Alba Prat mi berlin recomendaciones moda ganadora h&m pasarela coleccion

“Mi vida ha dado un cambio que probablemente habría sido mucho más difícil si no hubiera estado en Berlín”

por • 28 junio, 2012 • Mi BerlínComentarios (0)3932

ALBA PRAT

Vivo en Berlín desde hace ya seis años. Escogí la ciudad, entre otros motivos, por ser la capital de la música electrónica. En esas épocas se me había pasado por la cabeza incluso ser dj y tenía Alemania mitificada, con sus clubes y fiestas underground. Por ser la ciudad de donde procede Kraftwerk, Düsseldorf era también otro mito, pero después de visitarla brevemente, la desmitifiqué. Con Berlín me pasó justo lo contrario.

Clubs de ayer y de hoy

Al principio, como todo era nuevo, me gustaba explorar cada club. En esos tiempos Prenzlauer Berg, donde todavía vivo, estaba de moda. Había muchas ofertas interesantes, como el Ballhaus Ost, una sala en la que antiguamente se mostraban obras de teatro, performances y danza, ahora reconvertida en espacio para fiestas, y el Club der Republik, un bar con música interesante y decoración muy retro, los dos en Pappelallee y los dos ya borrados del mapa.

También recuerdo el club Deep, en el sótano de una antigua fábrica de cerveza escondida detrás de un pequeño bosque en Prenzlauer Allee. Cuando entrabas en el edificio, tenías que bajar unas escaleras que parecía que nunca terminaban y de repente te encontrabas una puerta masiva. Justo detrás estaba el club. Especialmente recuerdo que había un árbol pintado de blanco en medio de la pista y, en una habitación contigua, un montón de camas en plan chill out. Para mí, que venía de Barcelona, donde todo se reducía a dos clubes, eso fue un shock.

Pero un shock mayor experimenté cuando entré en Berghain (Am Wriezener Bahnhof). Allí me quedé sin palabras. Ése era mi club, lo vi claro desde el principio. Nunca escuché música con un soundsystem como el suyo. Por primera vez fui capaz de mantener una conversación al lado del altavoz. Y el edificio, otra antigua fábrica, es el sitio ideal. El club conserva algunas de sus lámparas. Cuando vas a pedir a la barra, están justo encima de tu cabeza. Si pudiera me llevaba una a casa.

Lo que también me gusta de Berghain son sus horarios. Ahora ya me he acostumbrado, pero cada vez que le cuento a alguien que abre el sábado por la noche y cierra el lunes por la mañana, me doy cuenta otra vez que, realmente, esto no es normal. Sin embargo, es un muy buen plan para los domingos grises de invierno. Pasas el día allí y te vas tranquilamente a casa a una hora razonable. No estás forzando tu cuerpo a aguantar una larga noche y encima te ahorras el ver a todos los turistas de easyJet.

También tuve la suerte de vivir el momento Bar25. Toda una experiencia para la tarde/noche de los domingos, especialmente el circo y sus fiestas de aniversario donde te podías sumergir en confeti. Ahora lo han sustituido por el Katerholzig (Michaelkirchstr. 23), que no tiene nada que ver, por desgracia. Eso sí, las pizzas que sirven siguen estando igual de buenas. El cheff pertenece al restaurante del Katerholzig, sitio donde todavía no he estado, aunque todo el mundo me lo recomienda.

Pero en Berlín en verano, además de Berghain y Katerholzig, para mí, también existen los open airs (fiestas al aire libre). Si no recuerdo mal, uno de los primeros a los que fui estaba en Nalepastrasse, junto al edificio desde donde emitía la radio de la RDA. Se podía entrar al edificio, ya que allí se encontraba el baño. Y no sólo fuimos al baño, también hicimos un tour por sus instalaciones cuando era de noche. Parecía que nos habíamos transportado en el tiempo. Actualmente en el edificio hay estudios para músicos y se siguen haciendo open airs por la zona, pero se han comercializado hasta el punto de que han creado una playa artificial expresamente para la ocasión. El underground está desapareciendo lentamente.

Más que vida nocturna

Pero Berlín es mucho más que vida nocturna. De hecho, llegué siendo técnico de medio ambiente y ahora estoy terminando la licenciatura de diseño de moda en la Universität der Künste. Mi vida ha dado un cambio que probablemente habría sido mucho más difícil si no hubiera estado en Berlín, donde especialmente la vivienda todavía es barata en comparación con el resto de capitales europeas. El que te admitan en una universidad pública, significa que las cuotas a pagar son muy bajas: básicamente se paga el transporte público y a un precio módico.

Los estudiantes recibimos un ticket de seis meses para viajar en la red de transporte público, con bici incluida. Sí, la bici paga también; por ello me multaron en su día cuando todavía no era estudiante… Estudiar en alemán es duro, por más que te hayas sacado el Test DAF (condición indispensable para estudiar en Alemania). Pero me ha ayudado muchísimo a mejorar el idioma.

Deformación profesional

Debido a mis estudios, siempre estoy a la búsqueda de tejidos, materiales, botones, de todo un poco. Así voy descubriendo lentamente otros barrios que no sean Prenzlauer Berg, Kreuzberg, Neukölln, Mitte o Friedrichshain. Un gran descubrimiento fue Modulor (Prinzenstrasse 85), en Moritzplatz. Una tienda pensada inicialmente para arquitectos; allí podían encontrar todos los materiales necesarios para sus prototipos. Pero es que ahora hay de todo y más.

Hüco Stoffe (Lise-Meitner-Str. 7-9), en Mierendorfplatz, es mi tienda de tejidos favorita. Unos almacenes con infinidad de pasillos llenos de estanterías con tejidos, algunos son incluso restos de diseñadores de Milán y París. Hasta hace poco estaban todos mezclados y era muy caótico, pero desde hace unos meses los han clasificado y así da gusto buscar. El paraíso de los botones también existe: Paul Knopf, en Zossenerstrasse 10.

Cosas interesantes que hacer en Berlín

Cosas interesantes e inusuales que hacer en Berlín son las visitas guiadas por el búnquer de Gesundbrunnen (Berliner Unterwelten, Brunnenstraße 105). Ideal para cuando los padres están de visita, ya que el tour lo conducen en todos los idiomas. Menos histórico pero más divertido es el Laberinto de Karmanoia, dentro del club Zur Wilden Renate (Alt-Stralau 70). La entrada cuesta 10€, pero vale la pena porque puedes quedarte dentro tanto rato como quieras. Antes de entrar, lo ideal es tomarse una copa allí mismo mientras esperas tu turno. La atmósfera dentro del laberinto es una mezcla entre psicodélica e industrial, con música spooky de fondo.

Los restaurantes coreanos parece que están de moda, pero mi favorito sigue siendo uno pequeño y familiar en Pappelallee 84, Core. En Kastanienallee 49 está otro de mis preferidos, el W-Imbiss, donde sirven las mejores pizzas nan que he probado, especialmente la de olivada con rúcola y parmesano y la de salmón con caviar. Y, también ideal para las visitas es el restaurante alemán Schwarzwaldstuben, en Tucholskystraße 48 casi en la esquina con Linienstraße. Sirven comida del sur de Alemania (Maultaschen, Käsespätzle, Schnitzel…), pero de calidad.

Por más que en Kreuzberg estén apareciendo más y más tiendas hip de ropa y accesorios, mis favoritas siguen estando en Mitte. Acne ( Münzstraße 21), COS (Neue Schönhauser Straße 20), WoodWood (Rochstraße 4) y Filipa K (Alte Schönhauser Str. 11), marcas todas ellas escandinavas. Eso sí, los openings y eventos que organiza Voo Store (Oranienstr. 24) siempre son interesantes, aunque solo sea para observar a los fashionistas berlineses.

Hamburger Bahnhof (Invalidenstraße 50-51) -y sus exposiciones de arte contemporáneo-, es sin duda mi museo favorito de Berlín. Mi festival es la Transmediale, a principios de febrero, sobre arte y cultura digital. Paralelamente y durante la noche se celebra otro festival relacionado con la música, el Club Transmediale.

Mi nuevo spot favorito lo descubrí hace una semana. Se trata del pequeño lago (Teich en alemán) que hay dentro de Görlitzer Park. Después de años yendo y viniendo por este parque, todavía no entiendo cómo nunca me había dado cuenta de que al final, casi tocando a Treptower Park, hay un pequeño oasis.

www.albaprat.com

Alba Prat (Barcelona) es diseñadora de moda y reside en Berlín desde 2006

Alba Prat para Berlín Amateurs © junio 2012
© Fotos cortesía de Alba Prat/La foto de inicio luce un modelo de Alba Prat

Comments

comments

Pin It

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.