Castillos en Alemania - Neuschwanstein ruta excursion

Cinco castillos en Alemania para transportarte a otra época

por • 6 marzo, 2020 • Aire libre, Alemania, Historia, OCIOComentarios (0)269

Con marzo ya a la vuelta de la esquina la primavera está cada vez más cerca, y con ella temperaturas más suaves y agradables que invitan a planear alguna que otra escapadita. No cabe duda de que Alemania cuenta con espacios de increíble belleza, tanto urbanos como naturales. Como yo os hemos hablado alguna que otra vez de lugares singulares que visitar tanto si vivís en Alemania como si llegáis al país germano de visita, hoy queremos centrarnos en uno de los grandes atractivos de esta región del mundo: los castillos.

Estas construcciones encuentran en Alemania su máximo esplendor, e invitan a todo aquel que las visita a transportarse a otra época. Recorrer sus pasillos empedrados, conocer las habitaciones que antaño ocuparon nobles y reyes o visitar salas en las que se tomaron decisiones que marcaron un antes y un después en la historia de Europa es una experiencia única que todos deberíamos vivir al menos una vez. De hecho, tal es su importancia a nivel turístico que incluso existe una ruta oficial que cuenta con más de 70 fortalezas a lo largo de un recorrido de más de 1000 kilómetros.

Si sois unos amantes de la historia y queréis viajar por unas horas al pasado, no dejéis de visitar alguno de estos castillos. Os aseguramos que el viaje merecerá la pena:

Castillo de Neuschwanstein

Es, sin duda, el castillo más conocido de toda Alemania y, curiosamente, de los más contemporáneos. El rey Luis II de Baviera lo mandó construir en 1869 por lo que, a pesar de su aspecto medieval, se trata de una construcción de estilo neorrománico. El monarca lo hizo llamar “Castillo de Hohenschwangau” en honor a la fortaleza en la que había pasado gran parte de su niñez. No obstante, tras la muerte del rey, quien jamás llegó a ver la fortaleza finalizada, se lo bautizó con la denominación actual.

A día de hoy, el Castillo de Neuschwanstein es uno de los monumentos más visitados de todo el país, recibiendo casi dos millones de visitantes de forma anual. El castillo se encuentra en la región de Baviera, por lo que si tenéis planeado viajar a Múnich para ver algún encuentro de la próxima Eurocopa, como el Alemania-Francia de la primera fase, debéis incluirlo en vuestro itinerario. Os aseguramos que, a pesar de que el partido es entre dos de las grandes selecciones favoritas a ganar el título, el desvío también os asegura una jornada para el recuerdo.

Castillo de Cochem

Esta joya de la arquitectura cuenta con unas espectaculares vistas sobre el Valle del Mosela. Su origen se remonta al siglo XI y fue durante años la residencia oficial de la dinastía de los Hohenstaufen. No obstante, durante el enfrentamiento de la Liga de Augsburgo en el siglo XVII, el castillo fue completamente destruido y no sería hasta el siglo XIX cuando un industrial de origen prusiano compraría la finca e iniciaría las labores de reconstrucción que terminarían por darle el aspecto gótico que tiene en la actualidad.

En la década de los 40 el castillo pasó a ser de propiedad pública por lo que a día de hoy puede visitarse. Si os decantáis por acercaros hasta la ciudad de Cochem para verlo, prestad especial atención al comedor, de estilo renacentista, a la armería y a la Sala de los Caballeros, de estilo gótico. ¡Y no os marchéis sin recorrer su pasadizo secreto!

Castillo de Hohenzollern

Una de las ciudades más visitadas de Alemania es Stuttgart, tanto por ser un importante centro comercial, con las sedes de Mercedes-Benz y Porsche, como por su atractivo turístico, ya que la ciudad cuenta con numerosos espacios verdes. Si tenéis planeado viajar hasta la capital del estado de Baden-Wüttemberg, os recomendamos visitar el castillo de Hohenzollern, que se encuentra a escasos 50 kilómetros de Stuttgart.

Su nombre deriva de los Hohenzollern, dinastía que mantuvo su hegemonía en la zona desde la Edad Media hasta inicios del siglo XX. De hecho, su importancia en la región fue tal que hasta el monte sobre el que se erige el castillo recibe el mismo nombre. La construcción actual data de la segunda mitad del siglo XIX y es una reconstrucción del castillo original, que fue levantado durante el siglo XI y destruido en 1423 tras un largo asedio. Federico Guillermo IV de Prusia fue el promotor de rescatar del olvido la centenaria edificación y para ello contó con el arquitecto Frederic Augusto Stüler, quien plasmó en el castillo el estilo neogótico propio de la arquitectura inglesa y de los castillos del Valle del Loira.

En la actualidad, Hohenzollern es un importante centro turístico gracias a su conversión en museo. Entre las joyas que alberga en su interior destaca la corona de Guillermo II y una carta escrita por George Washington.

Castillo de Eltz

En medio de un frondoso bosque, sin ninguna edificación a su alrededor, se erige el castillo de Eltz, perteneciente a varias familias que lo fundaron en el siglo XII. Se trata de uno de los pocos castillos de la región de Renania-Palatinado que no ha sido nunca derribado en sus nueve siglos de vida y cuenta con unas vistas espectaculares sobre el río Mosela derivadas de su posición estratégica sobre las colinas.

Por extraño que parezca, hoy en día este castillo continúa habitado por los descendientes de las familias fundadoras. No obstante, y teniendo en cuenta el interés histórico de la construcción, pueden visitarse algunas de sus estancias más importantes.

Castillo de Wartburg

Ubicado muy próximo a la ciudad de Eisenach, el castillo de Wartburg no es uno de los más llamativos a nivel arquitectónico pero sin duda es el más importante a nivel cultural. Construido en el siglo XI, esta fortaleza ofreció cobijo a algunas de las personalidades más importantes de Alemania, tales como Martín Lutero, que se refugió en él tras su primera disputa con el emperador Carlos V, o Goethe, que habitó en el castillo durante varios períodos de su vida e incluso llegó a dibujarlo.

Su importancia fue tal durante la Edad Moderna que en 1999 fue declarado como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Su visita es altamente recomendable, destacando entre sus estancias la habitación que Lutero ocupó entre 1521 y 1522.

Comments

comments

Pin It

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.