la ciencia, el progreso y la conquista del espacio; y la oeste la relación entre industria y arte. El mural está salpicado, cómo no, de palomas blancas de la paz y alguna que otra bandera roja.

Su aspecto naïf recuerda a las ilustraciones de los cuentos infantiles. Hoy en día este tipo de imágenes son consideradas retro, y quizás esto es lo que le ha concedido a este mural un puesto de honor en la lista de los lugares donde experimentar la Ostalgie.

Unser Leben (Nuestra vida)

Haus des Lehrers

Alexanderstr. 9, 10178 Berlín-Mitte

La Casa de la prensa y su mural oculto

En la Karl-Liebknecht-Str. esquina Memhardstr. se encuentra uno de los murales socialistas con una de las historias más curiosas. Obra del artista Willi Neubert, fue creado hace 50 años, aunque estuvo escondido más de tres décadas. Se titula Die Presse als Organisator (La prensa como organizadora), y decora la Haus des Berliner Verlages (Casa de la Editorial Berlinesa). Este edificio también es conocido como Pressehaus (Casa de la prensa) e incluía, asimismo, las oficinas del Berliner Zeitung y Berliner Kurier.

Willi Neubert se encargó de que sus imágenes hicieran mención a todo lo que gira en torno a la prensa. Con referencias al oficio de periodista y la fotografía de prensa pero también a sus aspectos más técnicos. También hay algunos guiños políticos como un retrato de Karl Marx, o una velada alusión a Rosa Luxemburgo. Y cómo no, una paloma de la paz sobrevolando a quienes se informan de la actualidad leyendo periódicos (manipulados por el gobierno, claro).

En el lugar donde se ubica el mural se encontraba el Pressecafe, una cafetería de decoración futurista. Cuando cayó el Muro de Berlín el Pressecafe cerró y el local fue ocupado por un asador llamado Escados Parrilla Grill. Así es como el mural acabó escondido tras el enorme (y feo) cartel del restaurante. No fue hasta noviembre de 2021 que no se rescató el mural intacto de debajo de los paneles, para deleite de quien ahora pase por allí.

Die Presse als Organisator (La prensa como organizadora)

Haus des Berliner Verlages / Pressehaus

Karl-Liebknecht-Str. 29, 10178 Berlín-Mitte

Un mural comunista en un edificio nazi

Uno de los pocos edificios de la era nazi que quedan intactos en Berlín esconde a medias uno de los murales socialistas más impactantes de la ciudad. Tras la guerra, la sede del antiguo ministerio de Aviación era de los pocos edificios burocráticos que seguía en pie, así que el nuevo gobierno de la RDA decidió usarlo para instalar su Casa de los Ministerios. Como el edificio, aunque intacto, era demasiado nazi, decidieron decorarlo con un mural que ensalzara los ideales comunistas. Así es como entre 1950 y 1952, el pintor alemán Max Lingner diseñó un mural de 18 metros de largo, en el lado del edificio que da a la Leipziger Str.

El mural se titula Aufbau der Republik (Construcción de la república) y está elaborado con azulejos pintados a mano. En él aparecen familias jóvenes y felices, mujeres ingenieras inclinadas sobre sus planos, gente trabajando en la colocación de vías de tren. También tractores, campesinado saludando y llevando gavillas de trigo, la Freie Deutsche Jugend (Juventud Libre Alemana) con sus uniformes azules y la infancia pionera con sus pañoletas al cuello. Todo el mundo marcha con banderas y los brazos en alto. Se ve asimismo la prosperidad en la industria y las viviendas, y la superioridad atlética en un estadio olímpico. Y justo en el centro, un joven obrero estrecha la mano de un jefe de partido de pelo cano. Son personajes felices ante un futuro brillante, representados como una gran familia feliz.

Irónicamente, un año después de su inauguración, la zona delantera del mural se convirtió en punto caliente de la Sublevación de 1953 en Alemania del Este, donde al menos (que se sepa) 55 personas fueron asesinadas por orden del gobierno. En el mismo lugar y con las mismas dimensiones del mural, con el tiempo se colocó una foto que homenajea a las víctimas de ese día (17 de junio de 1953). El bonito ideal enfrentado a la triste realidad.

Aufbau der Republik (Construcción de la república)

Platz des Volksaufstandes von 1953

Leipziger Str. 124, 10117, Berlín-Mitte

El Café Moscú, clase obrera y caviar

En la avenida más soviética de Berlín, la Karl-Marx-Allee, se levantó entre 1961 y 1964 un pequeño edificio que simbolizaba la hermandad entre la RDA y la Unión Soviética. Este edificio era el Cafe Moskau (Café Moscú). En él se podía disfrutar de bebidas y gastronomía típicas de la antigua URSS, comprar artesanía, así como bailar en alguna de sus animadas fiestas. También era un popular lugar de encuentro para actividades turbias relacionadas con el mercado negro y hot spot para espías durante la Guerra Fría. Al menos, eso dicen. Una réplica del satélite Sputnik aparece bien visible en su fachada, y también un gran mural que resume lo que significaba (sobre todo en aquel momento) la Unión Soviética.

Este mural lleva por título Aus dem Leben der Völker der Sowjetunion (De la vida de los pueblos de la Unión Soviética) y fue obra del artista Bert Heller. El mural está lleno de escenas pequeñas que reflejan las diferentes etnias y regiones que se unían bajo el enorme paraguas de la URSS, su agricultura, ganadería e industria. Así podemos apreciar en primer plano cómo un pescador sujeta un enorme esturión —suponemos cargado de caviar— o mujeres portando cebada, imaginamos que para elaborar vodka. Aparecen grandes infraestructuras como presas, puentes, grúas, gaseoductos (¡Ay, Crimea!) y edificaciones importantes, entre las que se pueden reconocer la catedral de San Basilio o el Kremlin.

Además, palomitas blancas, renos y personas dirigen sus pasos hacia la izquierda (el lado bueno), hacia algo que podría ser un cometa, pero que en realidad es (una vez más) el satélite Sputnik. Gran buque insignia de su superioridad tecnológica en aquel momento.

Aus dem Leben der Völker der Sowjetunion (De la vida de los pueblos de la Unión Soviética)

Cafe Moskau

Karl-Marx-Alle 34, 10178 Berlín-Mitte

Los murales socialistas de Marzahn

A mediados de los años setenta, y ante la falta de vivienda en Berlín, la cual todavía seguimos padeciendo, se decide levantar un gigantesco complejo de edificios prefabricados para dar solución a este problema. La nueva zona que se creó para edificarlos fue Marzahn, y el artista encargado de decorar los grises Plattenbauten fue una vez más Walter WomackaEn los números 40 y 45 del Marzahner Promenade, una calle peatonal de ese nuevo distrito, se encuentran dos murales socialistas titulados Arbeit für das Glück des Menschen (Trabajo para la felicidad humana) y Frieden (Paz), respectivamente.

Arbeit für das Glück des Menschen representa al pueblo trabajador, encarnado en la figura de un hombre en ropa de trabajo. Este obrero aparece como creador de arte y tecnología. Por eso está rodeado de artefactos culturales que simbolizan el arte, la literatura, la música o la arquitectura. Pero también aparecen las máquinas, la física y las ciencias que mueven la vida.

Frieden, el segundo de estos murales socialistas, tiene como eje central a una madre con su criatura. Están  en medio de la naturaleza, que figura armoniosa, primaveral y hermosa bajo la protección de la paloma de la paz. Sobre la imagen se superpone un rostro de mujer fusionado con el sol. Este mural de toques picassianos pretende ilustrar que una vida feliz, saludable y tranquila solo es posible en paz. Lo cual hoy por hoy, y visto lo visto, no deja de ser, cuanto menos, irónico.

Arbeit für das Glück des Menschen (Trabajo para la felicidad humana) y Frieden (Paz)

Marzahner Promenade 40/41 12679, Berlín-Marzahn

Otros murales socialistas que merecen ser conocidos

Muy cerca del Nikolaiviertel (Barrio de San Nicolás) y pegado al bonito puente de Jüngfernbrücke, hay otra obra de Womacka: Der Mensch, das Mass aller Dinge (El ser humano, la medida de todas las cosas). Bajo este título se encuentra un mural elaborado con planchas de cobre coloreado. Es una especie de Hombre de Vitruvio versión RDA.

En una pared junto al edificio del Computerspielemuseum en la Karl-Marx-Allee 34, nos topamos con otro colorido mural. Decoró durante mucho tiempo una de las paredes del antiguo Café Varsovia. Por eso vemos a una pareja de personajes que bailan entre flores y mariposas, luciendo el traje típico polaco.

Pero los murales socialistas no se disfrutan solamente en las calles. Si descendemos un poco bajo el nivel del suelo, también se pueden encontrar en algunas estaciones de metro. Es el caso de la estación de Magdalenenstrasse, donde hay una veintena de murales de azulejos creados por Wolfgang Frankenstein en 1986. Estos murales, de estética bastante deprimente y de estilo expresionista, narran la historia del movimiento obrero alemán, desde la Revolución de Marzo hasta la fundación de la RDA en 1949. Otros murales socialistas bajo tierra pero bastante más alegres son los que se hallan en la estación de metro de Tierpark. El artista Dagmar Glaser-Lauermann creó en 1973 un bonito mosaico de animales para ilustrar lo que se podía encontrar en el zoológico del lado comunista de Berlín.

Texto: Dácil Granados para Berlín Amateurs © febrero 2022. Fotos ©: Bergfels

Comments

Comentarios

Pin It

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

X