seggeluchbecken

Märkisches Viertel: masterplan urbanístico del Berlín de los años sesenta

por • 30 septiembre, 2016 • Aire libre, Arquitectura, Barrios, HistoriaComentarios (2)4647

Al principio fue concebido como un modelo visionario de ciudad del futuro. Una respuesta estatal a la situación de escasez de viviendas que asolaba a Berlín después de la Segunda Guerra Mundial. La zona de Wilhelmsruh se convirtió en Märkisches Viertel, desde 1999, barrio adscrito al distrito de Reinickendorf. Desarrollado al norte de Berlín como un lugar funcional habitable, este megaproyecto arquitectónico único fue un encargo que el Senado de Berlín confió en 1962 a los arquitectos Hans Christian Müller, Georg Heinrichs y Werner Düttmann para la configuración de un concepto urbanístico, un masterplán original para esta zona a través de la gestión de GESOBAU, sociedad estatal para la construcción de viviendas sociales.

Se quería construir en cinco años unas 13 000 viviendas que dieran cabida y hogar a unas 38 000 personas dotando a la ciudad de una parte nueva y moderna. La inversión se estimó en 0,5 millardos de marcos. Uno de los proyectos urbanísticos más ambiciosos de Alemania para aquella época. En 1974 se entregaron las llaves de las últimas 81 viviendas construidas en Senftenberger Ring. En este plan participaron 35 arquitectos alemanes y extranjeros de prestigio internacional como Oswald Mathias Ungers, René Gagès, Ernst Gisel, Sadrach Woods, quienes acuñaron la arquitectura de esta megaurbanización que 46 años después mantiene su vigencia.

El nuevo Berlín de la posguerra

El objetivo de los políticos era claro: los edificios sin luz ni alegría de los barrios centrales de Berlín oeste debían ser erradicados, el área habitable del norte de Berlín reordenada y llevada a cabo la construcción de una nueva parte de la ciudad que mostrase el espíritu arquitectónico de la época con ayuda de arquitectos y gestores de urbanismo público. En los primeros veinte años, las viviendas alcanzaron estándares de habitabilidad alto en modernidad y confort.

GESOBAU fue creada en 1959 por el senador de urbanismo de entonces, Rolf Schwedler, con el propósito de consolidarse como soporte de saneamiento urbanístico para Berlín oeste. GESOBAU se encargó de la edificación de Märkisches Viertel. Las obras se llevaron a cabo entre 1963 y 1974. Urbanizaciones de Berlín oeste parecidas a esta son Gropiusstadt (Neukölln) o Falkenhagener Feld (Spandau), y Marzahn o Hellersdorf, como centros urbanos equivalentes del extrarradio del este de Berlín. Fue en el verano de 1964 cuando se instalaron aquí los primeros inquilinos; cuando todavía esta ciudad satélite estaba en obras.

¿Planificación equivocada?

Aunque la grandeza arquitectónica, la silueta robusta y solemne de los edificios —más bien austeros— de 16 plantas de Märkisches Viertel se aprecia mejor desde el aire, desde la tierra, desde aquel mismo lugar, in situ, pronto quedó corrompida: Märkisches Viertel era visto como símbolo de planificación equivocada de un estado. Su mala reputación iba unida a una alarmante falta de agitación comercial. No había tiendas, ni restaurantes, ni escuelas, ni guarderías, ni bares, ni restaurantes. No contaba con infraestructuras secundarias esenciales para mantener la calidad de vida de tantos miles de habitantes.

Los nuevos inquilinos venían de casas antiguas (Altbau) del centro a los que les costó identificarse con la nueva imagen de sus casas, de su barrio, de su ciudad dormitorio sin estrenar. Con la implantación y auge de conexiones y nuevas infraestructuras, la mala imagen del barrio se fue difuminando. Se pulió. Hoy las conexiones de Märkisches Viertel con el resto de Berlín son fáciles y posibles gracias a los buses 121, 122, 124, 321, 325, X21, X33 y M21, a la línea U8 de metro y a la S1 (estación Wittenau) del S-Bahn, además de a la autopista A111. Conexiones que actualmente evitan la necesidad del, en otros tiempos tan necesario, coche.

Particularidades y exactitudes

Se le calcula un radio aproximado de unos dos kilómetros en una superficie de 3,2 kilómetros cuadrados. Una vez recorrido el perímetro, llama la atención la selección de colores usados con cierto criterio y armonía estéticos para ventanas y fachadas, si valoramos —y pretendemos erradicar al mismo tiempo— prejuicios asociados a un barrio de extrarradio. Se trata de una coordinación de colores contagiosa llevada a cabo por el artista Utz Kampmann entre 1966-1968.

Para ser precisos, para los amantes de la exactitud, Märkisches Viertel en realidad está compuesto de 16 916 viviendas (15 043 fueron construidas por GESOBAU y el resto por otros inversores). GESOBAU desarrolla desde 2008 la modernización energética de las viviendas con una inversión de 440 millones de euros prevista para los próximos ocho años. Se contempla el cambio de sistemas de calefacción y su distribución, nuevas instalaciones o renovación de cañerías. Se pretende reducir los costes de calefacción a más de la mitad.

Carencias y bienestar

Vivir aquí realmente no es más barato que en otros barrios: 805 euros (Warmmiete) es lo que piden por una casa de 75 metros cuadrados de dos habitaciones, o 525 euros por un estudio de casi 45 metros cuadrados. Ofrecen servicios de mudanzas y asesoramiento burocrático. Conviene saber que Märkisches Viertel (a través de la gestión de GESOBAU) dispone de un servicio de alquiler de doce pisos y apartamentos equipados para huéspedes y turistas: un piso para cuatro personas cuesta entre 50-60 euros por día; un apartamento para dos personas, 30-40 euros por día. Sin fianza.

Quien vive aquí no se muda, pregonan desde su Web… Märkisches Viertel no solo da un techo a sus más de 36 000 habitantes, sino también un hogar a familias, parejas y solteros. El eje circulatorio que domina este complejo residencial es Wilhelmsruher Damm, corazón del barrio. Aquí se encuentra el Einkaufscenter Märkisches Zentrum (desde el 2000). Peluquerías, médicos, tintorerías, restaurantes, tiendas de moda, droguerías, supermercados, librerías. ¿Quién necesita ir a Kudamm o al Alexa para ir de compras? Este barrio organiza además un mercado de productos frescos y textiles cada martes y sábado. Finsterwalder Str. y Dannenwalder Weg son otras avenidas centrales del vecindario.

Donde antes solo había desolación y quizá algo de esperanza, ahora encontramos canchas de tenis, pistas de squash, campos de fútbol, centros de comunidades evangélicas y católicas, zonas verdes y plácidas, plazas y parques de recreo para niños y jóvenes que no necesitan trasladarse a otros barrios para estudiar: pueden hacerlo aquí en veinte guarderías y escuelas primarias y secundarias. El tiempo libre para pequeños y mayores se puede invertir en actividades y eventos de la Hobbythek (desde 1991), en zonas de recreo como el centro Cultural Fontane-Haus (1990), en el parque Lübars o incluso en los dos lagos del norte: Mittelfeldbecken y Seggeluchbecken. Para que luego digan de Märkisches Viertel…

www.mein-maerkisches-viertel.de

Artículo de Paco Arteaga previamente publicado en CAI © Berlín Amateurs © enero 2012; revisado octubre 2016

Comments

comments

Pin It

Artículos relacionados

2 Responses to Märkisches Viertel: masterplan urbanístico del Berlín de los años sesenta

  1. Muy buenas!

    Me encantan los análisis urbanísticos, sobretodo de Berlin porque creo que es una ciudad realmente curiosa.

    Por mi relación personal con los llamados barrios dormitorio, Märkisches Viertel no me entra fácilmente por los ojos, pero me ha gustado tu manera de explicar su desarrollo, y me alegra que actualmente sea un sitio en el que vivir plenamente sin depender del centro.

    Nos vamos leyendo! 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.