The job of my life: Programa de formación profesional para jóvenes europeos en Alemania

por • 20 enero, 2014 • Actualidad, Alemania, Berlín Práctico, BERLÍN PRÁCTICOComentarios (0)7145

Para contrarrestar la escasez de trabajadores cualificados en Alemania y la elevada tasa de desempleo juvenil en Europa, el Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales alemán fomenta desde principios de 2013 la movilidad de los jóvenes profesionales desempleados en la Unión Europea a través de un programa especial: MobiPro-UE (nombre oficial del programa)/The job of my life (gancho comercial). Ante todo, sus aspirantes deberán ser ciudadanos comunitarios europeos y tener entre 18 y 35 años (que se amplía hasta los 40 en lo que se refiere al ámbito de personal sanitario), estudios primarios concluidos, figurar como desempleado en el país de origen y decantarse por una de las profesiones u oficios en los que Alemania requiera personal.

Por supuesto es necesario aprender alemán si se desconoce el idioma, para lo cual el programa ofrece financiación de cursos en el país de origen (hasta dos meses y 1.700 euros en gastos o un máximo de 170 cases de 45 minutos cada una), o bien la subvención de cursos de idioma en Alemania como parte de la preparación para los cursos de formación profesional, o la financiación de cursos de idioma durante las prácticas o la formación profesional.

A partir de enero de 2014, la escuela de idiomas Iberika con diferentes sedes en Berlín se ocupará de promocionar el programa MobiPro en España y Portugal. «Hay dos proyectos en marcha. Nuestras escuelas o agencias asociadas en España se encargan de reclutar jóvenes que participen en los programas de formación profesional o de inserción en el mundo laboral. Los participantes asisten a cursos de alemán en su país de origen y continúan el curso una vez instalados en Alemania. Todos los cursos están subvencionados a través de la Agencia Federal de Empleo alemana», explica Idoia Martínez, directoria de Iberika.

Cada aspirante se compromete a mejorar su conocimiento del idioma alemán al entrar en el programa, «pero sobre todo se compromete a completar la formación profesional o a tomar su puesto de trabajo en Alemania», subraya. La Agencia de Empleo facilita un listado de empresas que ofrecen vacantes, ya sea como puestos laborales o como puestos de formación como aprendices.

«El mayor problema que observo es sobre todo respecto al programa de formación profesional. Los participantes tienen demasiados problemas para seguir las horas teóricas porque su base de alemán es aún muy baja». Desde su punto de vista, la formación profesional dual alemana, en la que los estudiantes son formados en las aulas y en las empresas simultáneamente mientras ganan un sueldo, es indiscutiblemente mucho más efectiva que la puramente teórica que se imparte en España, «y según tengo entendido se está trabajando ya en una posible implementación, no solo en España, sino en Europa en general. Sin embargo, el programa MobiPro pretende atraer jóvenes europeos al mercado laboral alemán, no creo que España en este momento necesite un programa similar».

ZAV, organismo mediador para trabajadores extranjeros

El programa MobiPro está financiado por el Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales alemán, cuenta con los servicios del ZAV (centro de mediación y servicio de colocación internacional de la Agencia de Trabajo alemana) y EURES como socio mediador europeo en la búsqueda de aspirantes idóneos. Existen en este momento unos 350 programas de formación profesional en Alemania a los que los solicitantes pueden aspirar en ámbitos como gastronomía, hostelería, odontología u óptica, sin obviar ocupaciones técnicas o sanitarias.

El ZAV es el órgano encargado de implementar este programa; es este centro el que acepta o rechaza la financiación para cada solicitud. «ZAV se encarga de la mediación en la adjudicación de vacantes para realizar este tipo de formación profesional. Nuestro proceso de reclutamiento para el próximo año escolar ya está en marcha en este momento», aclara la Dra. Beate Raabe, responsable de prensa y marketing del ZAV. Los cursos de formación profesional dual 2014 comienzan en agosto-septiembre.

Sin embargo, se critica desde ciertas agencias de mediación laboral que los empresarios alemanes son reacios a contratar a personal extranjero. “Los empleadores están interesados en los aprendices. Hasta el momento ellos saben que pueden contratar a aspirantes procedentes de Alemania. Si no encuentran aspirantes en el país (por ejemplo, debido al cambio demográfico), comenzarán a probar nuevas fórmulas como contratar a solicitantes extranjeros. Se trata de un proceso escalonado”, recalca.

La política de financiamiento de este programa incluye: servicios de apoyo a los gastos de subsistencia durante las prácticas de preparación para la formación (hasta tres meses). La dotación mensual asciende como máximo a 818 euros en concepto de remuneración durante esas prácticas preparatorias. Una vez iniciada la formación, se reembolsarían los gastos de dos viajes de ida y vuelta cada año escolar por una cantidad de 200 euros en distancias no superiores a 500 kilómetros, y de 300 euros si se sobrepasaran. MobiPro también cubriría gastos de mudanza (hasta 890 euros). Se ofrece además asesoramiento durante las prácticas y periodo de formación profesional, así como apoyo pedagógico. A la cuantía máxima de 818 euros se añadirían 130 euros en concepto de subsidio infantil si los participantes tuvieran hijos.

El ZAV propició en 2013 que casi 1.200 profesionales procedentes de países europeos encontraran una actividad de formación adecuada a su perfil en Alemania. Según un comunicado de este organismo del 20 de diciembre de 2013, más de 400 jóvenes procedentes de países de la UE encontraron una plaza como aprendiz en formación profesional en Alemania gracias a la mediación del ZAV. «Por primera vez, se ha llevado a cabo el servicio de mediación en puestos de aprendices. Nos hemos adentrado con éxito en nuevos horizontes», resumía Monika Varnhagen, directora del ZAV, el balance anual.

Este órgano estatal se ha sorprendido del gran interés que los jóvenes europeos han mostrado por el sistema de formación profesional dual en Alemania, a pesar de que este método que permite al mismo tiempo la práctica de una profesión en la empresa y el aprendizaje teórico de un oficio en la academia de formación profesional es prácticamente desconocido en la mayoría de países europeos, donde los estudiantes simplemente asisten a cursos de formación en centros especializados.

Balance anual 2013

En comparación con otros países europeos, el mercado laboral alemán registró en 2013 tasas de desempleo bajas y numerosas ofertas de trabajo. Es por eso que Alemania se perfila como destino ideal para los migrantes extranjeros. Aproximadamente el 30 por ciento de los solicitantes que han sido contratados gracias a los servicios de mediación del ZAV, así como la mayoría de los interesados en el programa de movilidad laboral europeo MobiPro eran españoles. Sin embargo, el resto de países del sur de Europa ha tenido muy poca representación en las cifras. Casi la mitad procedía del este de Europa, sobre todo de Bulgaria, Rumania y Polonia, según fuentes del propio organismo.

La mediación del ZAV está condicionada o se orienta hacia las necesidades de los empleadores alemanes. Los profesionales de los sectores sanitario y médico representaron una cuarta parte del personal cualificado en el que intervino el ZAV, mientras que un 10 por ciento eran ingenieros. Los interesados en programas de formación profesional se centraron principalmente en ocupaciones técnicas, en la industria de la alimentación o de la construcción. Debido al gran interés que hoteles y restaurantes depositaron en jóvenes aprendices, muchos inmigrantes solicitaron un curso de formación en este ámbito.

Formación dual alemana

Algunos expertos achacan las bajas tasas de paro de países como Alemania, Holanda, Austria o Suiza al sistema de formación dual basado en la simultaneidad del estudio y el trabajo cobrando un sueldo que generalmente oscila entre los 500-800 euros mensuales, mientras se cotiza en la seguridad social. Al mismo tiempo que las empresas forman a sus aprendices de acuerdo con sus necesidades, los jóvenes adquieren experiencia a través de un empleo de prácticas remunerado. Este sistema de aprendizaje dual combina 3-4 días de trabajo en la empresa con unas 8-12 horas de clases cada semana. Para acceder a esta formación profesional se requiere algunos estudios primarios finalizados, aunque no certificación académica.

Alemania parece ser el paradigma de este sistema de enseñanza. En este país la formación profesional no está mal vista como sucede por ejemplo en España, donde prevalecen los estudios universitarios. Es posible acceder a este programa de formación –que dura entre dos y tres años y medio– a partir de los 16 años. Según datos facilitados por la Agencia de Empleo, el 78 por ciento de los jóvenes es contratado al finalizar este programa financiado por el gobierno alemán y las empresas.

www.thejobofmylife.de (información en inglés y alemán)
www.iberika.de

Artículo de Paco Arteaga publicado en CAI en enero de 2014 ©

Comments

comments

Pin It

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.