Mariela Nagle mundo azul libreria española berlin

“Comparto el orgullo de ser turista en mi propia ciudad”

por • 5 junio, 2012 • Mi BerlínComentarios (0)2669

MARIELA NAGLE

Berlín tiene la virtud de hacerte sentir en casa desde el primer día. En las generaciones de intelectuales y artistas que han homenajeado sus calles, su imperfecto paisaje, su hostil estética, su escasa amabilidad, se advierte un orgullo innato en sentirse ciudadano temporal o permanente de la capital alemana. Comparto este orgullo.

Cuando llevo mis niños al colegio y atravieso Rosenthaler Platz, con sus ocho carriles laberínticos y ruidosos, su tráfico impaciente, sus “Imbiss” (almacenes) emanando aroma a kebab a las siete y media de la mañana, los vagabundos amaneciendo en el metro, el conductor del tranvía malhumorado por el caos peatonal…. y más allá, cruzando la Torstrasse, la perfección de Mitte, con sus habitués matutinos en los cafés de diseño, pretendiendo pasar desapercibidos, pero encantados de tomarse un auténtico café colombiano de marca italiana y su inseparable croissant parisina.

Orgullo de estar aquí por elección propia.

Cuando abro mi librería en Prenzlauer Berg, en la Choriner Str. 49, solitaria y alejada de los turistas de Kastanienallee, y me saluda Philip, el “Onkel Philip” desde la otra acera, desde su juguetería, un cult en Berlín, asentada en estos pagos desde hace quince años, cuando Prenzlauer Berg oscilaba entre los escombros y las maquetas arquitectónicas de los grandes inversores.

Compartir el orgullo de ser extranjera local.

Cuando llegan a mi librería los clientes vecinos, buscando libros de texto para las escuelas, o los ilustradores berlineses, buscando nuevas editoriales sofisticadas que publiquen sus obras, o los turistas buscando literatura infantil alemana independiente, o los padres españoles preguntando por nuevos estímulos para sus niños bilingües. Nuestros libros infantiles son una trampa para conocer a todo tipo de personajes berlineses, desde el más burgués hasta el que llegó por equivocación buscando la escuela Waldorf.

Orgullo de ser turista en mi propia ciudad.

Cuando me harto de mi barrio y me refugio encantada en la noche de Kottbusser Tor, en dirección al Würgeengel (Dresdener Str. 122), o en Schöneberg, el Victoria Bar (Potsdamer Str. 102), imperdible para el que no conoce esta ciudad. Cuando me apunto a la última muestra en el Bethanien, en el número 2 de Mariannenplatz, o recorro el mercadito de la Maybachufer, en Kreuzberg, los viernes.

Y encantada de recorrer sus alrededores, como el Kloster Chorin, a unos 60 kms de la ciudad, hacia el norte.

No hay receta ni guía turística para esto. Sólo sentirse cómodo, en casa, desde el primer día. Y dejarse llevar por las señales que no aparecen en las guías.

Mariela Nagle para Berlín Amateurs © junio 2012

 

Mariela Nagle es propietaria y promotora de la librería multilingüe Mundo Azul, especializada en literatura infantil y juvenil

 

www.mundoazul.de

Comments

comments

Pin It

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.