Crónicas maricas #15: La historia de Dandara

por • 24 junio, 2019 • Actualidad, Crónicas maricas, Historia, ImprescindiblesComentarios (2)1086

Dandara nació hace 42 años en un cuerpo equivocado. Ella no escogió su identidad sexual al libre albedrío, ni tampoco estaba enferma como muchos pensaban. Simplemente nació en el cuerpo incorrecto… Sus genitales no se correspondían con su género sentido. Su identidad de género era diferente al sexo que se le asignó al nacer. Nació así. Como el que nace rubio, moreno o pelirrojo. Un capricho de la naturaleza que ella no eligió. Es lo que le tocó en la carambola de la vida.

Todo hubiese sido más sencillo para Dandara si se hubiese negado a sí misma. Si hubiese decidido continuar con el nombre de varón que el cura le dio el día de su bautizo y ser una infeliz el resto de su vida. Un camino sin duda más fácil, en el que no habría tenido que soportar las burlas diarias de la gente de su pueblo. Sus miradas indiscretas. Sus comentarios. Sus insultos. En definitiva, su ignorancia. Una ignorancia que le provocó un sufrimiento evitable. Pues Dandara fue golpeada y torturada. Murió de un disparo en la cabeza. Sus agresores, no saciados con su muerte, se dedicaron a apedrear su cabeza post mortem. Su cuerpo, como si se tratara de un animal, acabó apilado en una carretilla.

Algo parecido le ocurrió a Hande Kader, activista trans famosa por haberse enfrentado a la policía en la marcha del orgullo gay de Estambul de 2015. Fue quemada viva. Su cuerpo fue hallado en una cuneta, violado y mutilado. Se estima que desde el 2008, unas 2000 personas homosexuales y transgénero han sido asesinadas en Turquía.

A Claudia Vera, famosa activista LGTBI peruana, la asesinaron a balazos. Y a Luiza Mouraria, a la que después de asesinar, descuartizaron y lanzaron al mar. Y a Princesa… a la que mataron a palazos en un huerto de naranjos de Castellón de la Plana en marzo de este mismo año. Esta es la realidad en 2019. Cada 48 horas muere una persona trans en el mundo víctima de la ignorancia de otros, y estos son solo los datos que se conocen… ¿Qué crímenes cometieron Dandara, Hande, Claudia, Luiza o Princesa? ¿Existir?

Según el Ministerio del Interior, la orientación sexual y la identidad de género es el motivo que más delitos de odio provocan en España. 629 casos fueron registrados en 2017, y se estima que solo el 20 % de estos fueron denunciados. Los datos resultan alarmantes pues únicamente entre el periodo 2016-2017 los casos aumentaron en más de un 35 %.

Delitos de odio que, por desgracia, crecen exponencialmente con la intolerancia que muchos partidos políticos de extrema derecha predican actualmente. Esos mismos que dicen que el colectivo trans exige privilegios que a otros no se les da. ¿Qué privilegios? ¿El de vivir? ¿El de ser feliz? ¿El de no ser señalada por la calle? Su odio mata a las personas.

Es necesario derribar las barreras de la identidad con una cultura y educación abierta e inclusiva para evitar casos como el de Dandara, Luiza o Princesa. Debemos educar a los niños en el respeto, la igualdad y la tolerancia para evitar que el discurso del odio campe a sus anchas. Para ello, es imprescindible legislar para poner en práctica programas de normalización y visibilidad de la diversidad afectivo sexual y la identidad de género en las aulas, que nos garanticen en el futuro una sociedad inclusiva y justa, donde todas las personas puedan vivir y convivir con libertad, igualdad y afecto.

Mientras se siga discriminando, agrediendo y asesinando a la gente por su condición sexual en el mundo, estará más que justificado salir el 27 de julio a la calle a manifestarse de forma pacífica en Berlín. Por Dandara, Luiza y Princesa. Porque la vida no es blanco o negro. Porque todo el mundo tiene el derecho a vivir y a ser feliz. Porque la ignorancia mata.

El colectivo de gáis y lesbianas tiene una deuda pendiente con el colectivo trans. Saquemos la bandera rosa, azul y blanca a la calle estos meses. Que nos vean. Exijamos más visibilidad TRANS. Hagámoslo por Claudia y por Hande. Hagámoslo por las que no tienen nombre.

La vida es a todo color. Defendámosla contra los intolerantes.

Pepe Müller para Berlin Amateurs © junio 2019
Este texto fue publicado parcialmente en el periódico de Santa Pola en junio 2019

Comments

comments

Pin It

Artículos relacionados

2 Responses to Crónicas maricas #15: La historia de Dandara

  1. Avatar Pablo dice:

    La sexualidad y el conocimiento de tu cuerpo deberia ser asignatura en la ESO junto con higiene publica y social. Pero si los maestros son los primeros ignorantes del tema, y las directrices gubernamentales apuntan a mantener la ignorancia de los teenagers???

    • Avatar Pepe Müller dice:

      Hola Pablo,

      por eso es necesario aprobar una legislación que permita poner en marcha programas de normalización y visibilidad de la diversidad afectivo sexual y la identidad de género en las aulas. Ensenyar respeto. Normalizar lo que es normal.

      Gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.