HKW - Bauhaus Imaginista Berlin 2019

Exposición Bauhaus Imaginista en HKW

por • 3 abril, 2019 • Actualidad, Arquitectura, Artes Plásticas, CULTURA, De díaComentarios (0)2930

El pasado 15 de marzo se inauguró la exposición «Bauhaus Imaginista» en HKW. Se puede visitar hasta el 10 de junio y, a la espera de la gran exposición sobre la Bauhaus que tendrá lugar en la Berlinische Galerie en septiembre (debido a las obras de ampliación del museo Bauhaus Archiv de Berlín), es una de las muestras más completas de las que tendrán lugar en la capital alemana dentro de la celebración del centenario de la Bauhaus.

Para quien no conozca HKW y el tipo de exposiciones que se realizan en esta institución, comencemos aclarando que son exposiciones muy densas, con mucho y muy complejo contenido, llegando a resultar crípticas para los no iniciados en los temas que tratan. En este caso, es de agradecer que muchas de las obras y objetos presentados tengan un fuerte aspecto formal (son obras plásticas u objetos de diseño) lo que hace más amena la visita.

La exposición forma parte de un proyecto itinerante más amplio también llamado Bauhaus Imaginista y que ha pasado ya por varios países en forma de exposición y de workshops. La muestra se divide en cuatro capítulos: el primero «Corresponding With», el segundo «Learning From», el tercero «Moving Away» y el cuarto y último, «Still Undead», asociados cada uno a una obra.

Es importante remarcar que desde la presentación ya se deja claro que es una exposición pensada desde lo contemporáneo. Tanto los temas planteados como la forma de hacerlo corresponden a inquietudes y temas muy actuales del mundo del arte y, en especial, de un modelo muy contemporáneo de comisariado.

Still Undead

La primera sala que nos encontramos corresponde al cuarto capítulo, «Still Undead», y quizás por ser la única parte de la exposición que se exhibe por primera vez, nos encontramos con todas las virtudes y defectos que se repetirán en el resto de la muestra.

Desde el comienzo nos topamos con una curiosa paradoja, levantada en el hall del edificio de forma temporal, es un ejemplo de construcción totalmente opuesto al pensamiento de la Bauhaus. La entrada a la sala, bajo una curiosa forma de arco de medio punto en una enorme falsa pared, choca con la filosofía racionalista de diseño de la Bauhaus.

El propio display expositivo del interior también parece precario, temporal y, en cierto sentido, azaroso. Resulta chocante este conflicto entre contenido y continente. Muchas de las obras presentadas, sin embargo, son maravillosas. La sala entera parte del aparato de luz y color de Kurt Schwerdtfeger para presentar su discurso. La conexión con otras películas experimentales de maestros de la escuela como las de László Moholy-Nagy o Kurt Kranz que se exponen en la sala es un acierto. Más circunstanciales y cogidas por los pelos parecen otras conexiones, y esto es algo que nos encontraremos a menudo en el resto de salas.

Piezas muy interesantes y rotundas que parecen dialogar de forma automática, incluidos libros y fotografías documentales, y otras piezas que parecen introducidas más por el gusto del comisario que por una relación real con la Bauhaus, a pesar de las justificaciones.

Corresponding With

En la entreplanta del edificio nos encontramos una pequeña sala que alberga el capítulo «Corresponding With», en el que el contenido parece mejor adaptado a su entorno, quizás por tratarse de un cubo blanco, y también más acertado en el desarrollo de su discurso.

Las obras, los elementos expuestos, se adaptan al espacio de una manera más natural y es, sin duda, la más redonda de las cuatro exposiciones. Parte del Manifiesto de la Bauhaus, de Walter Gropius, que predice que en el futuro «no habrá diferencias esenciales entre un artista y un artesano», y nos muestra otras escuelas en la India y Japón que compartían esta filosofía. Mención especial merecen los cuadernos de los estudiantes de Paul Klee, una auténtica delicia visual.

La última y gran sala expositiva nos produce cierta sensación de mareo al entrar, cuando sospechamos que todas las obras que tenemos delante vienen acompañadas de largos textos que contextualizan la experiencia. Está dividida en dos; empieza por «Moving Away» y continúa con «Learning From».

Moving Away

«Moving Away» parte del collage de Marcel Breuer A Bauhaus film: five years long, publicado en el primer número de la revista Bauhaus, en 1926, y realiza un estudio de los debates que se dieron en el movimiento alrededor del concepto de diseño, mostrándonos escuelas de diseño que fueron apareciendo en diversas partes del mundo.

Learning From

En «Learning From» se parte de un dibujo de Paul Klee, llamado Teppich, de una alfombra marroquí para hablar de la relación del diseño moderno occidental con el diseño y artesanía de otras culturas.

Es curioso que tengamos una sensación tan multicultural después de visitar estas salas cuando una de las críticas más acidas que se podría hacer a una institución histórica tan interesante e influyente como la Bauhaus es ser la culpable de que a día de hoy veamos el mismo tipo de construcciones en Madrid, Shangái, Colombia y Berlín. Parece que esta reflexión no cuadraba en ninguno de los puntos planteados.

A pesar de los pequeños peros, es una exposición muy recomendable para visitar con tiempo y tranquilidad. Aunque en algunos puntos la Bauhaus parece ser una simple excusa para desarrollar temas que no tienen una conexión con la institución, resulta gratificante contemplar y leer lo que la muestra en sí nos propone.

Bauhaus Imaginista | Hasta el 10 de junio 2019 en Haus der Kulturen der Welt (HKW)

John-Foster-Dulles-Allee 10, 10557 Berlín

www.bauhaus-imaginista.org

Rubén González Escudero para Berlín Amateurs © abril 2019

Comments

comments

Pin It

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.