Ingrid García Jonsson, la cara angelical del filme «Hermosa Juventud»

por • 30 noviembre, 2015 • Actualidad, Alemania, Cine, CULTURAComentarios (0)4447

El estreno en cines comerciales alemanes del largometraje español presentado en el SFFB 2015, Hermosa Juventud (Jaime Rosales, 2014) trae a la actriz protagonista Ingrid García Jonsson a la capital alemana para el preestreno de la película en el cine Moviemento el día 2 de diciembre. La cinta es distribuida por el Spanisches Filmfest Berlina partir del 3 de diciembre se puede ver en el Kino Central y del 5 de diciembre en b-ware!landenkino. Charlamos con esta joven promesa del cine español de la película y de su carrera.

La actriz hispano-sueca Ingrid García Jonsson (Skellefteå, Suecia, 1991) fue nominada a los Premios Goya 2014 como mejor actriz revelación por su papel en Hermosa Juventud –el film que nos ocupa–, que además le ha permitido cosechar otros diez premios y nominaciones en festivales españoles e internacionales.

Hermosa juventud es una película contemporánea centrado en el drama social español. Filme, marcado a la vez que difuso, protagonizado por dos jóvenes atractivos y veinteañeros cuyas vidas están lejos de ser precisamente atractivas. Jaime Rosales nos presenta a estos jóvenes enamorados que luchan por sobrevivir en los suburbios de Madrid. La precariedad laboral y sus limitados recursos les impiden avanzar como les gustaría. No tienen grandes ambiciones porque no tienen esperanza. Para ganar algo de dinero deciden rodar una película porno amateur. El nacimiento de su hija, será el principal motor de los cambios de ambos.

Berlín Amateurs: Bienvenida a Berlín. ¿Es tu primera vez en la ciudad?

Ingrid García Jonsson: Gracias, no, no es mi primera vez. Me encanta la ciudad, por eso aprovecho esta vez para quedarme varios días.

BA: Como sabrás, Berlín dispone de una vasta oferta cultural. ¿Piensas visitar algo durante tu estancia?

IGJ: Espero ir al Museo de Pérgamo y ver a Nefertiti. Pero lo que más me gusta de Berlín son sus calles y la vida que se puede hacer aquí. Espero estar de relax, aprovechar para leer guiones que tengo pendientes y visitar a amigos que viven aquí.

BA: Ingrid, has nacido en Suecia, pero toda tu filmografía se desarrolla en España. ¿Cuándo te mudaste?

IGJ: Al poco tiempo de nacer. Mi padre es español y ya tenía trabajo en España cuando yo nací. De todas formas, he estado volviendo “a casa” cada verano, así que me siento muy sueca también. Ojalá alguna vez tenga la oportunidad de trabajar allí porque me encantaría.

BA: ¿Cuándo decidiste ser actriz?

IGJ: No tengo ni idea, es una pregunta que me hacen muchas veces, pero no soy capaz de definir un momento exacto. Imagino que es algo que siempre ha estado latente, y al final los hechos me han traído hasta aquí.

BA: En 2009, parece ser tu inicio por la documentación encontrada, con 18 años participaste en la serie de televisión Con pelos en la lengua. ¿Es diferente trabajar para televisión que para cine?

IGJ: Empecé bastante antes, ya hacía teatro y algunos pinitos en televisión cuando tenía 14 años, mis padres no me daban la paga si no ordenaba la habitación, así que sabiendo que soy desordenada por naturaleza, me puse a trabajar bastante pronto y cuando vi la oportunidad de trabajar de lo que más me gustaba, no la desaproveché.

Creo que la línea entre cine y televisión cada vez se está haciendo más delgada en cuanto a trabajo se refiere, y al final, la base de un buen trabajo de interpretación es siempre la misma, ya sea en cine, televisión o incluso teatro. La mayor diferencia es quizá el público al que se llega; el de la televisión es masivo.

BA: A partir de 2013 comienzas a estar presente en dos o tres producciones al año: Ministro (V. Cerdán, 2013) o Ánimo valiente (J. Noa, 2014), —ambos cortos— y los largos Investigación policial (D. Aguirre, 2013) y Todos tus secretos (M. Bartual, 2014). Luego llega Hermosa Juventud. ¿Cómo fuiste escogida para el papel protagonista?

IGJ: Hubo un proceso de casting y tras pasar varias pruebas, Jaime decidió que yo era la persona indicada. Siento no poder explicarte más de ese proceso, supongo que Jaime o Ana y Patricia, las directoras de casting, pueden explicarte más detalladamente cómo fue, yo solo hice lo que me pidieron.

BA: ¿Cómo describirías la experiencia de trabajar con un cineasta tan consolidado como Jaime Rosales?

IGJ: Lo mejor y lo peor que me ha pasado laboralmente hablando. Aprendí muchísimo de él, pero ahora, mis estándares son muy altos, no puedo evitar comparar el rodaje de Hermosa Juventud con otros que he tenido después. Jaime es un muy buen director de actores, tiene muy claro lo que quiere y sabe tocar las teclas necesarias para conseguirlo. Además no tiene miedo de ir más allá, siempre exige el máximo nivel que puedas dar.

BA: Hermosa Juventud te supuso la nominación a los Goya. ¿Cómo se siente el estar en estos premios?

IGJ: Uno siempre fantasea con estar nominado a los Goya o a los Óscar, y la verdad es que cuando estás inmerso en la vorágine de premios, todo pasa tan deprisa y hay un ritmo de trabajo tan apabullante –mucha prensa y eventos, cosas a las que yo no estaba acostumbrada– que al final, no lo vives en primera persona, es como estar en un mundo paralelo. Pero fue muy divertido, la verdad. Estoy muy agradecida a la Academia de Cine por haberme regalado ese mes de enero tan intenso.

BA: Además, la película fue presentada en el Festival de Cannes en 2014, cuarta vez para el director; para ti, supongo la primera. ¿Cómo fue la experiencia de participar en uno de los festivales más importantes del mundo?

IGJ: Cuando estás dentro del festival, lo ves de otra manera. En realidad, vas a trabajar, no a pasearte por la croisette con vestidos glamurosos. Además, tengo que reconocer que estaba un tanto asustada, no quería hacer nada «mal” y no me relajé. Ahora me he dado cuenta de que la mejor manera de hacer las cosas es siendo uno mismo y estando tranquilo, pero en Cannes no quise que nadie se diera cuenta de que era una actriz recién llegada. Desde que llegué no vi el momento de volver a casa; ahora lo echo de menos. Pero creo que todo el mundo tiene una sensación parecida con ese festival.

BA: El tema de la película cuenta con una premisa que hemos visto antes en filmes de Larry Clark (Kids, 1995) o Gus Van Sant (Mi Idaho Privado, 1991), y que puede compararse a Hermosa Juventud por el sinsentido de sus dos héroes abandonados. ¿Has visto estas películas?

IGJ: La verdad es que no he visto ninguna, no te puedo decir. En cuanto tenga tiempo las veo y te doy mi opinión. Eres la primera persona que me trae esos ejemplos, qué curioso.

BA: Tanto tú como tu pareja —interpretada por Carlos Rodríguez— sois el corazón de la narrativa. Los planos de vuestros hermosos rostros y cuerpos iluminan los monótonos suburbios de Madrid. Tu actuación rebosa naturalidad. ¿Cómo preparaste tu papel?

IGJ: Confié en Jaime, en Carlos y en mí. Todos dimos el cien por cien. Leímos un poco el guion antes de empezar y ensayamos algunas escenas, pero es una película con los diálogos improvisados, nunca sabíamos realmente qué iba a pasar. Natalia es un personaje que se fue creando a medida que íbamos rodando. Sí te puedo decir que me inspiré en amigas y en personas conocidas que sabía que estaban pasando por una situación parecida. No es un tema que me quede muy alejado.

BA: Ya has mencionado algo de esto, pero me gustaría una respuesta más amplia. ¿Cómo es la dirección de actores de Rosales? ¿Está todo pautado? ¿Es muy exigente?

IGJ: Sí, es muy exigente. Creo que se ve en la película, todos los actores están muy bien. Pero luego te da libertad en escena para hacer lo que tú sientas. Se preocupa por crear el mejor entorno de trabajo posible para los actores, que no siempre es el más agradable, si no el que él considera que va a ayudar mejor a la interpretación.

BA: También los diálogos y las situaciones son creíbles, nada resulta gratuito o suena a impostura. Tú que tienes más o menos la misma edad de los protagonistas, ¿te parecen tan acertados como a mí?

IGJ: Claro, creo que a pesar de ser una historia ficcionada hay situaciones reales muy parecidas.

BA: ¿Cuánto duró el rodaje?

IGJ: Cinco semanas en Madrid y aproximadamente tres días en Hamburgo para hacer toda la parte de las fotos.

BA: En el filme se ve a Natalia (tu papel) y Carlos (tu pareja) aburridos, cansados, sin perspectivas, con una tristeza asfixiante y contagiosa. ¿Es así la juventud española?

IGJ: No toda, pero sí que hay una parte que tiene esa sensación de que la cosa no va a mejorar. Ser joven en España ahora mismo es bastante complicado. Lo que funcionaba para nuestros padres no funciona para nosotros y tenemos que abrirnos camino de nuevas formas. El problema es que no todos disponemos de las herramientas.

BA: En la película, Carlos trabaja por diez euros el día que hay suerte, y por 300 cuando decidís protagonizar un video de porno casero. ¿Cuál es tu posición ante el prodigado uso del sexo en la red?

IGJ: Como todo lo que está en internet, si quieres lo consumes y si no quieres, no. No tengo nada en contra de la pornografía siempre y cuando las personas que se dediquen a ello lo hagan de motu proprio.

BA: Rosales utiliza con originalidad el uso exhaustivo que hacen las personas jóvenes de las nuevas tecnologías para incluirlo en la trama de la película (mensajes, chats, sesiones de videoconferencia) y narrar lo que ha ocurrido con sus vidas con el paso del tiempo. ¿Dependen los jóvenes tanto de la tecnología como muestra la película?

IGJ: No me gusta generalizar, digo yo que habrá de todo. Se habla de “los jóvenes” como si fuera un ente único y creo que somos un grupo bastante heterogéneo. Yo reconozco que uso muchísimo más el teléfono de lo que me gustaría, y paso muchas horas muertas en las redes sociales, pero me estoy quitando…

BA: Retratar vidas mediocres y sin interés es arriesgado y complejo, ya que existe el peligro de que el público desconecte por indiferencia o pereza al ver un panorama tan poco atractivo ante sus ojos. ¿Cómo has observado tú la reacción del público en los diferentes contextos donde se ha presentado la película, España, Francia (Cannes), etc.?

IGJ: No me parece que la vida de Carlos y Natalia sea carente de interés. Creo que genera debate y hace reflexionar a la gente. Es una lástima que alguien opine que personas sin recursos son mediocres o poco interesantes, la verdad. La peli se ha presentado en España, Francia, México, Brasil, Portugal, Londres… Y en los Q&A en los que he estado las preguntas y las opiniones están siendo similares. Supongo que en el fondo, todos estamos hechos de lo mismo.

BA: No me refiero a los recursos económicos sino a las aptitudes… En cualquier caso, ese axioma de “querer es poder” me parece que actualmente se ha convertido en algo que ya no está en nuestras manos. Incluso si quieres, no puedes, no hay salida y genera desesperación. ¿Es así de precario el mundo del cine también?

IGJ: Creo que ahora laboralmente todo es complicado, al menos en España. Imagino que lo que hay que hacer es “completar” el axioma: “Querer y currar muchísimo es poder”. Soy una persona positiva. El cine está experimentando muchos cambios, y yo llevo relativamente poco trabajando en esto. Además, lo conocí ya en época de crisis; quizá en unos años pueda responderte mejor a esta pregunta.

BA: La película llega a Alemania en un momento clave, donde miles de jóvenes españoles se encuentran desplazados debido a la crisis. Existen pocas soluciones viables más allá de la explotación o de la expatriación. ¿Qué opinas tú?

IGJ: Que ojalá hubiera más soluciones. Pero bueno, quedarse parado en casa no es una opción, es con el movimiento con lo que podemos generar el cambio. Espero que aprendamos algo de esta situación e intentemos no repetirla en el futuro.

BA: El mensaje del filme –si es que lo hay– para ti sería: ¿esperanza?, ¿desasosiego?, ¿”no-future” –mensaje nihilista de los punk en los ochenta–?

IGJ: Creo que es una película abierta a interpretaciones y está muy bien que cada uno tenga la suya propia. Yo todavía soy incapaz de ver esta película con objetividad, estoy más pendiente de mi trabajo que del mensaje que transmite.

BA: Para finalizar, ¿hay un antes y un después de tu participación en Hermosa Juventud?

Claro, por supuesto, un amigo me dijo una vez: “No te involucres en películas si estas no te van a cambiar la vida”. Y lo llevo a rajatabla.

Hermosa juventud: preestreno con la presencia de Ingrid Garcia Jonsson el miércoles 2 de diciembre en el cine Moviemento a las 20 horas y en programación –también con la presencia de Ingrid– a partir del día 3 de diciembre en el Kino Central Mitte y del 5 de diciembre en B-WARE! LADENKINO en Friedrichshain.

www.facebook.com/events/891694070915034

Entrevista: María Muñoz para Berlín Amateurs © diciembre 2015

Comments

comments

Pin It

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.