Martín Capatinta director lakino

«Berlín, octubre 2032»

por • 11 octubre, 2012 • Mi BerlínComentarios (0)3079

MARTÍN CAPATINTA

DEUDA

Hace 20 años que le prometí a Paco que escribiría sobre mi Berlín. Me ha costado mucho saltar al teclado para cumplir mi deuda… No me gusta mucho escribir y a veces suelo hacerlo cuando viajo en tren o en avión. He juntado diferentes notas sueltas. Bueno, aquí va.

LLEGUÉ

Hace 30 años, de Lima vía Milán. Con sólo pasaje de ida (después de esa experiencia, prometí intentar no volver a volar con Alitalia). Me imagino que siguiendo el mismo ritmo/idea/sensación de migrar que tuvieron mis padres al hacerlo de los Andes a la capital.

POR QUÉ

Por cosas de normales. Yo quería ir a España, pero me negaron la visa y por cosas de encuentros y el destino, me encontré con Mark, Arno y Susi en el Amazonas peruano. Y después de muchas historias me invitaron. Y aquí estoy. ¡Gracias España!

HEIMAT

Berlín es mi jato y me gusta pronunciarla con la boca llena, defenderla con la pierna en alto y grafitearla donde vaya. Sigo viviendo en Prenzlauer Berg y ya los hijos hace rato que nos han vuelto abuelos. Antes de mudarme definitivamente a esta ciudad, viví un año en Stuttgart y otro en Múnich. Estuve lo suficiente para saber que quería regresar y darle más ganas a mis proyectos y/o trabajos. Además, noté que Berlín estaba escandalosamente muy por debajo que el resto del país y que algún día tenía que nivelarse. Normal, el muro había caído 13 años antes de que yo llegara y mi Kiez, Helmholtzplatz, tenía aún ese tono gris crema RDA, con una película de polvo de años sobre sus paredes, la cual fueron removiendo poco a poco en estos 30 años.

“Me atrevo a profetizar –decía Vargas Llosa– que Berlín sucederá a París probablemente en los años venideros como la capital espiritual de Europa. No hay razón alguna para levantar las cejas: ese Berlín será, sin duda, más europeo que prusiano, cosmopolita, multicultural, y –pese a lo que digan los apocalípticos agoreros– democrático”.

COSAS ABSURDAS

No hay mal que dure cien años ni cuerpo que lo resista.

No podía creer que Lima fuera más cara que Berlín. En aquellas épocas, tener una propiedad aquí estaba al alcance de una persona de la nueva clase media de Perú. Lo mismo pasaba con la comida, los precios en los Penny Markt (y similares) eran y siguen siendo iguales en toda Alemania, pero el poder adquisitivo no lo era.

Aun así la cerveza costaba igual en un bar de Berlín que en uno de Múnich (¡vaya que si se bebe cerveza en un país donde hay 5.300 marcas!). Pero los que nos atendían en Múnich tenían un sueldo normal que en muchos barrios de Berlín se reducía a la mitad. Todo fue cambiando y ahora los sueldos casi no presentan diferencias.

“París es de ayer, Nueva York de hoy, Berlín del mañana”, escribió Lion Feuchtwanger en 1931.

EL CLIMA

Me siento afortunado porque en realidad no soporto mucho el verano y no le hago mucho caso al frío. En estos 30 años mis amigos se siguen quejando del clima, a lo que muchas veces ya hago oídos sordos. Nunca entendí ni entenderé por qué escoger una ciudad para mudarse donde no puedes soportar el frío y sufrir tanto. Varios amigos alemanes optaron por lo sano y se mudaron al sur de Francia; cada vez que los visito confirmo que decidieron bien.

En kilómetros a la redonda sólo agua y bosque (…) Aquí es como siempre fue”, sentenciaba Fontane en el siglo XIX. Lo mismo podría escribirse ahora.

PUNTOS DE ENCUENTROS

El Puente de Nordbahnhof

Sigo sin saber cómo se llama el puente, pero está al final del parque de Nordbahnhof. Su estructura imponente de metal oxidado me atrae a pararme sobre él y siempre en la mitad, recostarme y dejarme llevar por las historias. Muchas veces me he quedado dormido.

Grimm-Bibliothek

Si te gusta pelearte por un sitio, aguantar el calor, a veces la asfixia por la falta de oxigeno y soportar una multitud de ratones de biblioteca, te recomendaría ir durante el día. Pero si quieres disfrutar de un espacio increíble, sólo paz y sólo silencio; sentir la palabra VACÍO, entonces es mejor ir entre las 23:30h y las 24:00h. Un 90 por ciento de posibilidades de que estarás sol@ junto al personal de turno. Si te gusta el Taichí… [Andi]

Plötzensee

Tantas veces, de camino al aeropuerto de Tegel, quizá ignorabas que muy cerca se encuentra uno de los tantos lagos que hay en Berlín, que además tiene un Freibad y un cementerio [Birga].

Mauerweg

Cuando se conmemoraron los 20 años de la caída del muro, decidimos recorrerlo en bicicleta con unos amigos (Laura y Rafredy). Y documentarlo, pues todo el camino está señalizado con un muro imaginario. Lo sigo haciendo y sigo notando los cambios, tanto a la derecha como a la izquierda.

“Ningún amanecer en los montes, ningún atardecer en el mar puede hacer olvidar al que vivió de niño en Berlín el alba y la aurora sobre las hojas primaverales y otoñales de los árboles del canal”, escribió Franz Hessel sobre sus recuerdos junto al Landwehrkanal.

DIME QUÉ KARTOFELSALAT COMES Y TE DIRÉ QUÉ ALEMÁN ERES

Los alemanes siempre han sido tan cálidos y buena onda conmigo… Con una mano extendida para ayudar e integrarte a sus tribus. Y siempre he podido reconocer de dónde eran por el Kartoffelsalat. Creo que son los únicos amigos que sé que siempre estarán o quedarán. Muchos de mis amigos que no son alemanes ya no están: el frío, el idioma y la cultura. Una pena.

Martín Capatinta es director de Lakino, festival de cortos latinoamericanos que tiene lugar estos días en Berlín

 Martín Capatinta para Berlín Amateurs © octubre 2012

Comments

comments

Pin It

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.