mejor aceite de oliva en aleman

Cómo conseguir el mejor aceite de oliva en Berlín (y Alemania)

por • 8 agosto, 2019 • Alemania, Berlín Práctico, Gastronomía & Alimentación, ShoppingComentarios (0)1234

Los amantes del AOVE están de enhorabuena, está disponible en Alemania una selección del mejor aceite de oliva virgen extra producido en su totalidad en las sierras de Jaén. Aceites Hacienda San Felipe “AHSF” es una productora con más de noventa años de experiencia, cuyo aceite se envía directamente desde sus fincas en España a cualquier rincón de Alemania.

El aceite de oliva virgen extra (AOVE) es una parte fundamental e insustituible de la famosa dieta mediterránea y algo que los españoles en Alemania echan constantemente de menos. Hace siglos los pueblos del Mediterráneo ya producían y consumían aceite de oliva de manera cotidiana, y junto con el pan y el vino, el aceite de oliva formaba parte de este trío de alimentos tan básicos y casi-casi esenciales.

De las tierras de olivos centenarios de Aceites Hacienda San Felipe “AHSF” salen algunos de los mejores aceites de oliva a nivel internacional y gracias a las nuevas tecnologías ofrecen no solo buena calidad sino saber hacer, experiencia y tradición. Por todo ello, la prestigiosa revista gastronómica y de viajes Der Feinschmecker seleccionó su Aceite de Oliva Virgen Extra Gourmet como uno de los mejores del mundo. Así que, sí, comprar un buen aceite desde Kreuzberg, cocinar con AOVE en Moabit o degustar aceite de oliva extra de auténtico gourmet en las tostadas de tu desayuno en Neukölln, es posible.

Berlín Amateurs tuvo la oportunidad de charlar con Miguel Ángel Amezcua, español al frente de la marca, quien amablemente nos contestó algunas preguntas sobre su aventura en Alemania y el mundo del aceite de oliva en general:

BA: ¿Cómo es posible que siendo España el mayor productor de aceite de oliva del mundo haya tantos alemanes que solo conozcan el aceite italiano o griego?

Miguel Ángel Amezcua: Jaén es la mayor productora del mundo de aceite de recolección y de calidad, con muchísima diferencia. Jaén produce un 90 % del global y un 10 % los demás países. Desafortunadamente es una realidad que no se representa en estadísticas reales de la prensa internacional, ya que no interesa.

Pero bueno, es un hecho que debemos aceptar. La explicación a la pregunta es simple, las fábricas de Jaén han vendido desde el siglo XIX el producto origen a granel, en cisternas, y los países que han sabido comercializar y vender el producto son los que se han llevado la fama del nombre y como resultado se conoce más el aceite italiano que el español. Italia compra el 95 % del aceite de oliva de Jaén a granel, se lo llevan desde Jaén a sus envasadoras y lo transforman en producto italiano. Pero procede de Jaén.

Los empresarios que descendemos de productores de aceite de oliva estamos saliendo a vender nosotros mismos nuestro producto a los mercados internacionales, y cada vez vendemos menos aceite de oliva a granel a los países que compran mucho volumen. En estos momentos, según las estadísticas, ya somos reconocidos a nivel mundial, pues estamos comercializando nuestros productos que fabricamos nosotros con nuestras propias marcas producto de Jaén.

BA: ¿De dónde surge la idea de traer Aceites San Felipe a Alemania “AHSF” y qué dificultades habéis encontrado en el proceso?

MAA: Es una historia tan increíble como cierta. Somos dos hermanos: Miguel Ángel y Juan Diego y desde siempre nos hemos dedicado a la agricultura del olivar, ya que nuestros antepasados se dedicaban a la producción de aceite de oliva en Jaén. Como la mayoría de productores, vendíamos a granel a compañías de otros países y no nos complicábamos la vida. Pero llegó un momento clave en nuestra comercialización al mercado internacional.

Mi hermano estudió fotografía en Barcelona pero al tiempo, cogió la maleta e inició una aventura en la capital alemana. Al llegar empezó a trabajar en la Puerta de Brandeburgo disfrazado de muñeco con su gran amigo Ronald para que los visitantes se fotografiasen con él. Poco a poco, los más allegados empezaron a preguntar si podíamos traer un poco de aceite de oliva del que nosotros fabricábamos en España. Mi hermano me llamó y decidí enviar unas cuantas cajas para sus amigos de Berlín.

Ese fue un momento clave para el inicio de la exportación de AOVE. En unos meses tuvo tanto éxito que cada vez reclamaban más nuestro aceite, y solo por el boca a boca. Tanto sus allegados como amigos de amigos, que vieron que el producto era riquísimo y con muy buenos precios en comparación a los que se estaban vendiendo en aquel momento.

Poco a poco empezamos a vender a particulares, ir a restaurantes, pequeñas tiendas, pequeños supermercados… Hasta que una persona apostó por mí y empezó el éxito rotundo de la compañía, la empresa de José de Spanische Quelle. Después de doce años trabajando duro, estoy orgulloso de contar con más de 400 clientes consolidados en Berlín y en muchas regiones de Alemania. También exportamos a otros países fuera de Europa como en EE. UU., China, Corea del Sur…

BA: ¿Hay algún restaurante en Berlín que use o haya pedido su aceite?

MAA: Sí. Estamos en los mejores restaurantes, hoteles y supermercados. Por citar algunos: Restaurante Txokoa Tapas Neukölln, Wine & Waters OHG, Goldhorn‐Beefclub

BA: ¿Qué supone para vosotros el contacto directo con el consumidor sin necesidad de intermediarios?

MAA: Hay que diferenciar los servicios que ofrecemos, los de mis representantes en Berlín o los de las distribuidoras, todos importantes ya que realizan una labor muy valiosa y productiva. Pero también queremos llegar al pequeño consumidor, a domicilios particulares, y ofrecer un servicio que nadie está llevando a cabo en ninguna ciudad: llevar nuestro aceite de oliva a cualquier hogar de Berlín.

BA: De la amplia selección que ofrecéis, ¿cuál es el producto estrella?

MAA: Todos nuestros productos son de gran calidad, pero cómo no, queremos destacar nuestro aceite único en el mundo, fruto del olivo de la variedad Picual. Es un aceite obtenido directamente de aceituna mediante procedimientos mecánicos naturales. De esta manera se produce un zumo natural que conserva el sabor, aroma y características del fruto del que procede. Se recolecta en el mes de octubre, cuando más se aprecia su sabor. Es un aceite frutado, fragante con notas positivas de amargo, picante y astringente.

Aceites Hacienda San Felipe trabaja para promover la cultura del AOVE y al mismo tiempo generar la apertura de nuevos canales de distribución lo cual facilita la adquisición de sus productos incluso en Berlín. Cuentan con una web y línea de WhatsApp donde comprar sus riquísimos aceites, como por ejemplo una garrafa de 5 litros por 36 euros o una caja de tres unidades por 102 euros. Oro líquido desde la almazara hasta nuestras mesas berlinesas.

Aceites Hacienda San Felipe “AHSF”

Pedidos a domicilio vía WhatsApp +49 176 21031971

www.aceitessanfelipe.com

Comments

comments

Pin It

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.