Excursiones en Berlín y alrededores. 10 lugares para conectar con la naturaleza

Excursiones en Berlín y alrededores. 10 lugares para conectar con la naturaleza

por • 23 octubre, 2020 • Actualidad, Aire libre, Alemania, De día, Escapadas, Lugares abandonadosComentarios (0)1215

En otoño, aunque no lo parezca, todavía hay muchas cosas que ver y hacer en Berlín y alrededores. Hasta que irrumpa el frío invierno, no hay excusa para no salir de casa y disfrutar del espectáculo de colores y paisajes que nos brinda la naturaleza.

Para que el mood casero cambie, hemos seleccionado 10 fantásticas excursiones en Berlín y alrededores para conectar con la naturaleza.

Subir a Grunewaldturm, la torre de Grunewald

En medio del bosque de Grunewald, muy por encima de la orilla del río Havel, se encuentra la colina llamada Karslsberg. Sobre ella está la Torre Grunewald (Grunewaldturm), una estructura de ladrillo rojo que se erige como una joya arquitectónica inesperada en medio de los árboles.

La torre tiene 55 metros de altura y cuenta con un mirador al que se accede subiendo 200 escalones. Desde allí se obtiene una maravillosa vista panorámica del río, el bosque y, en días despejados, se puede contemplar hasta la ciudad de Potsdam. Sin duda, una de nuestras excursiones en Berlín favoritas.

Además, al pie de la torre los visitantes pueden disfrutar de delicias culinarias típicamente alemanas en un restaurante con terraza.

Grunewaldturm

Havelchaussee 61, (14193 Berlín-Grunewald)

Horario: de lunes a domingo de 10 a 22 horas
Entrada: 3 euros

Explorar la vida salvaje en el Schorfheide Wildlife Park

El Schorfheide Wildlife Park se encuentra al norte de Berlín, en la región de Schorfheide-Chorin. En él es posible observar en plena naturaleza a linces, ciervos, nutrias y lobos. También especies no locales como bisontes, alces y caballos Przewalski.

El parque entero cubre un área de alrededor de cien hectáreas, de las cuales siete kilómetros se pueden recorrer a través de senderos a pie o en bicicleta. Allí hay, asimismo, variedad de actividades como un gran parque infantil, una casa para visitantes, restaurante y un pequeño poblado con espacio para fogatas. Además, incluye un parque de escalada en medio de la naturaleza. Una de las excursiones en Berlín perfectas para toda la familia.

Schorfheide Wildlife Park

Prenzlauer Str. 16, (16224 Brandenburgo-Schorfheide)


Horario: todos los días de 9 a 19 horas
Precio: entrada hasta las 17 horas, 7 euros; tarifa reducida, 4,5 euros
www.wildpark-schorfheide.de

Excursión de un día a Spreewald

Spreewald, es probablemente la zona que más relación guarda con los pepinos de toda Alemania, y está muy cerca de Berlín. Desde Hauptbahnhof, estación central de Berlín, se puede tomar el tren regional a Lübben o Lübbenau y en tan solo una hora llegar a un mundo completamente diferente. Es muy sencillo planificar una excursión de un día hasta allí, y al llegar, alquilar una canoa.

El plan es remar, parar a tomar una cerveza, remar, parar a tomar otra cerveza, y después de varias, ya será el momento de regresar a Berlín. Entre el remar y las cervezas se puede también parar en cualquiera de las innumerables tiendas de souvenirs que salpican el recorrido para las canoas y que están dedicadas al pepino, con conservas típicas de la zona y venta de pepinos frescos al peso.

Pero no solo de pepinos vive el excursionista en el Spreewald, allí también es posible ir en busca de hierbas aromáticas y medicinales. En Spreewaldkräuter se encuentra más información sobre las plantas y hierbas que crecen en la región.

Descubrir los secretos de la Isla de los Pavos

La Isla de los Pavos (Pfaueninsel) se llama así por algo. Es una isla, y por ella campan a sus anchas un montón de pavos reales. Se trata de una pequeña porción de tierra, apenas un kilómetro cuadrado, declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Se encuentra en el río Havel, en el distrito de Wannsee en un área protegida por ser zona de cría y paso de aves migratorias. Para llegar a ella no hay ningún puente, sino un pequeño ferry que cruza el río y en menos de diez minutos ya has llegado.

El recorrido por la isla se puede realizar a pie o en bicicleta. Aquí entrarás en contacto directo con la naturaleza. Además de los árboles, hay jaulas con aves de diferentes tipos, pequeñas casas y edificaciones antiguas que datan de la época de Federico Guillermo II de Prusia. La mayoría de estas construcciones fueron regalos a su amante Guillermina de Lichtenau. Podemos considerar la visita a la Pfaueninsel una de las excursiones en Berlín y alrededores más románticas.

En la propia isla hay una cafetería y espacio reservado para hacer picnic. También existe un fantástico restaurante en el camino de llegada, junto al muelle del ferry.

Pfaueninsel

Pfaueninselchausee 100 (14109, Berlín-Wansee)

El ticket normal para poder usar el mini ferry cuesta 4,oo euros. Se puede comprar allí o por anticipado a través de su página web.

Caminar por el páramo Tegeler Fliess

El Tegeler Fliess serpentea al norte de Berlín a través de un increíble paisaje pantanoso. Toda la zona es una reserva natural y para visitarla hay que desplazarse hasta Reinickendorf. Este área se ha convertido en hábitat para infinidad de especies animales en peligro de extinción. Con un poco de suerte, observarás perdices, castores, nutrias, martines pescadores y ¡búfalos de agua! Por supuesto, también un montón de sapos y ranas. Se puede disfrutar de ellos todo el año, menos los búfalos que los retiran de noviembre hasta abril, para que pasen a resguardo el invierno.

Este enclave es particularmente impresionante cuando acaba de llover, ya que gran parte de sus prados se inundan. La excursión hasta allí no engendra peligro aunque la zona esté inundada, ya que hay varias pasarelas de madera para vislumbrar el paisaje y no molestar ni a la flora ni a la fauna. Discurrir por a este lugar es de las excursiones en Berlín que no se pueden pasar por alto.

Rodar por una duna en Baumberge

¿Quién hubiera pensado que también se podían encontrar dunas de arena en Berlín? Yo desde luego no, ¡pero haberlas, haylas! En la zona protegida de Tegeler Forst (también en Reinickerdorf) se encuentra un paisaje de dunas llamado Baumberge.

La duna más grande tiene 30 metros de altura, y su creación se relaciona con la Segunda Guerra Mundial. Tras la debacle en esta zona los aliados hacían maniobras militares, lo cual rompió la capa de humus del suelo. Como consecuencia dejaron de crecer los árboles y la arena lo fue acaparando todo hasta crear estas dunas inesperadas en un entorno que no les corresponde.

La vegetación actual es propia de terrenos arenosos, así es posible encontrar brezal, erica, tojo peludo, juncia de arena y salsifí, esta última en peligro de extinción. También árboles como pinos, robles albar y robles ingleses. Sin duda, esta es de las excursiones en Berlín más sorprendentes.

Abrazar a Dicke Marie

Dicke Marie (la gorda Marie) es el nombre de la habitante más vieja de Berlín. La edad exacta no se sabe con exactitud y tampoco hay manera de preguntarle y que conteste, aunque se estima que tiene aproximadamente 900 años. Pero ¿quién es Dicke Marie? Pues nada más y nada menos que el árbol más antiguo de Berlín. Un grueso roble de 26 metros de altura —más antiguo aún que la propia ciudad— que se encuentra en el bosque de Tegel. A pocos minutos caminando desde el puente del puerto de Tegel, para ser exactos.

Los que le pusieron el nombre fueron los ilustrísimos hermanos Wilhelm y Alexander von Humboldt. Las contorneadas y generosas formas del roble les recordaban a Marie, su cocinera, y en honor a ella es así como bautizaron este árbol.

Admirar las esculturas de piedra en el bosque de Bucher Forst

El Bucher Forst, con su más de 250 hectáreas, es un bosque que se extiende desde el distrito de Pankow (Berlín), hasta el de Barnim (Brandeburgo). En él se puede caminar por cómodos senderos entre viejas hayas, robles y alisos de hasta 150 años. Además, hay extensiones de prados y estanques naturales con carpas y anfibios. Todo el espacio también está lleno de plataformas de observación de aves acuáticas.

Pero lo que más llama la atención de este bosque es la zona denominada Rieselfeldern, en la cual se montó una exposición de esculturas al aire libre, la «Steine ohne Grenzen» (Piedras sin fronteras). De esta exposición quedaron unas 120 esculturas en piedra situadas a lo largo de la excursión entre los árboles y justo sobre la frontera entre Berlín y Brandeburgo.

Paseo entre trenes y naturaleza en Schöneberger Südgelände

Cuando el sol todavía regala a Berlín días luminosos, aunque haga frío, el parque de Schöneberger Südgelände se torna especialmente romántico. En la antigua playa de maniobras de la vieja estación de trenes de Tempelhof todo quedó abandonado y en desuso. Fue pasando el tiempo y en ese lugar la naturaleza se abrió paso sobre los restos de infraestructuras, vías y maquinaria.

Hoy en día es uno de los parques más singulares de la ciudad. El bosque espontáneo que fue creciendo sobre aquella playa de maniobras se puede visitar e invita a descubrir sus espacios casi fantasmales. Se caracteriza por ser una fascinante mezcla entre naturaleza, reliquias ferroviarias y arte urbano. El parque es perfecto para llevar una manta gruesa y hacer un pícnic, pero también cuenta con un café con terraza.

Natur-Park Schöneberger Südgelände

Prellerweg 47-49 (12157, Berlín-Schöneberg)

Horario: de lunes a domingo de 9 horas hasta el anochecer
Entrada: 1 euro. Menores de 14 años entran gratis

Baum & Zeit: caminar entre las copas de los árboles en Beelitz

En Beelitz hay dos cosas interesantes: un antiguo hospital abandonado y una pasarela a 23 metros de altura que serpentea entre las copas de los árboles. En 2015 se abrió de nuevo el lugar que hoy en día se conoce como Baumkronenpfand Beelitz.

Allí se han recuperado las antiguas instalaciones del hospital para recibir visitas y levantado una torre con pasarelas que recorren el bosque que las rodea. Como las pasarelas caminan entre las copas de los árboles es un plan estupendo para observarlos de cerca y admirar en ellos los cambios de las estaciones. Desde la parte alta de la torre es increíble comprobar hasta dónde llega la vista.

El lugar está acondicionado para acceder a pie, en silla de ruedas y carritos de bebé. Es una de las excursiones en Berlín y alrededores mejor adaptadas para todo tipo de públicos. También hay varias áreas descanso y puestos de comida y cafetería.

Baumkronenpfand Beelitz

Beelitz Str. a Fichtenwalde 13, (14547 – Beelitz-Heilstätten)
Para conocer horarios y precios, sigue este enlace.

Dácil Granados para Berlín Amateurs © octubre 2020

Comments

comments

Pin It

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

X