Cité Foch - Centro comercial abandonado © Aida Bresoli

Centro comercial abandonado: la muerte del capitalismo

por • 27 mayo, 2015 • Aire libre, Arquitectura, Historia, Lugares abandonados, OCIOComentarios (1)4575

Let’s go to the mall! es la canción de How I met your mother que se me ha enganchado de camino al centro comercial. El Cité Foch empezó siendo una zona residencial para los soldados franceses que se mudaron a Berlín después de la Segunda Guerra Mundial. El barrio consta de 785 viviendas, ochenta edificios, entre ellos escuelas, iglesia, piscina y un centro comercial.

Con la unificación alemana los franceses dijeron Au revoir y la zona quedó a la espera de nuevos habitantes. El centro comercial Cité Foch fue adquirido por un inversor sueco que decidió reutilizarlo conjuntamente con compañías como Aldi, Kaufland y el gimnasio Elixia, además de un cine, tiendas y un Getränkemarkt –que no falte–.

Poco queda de todo eso. Salvo una montaña de facturas y televisores hechos pedazos, la vegetación ha tomado el centro y lo ha convertido en uno de los escenarios apocalípticos tan comunes en Berlín. En el gimnasio, el musgo ha tomado la moqueta y todos los espejos de la zona de baile están rotos, deseando mala suerte a los que lo hicieron. Justo en la entrada hay un agujero desde el que se puede ver lo que era el parking; al caminar se oye crujir los cristales. La guardería se encuentra al lado del gimnasio y aún queda un mural en la pared para los más pequeños. En una de las ventanas, hay un cartel donde puede leerse Neueröffnung (nueva apertura): una ironía rodeada de escombros.

Nunca me han gustado los centros comerciales, pero este tiene un no sé qué especial. No me importaría irme de compras al Cité Foch; mucho mejor que el Mall de Berlín. Es una pena que este sitio tan peculiar ya tenga fecha de caducidad: a finales de este año lo derruirán para construir, a ver quién lo adivina… ¡apartamentos! Lamentablemente, el destino de la mayoría de edificios abandonados que hemos visitado.

Aviso: Últimamente hay mucha vigilancia policial alrededor del centro comercial, así que mejor esperar un tiempo antes de visitarlo

Equipo:

– Amigos para ir de compras y tomar un helado
– Linterna
– Carrito de la compra

* Para que estos lugares perduren en el tiempo, se recomienda tener prudencia –algunos edificios abandonados están muy deteriorados– y discreción si en la zona hay vecinos, y por supuesto no causar daños al lugar, así más gente podrá disfrutar de ellos. Además en ocasiones hay personan viviendo en estos lugares, por lo que recomendamos igualmente prudencia y respeto para evitar problemas.

Comments

comments

Pin It

Artículos relacionados

One Response to Centro comercial abandonado: la muerte del capitalismo

  1. Susana dice:

    oh ¡me muero de ganas de ir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.