Princess Nokia Lollapalloza 2019

Lollapalooza 2019, «brillos» y sombras

por • 10 septiembre, 2019 • Actualidad, Alemania, Festivales, FOTOGALERÍAS, Música, OCIO, WeekendComentarios (0)591

85 000 personas por día visitaron el festival Lollapalooza 2019. Con cabezas de cartel como Kings of Leon, Twenty One Pilots, Scooter o Martin Garrix, la filial norteamericana no defrauda y mantiene su liderato como festival pop internacional.

Por quinto año consecutivo Lollapalooza despliega sus encantos, esta vez, repitiendo en el Olympiastadion de Berlín y congregando a 170 000 personas durante todo el fin de semana.

Las estampas festivaleras se sucedieron a lo ancho y largo del Parque Olímpico: el clásico grupo de amigos, zigzagueando entre las últimas filas haciéndose un hueco para llegar “lo más cerca posible del escenario” antes de que empiece el concierto; las muecas de dolor de una joven mientras sujeta sobre sus hombros a su amiga del alma, que estalla de emoción; un rockero de vieja escuela con decenas de pulseras de otros festivales más oscuros, pero disfrutando de un concierto de folk suave… Todas estas escenas ganaban más puntos para Instagram a medida que las nubes o la ligera lluvia se iba desvaneciendo.

Sí, efectivamente, este festival nada tiene que ver con el Fusion, o el Melt! Desde luego no es la propuesta más “berlinesa”, pero ha conseguido ciertamente presentar un festival de altura. Y no solo en términos musicales y audiovisuales (calidad del sonido, ambiente escénico, soporte técnico); hay otros factores de la experiencia festivalera que superan con nota, como el acceso en transporte público, las fuentes de agua potable gratis, la cantidad de inodoros… En fin, esa serie de detalles, más relacionados con la primera fase de la pirámide de Maslow que con la de ser “cool”, pero que va sumando puntos.

Lollapalooza 2019: sábado

El sábado, la jornada empezó con el debate, como no podía ser de otra manera, de la ruta a seguir. Se acabó la discusión cuando descubrimos que llegábamos a tiempo de ver a Scooter en el Perry’s Stage. El grupo, liderado por H. P. Baxter, con su mítico sonido techno hardcore de los noventa levantó un particular baile melancólico en todo el público, que por cierto, era diverso en edad y cubría todo el césped del estadio del Herta. El partido se saldó con victoria local, y con su particular “Chimo Bayo” dando un recital, que ya se resistió el año pasado, y que fue una de las atracciones del festival.

Continuó la ruta a través del “escenario alternativo” (algo vacío) con la música de la cantante y compositora australiana Courtney Barnett. La artista, aclamada por la crítica internacional, y que se ha labrado reconocimientos en los Grammy o los Brit Awards, dispuso un concierto de tarde, a su estilo, como si estuviera cantando en la escalera de su rancho en Tasmania. Ciertamente hipnótico, de lo mejor del festival.

Casi sin tiempo para chequear si quedaban euros virtuales para otro refresquito, Twenty One Pilots ya hacía pruebas de sonido en el North Stage. Cayó la noche, Tyler Joseph se quitó la máscara, tocó todos los instrumentos posibles (entre ellos, ukelele y piano) y anunció que iba a ser padre junto a su mujer en el escenario. Por su parte, el batería Josh Dun cerró una actuación extraordinaria de principio a fin, acaparando gran parte de los planos de los visuales.

Para cerrar la jornada, los australianos Parcels, que “jugaban” en casa, dieron un recital de placer disco-pop con temas como «Tieduprightnow», «Gamesofluck» u «Overnight», este último producido por Daft Punk en 2017, para el deleite de la audiencia mas “bailonga”. La bola de espejos volvió a rotar sobre el cielo de Berlín.

Lollapalooza 2019: domingo

Durante la jornada del domingo, el tiempo dio una tregua y salió el sol. Hasta se pudo ver a las chicas y chicos del equipo de sincronizada en el Aquapalooza, andando sobre las aguas. Junto a Olli Schulz y Hozier, los conciertos más demandados por el público fueron cayendo a medida que atardecía en el Parque Olímpico. Comenzó Kraftklub, que se presentaron con su álbum Keine Nacht für Niemand. Entraron con mucha fuerza al South Stage, abarrotado de fans y medios. Hicieron saltar al público con su famoso tema “Ich will nicht nach Berlin” y su atractiva presencia encima del escenario.

Más tarde, quizás los conciertos más multitudinarios vinieron con Kings of Lion y Martin Garrix, pero lo cierto es que ninguno de los dos destacó especialmente. Del concierto de los Followill, un detalle que resultó muy interesante fue observar a la interprete que, mediante lenguaje de signos, traducía a escasos metros de los artistas y de una manera muy particular, baile incluido, la música de la banda.

Cerró el festival el concierto de hip-hop de 6lack en el Escenario Alternativo, balanceo de manos en alto, sonido de Atlanta y llamas de tres metros en el escenario incluidos. No podía acabar mejor la noche. O sí.

Texto: Menez. Fotos: Diego Aracil @ Berlín Amateurs, septiembre  2019

Comments

comments

Pin It

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.