Conexion Salsa

Berlín, especial salsa

por • 6 junio, 2012 • Artes Escénicas, CULTURA, Música, OCIOComentarios (0)9576

 Sabor, alegría, vida, acontecimiento social, son aspectos que forman parte del simbolismo de la salsa. Un concepto fraguado en el consumo de música de origen latino –especialmente cubano– en el Nueva York de los años 30, 40 y 50 que vivió su esplendor comercial en los años 70 a través de figuras como Johnny Pacheco, Rubén Blades o Tito Puente, al que más tarde se sumó la influencia de Miami, metrópoli de la música cubana, para expandirse y florecer por Europa en la década 80. Hoy en día la salsa es un componente más de la curtida escena cultural de Berlín.

La salsa fusiona estilos musicales cubanos con otros elementos de la música caribeña, latinoamericana y también del jazz afrocubano. Al ritmo del son, melodía y rasgos armónicos de la música cubana, se trastocaron los ritmos tradicionales para crear este género de fusión. Muchos afirman que no es un estilo en sí mismo sino que abarca a distintos como el mambo, la rumba o el chachachá, cuyas agrupaciones constan de instrumentos populares cubanos como los timbales, las maracas o la conga junto al piano, contrabajo, bajo eléctrico, trombón, saxo, trompeta o trombón que hacen de la salsa una de las manifestaciones más llamativas de la música popular en el mundo.

El calor y el sabor de la cultura latina en Berlín

En Berlín existen variadas formaciones musicales de salsa integradas por  4-8 personas, ya sean latinas nativas o mezcla de alemanes y latinos. La salsa es un ritmo exótico a la vista de la cultura alemana que no supone grandes dificultades a la hora de ser asimilado. Aunque existe una diversidad rítmica de la salsa o casino (estilo cubano) que influye y predomina en cada banda, en la escena berlinesa encontramos un gran apoyo entre músicos, de manera especial entre los de Perú, Cuba, Colombia y Venezuela.

No obstante, la escasez de músicos -bajistas y pianistas, especialmente-, conlleva a la repetición de instrumentistas en distintas agrupaciones en un género que no está muy bien remunerado; muchos no pueden vivir de la música y necesitan un trabajo extra para sobrevivir, lo que en ocasiones también complica el plan de ensayos. Existen diferentes asociaciones e instituciones que apoyan estas agrupaciones y la realización de eventos y festivales de salsa en el país. Sin embargo, el reducido universo-salsa es eclipsado por el mercado de la música internacional. Algunos se las apañan impartiendo clases de baile o de música. Es el caso de Fismo Brizón.

La salsa, parte de la escena cultural berlinesa

La salsa es parte fundamental de la cultura de Berlín. Incluida como disciplina en infinidad de escuelas de baile, cuenta además con la promoción en festivales internacionales como “Baila en Cuba”, uno de los más populares del género exportado de La Habana, “La Semana Cubana”, evento en el que participan profesores de baile de Berlín y otras ciudades y países, o una ruta salsera que cada día de la semana conduce por el circuito de salsa de la capital alemana. “En Berlín, no sólo la salsa cubana está presente, sino también la salsa LA, NY style, entre otros estilos menos conocidos que agrupan a un gran numero de seguidores”, cuenta a BA Fismo Brizón, profesor de salsa desde hace 6 años.

Fismo llegó a Berlín procedente de Cuba a comienzos de 2010, una ciudad en la que al principio vio belleza, bastante alegría, mucha energía juvenil y libertad y una mezcla de culturas asombrosa. “También me impresionó ver cuántos alemanes disfrutan y bailan tan bien la salsa”. Todas estas impresiones fueron estupendas hasta que tuvo que enfrentarse a la realidad del país: la lengua. “En Alemania las culturas se mezclan y forman en Berlín un auténtico paraíso lingüístico. Pero lamentablemente, es la alemana la base fundamental de la integración en este país. Sin ella, parte del camino siempre estará lleno de tropiezos”.

Aquí completó su formación de profesor con Elke Ballwieser, “una de las profesoras con más  experiencia y conocimientos de este género en Berlín”. Fismo ha trabajado en academias como KitopiaAzizaZapatíssimo o impartido clases en locales de salsa como el Soda Club o el Grüner Salon. Según su experiencia, la mayoría que acude a ellas son alemanes en edades comprendidas entre los 20 y los 50 años, especialmente mujeres. El precio de las clases se sitúa en los 6-10 euros la hora.

La música cubana es mi mayor fuente de energía

Del circuito de salsa de Berlín, señala que en todo centro nocturno existen a veces problemas por desavenencias entre los visitantes, “pero aun así, se respira un aire sano y agradable. Me gusta el ambiente y la gente que los visita. Y me encanta bailar; la música cubana es mi mayor fuente de energía”. Todo aquel que asiste por primera vez a un club de salsa en Berlín se queda complacido y disfruta de la buena energía y del goce de sus seguidores. Además, muchos de estos espacios imparten clases de baile generalmente un par de horas antes de la apertura oficial del local.

“Todos los locales son buenos. Clubs como Havanna y el Soda, que desde sus comienzos siempre han gozado de gran aceptación, así como es el caso del Clärchens BallhausMi SalsaGolf Lounge… que por lo general siempre han mantenido un estilo apreciado por su público”. El clima exterior también es un factor a tener muy en cuenta en la escena salsera de Berlín. En los meses estivales prima el baile en los clubs al aire libre:Marina Beach Bar, Mambo Beach am BundespressestrandSalsa Open-Air am TraumstrandLet’s salsa am Alexa, entre otros.

“El que viene a un club a bailar salsa, viene a disfrutar la música, a compartir con la gente y a gozar del ambiente. Por supuesto también está el que viene con otras intenciones; tomar y molestar al personal”. Algo que apenas sucede en Berlín. Son alemanes los que acuden principalmente a estos locales, junto a latinos, africanos y extranjeros de todas las partes del mundo, “sin dejar atrás a mi gente cubana”.

En verano, ¡azúcar!

El verano es una época esperada por todos. Una etapa donde la demanda de la música latina se dispara y proliferan los conciertos, sobre todo, entre abril y septiembre. El buen clima, la apertura de terrazas y locales al aire libre propicia la celebración de actuaciones en vivo. Fiestas populares como el Carnaval de las Culturas -principalmente en el área Latinauta-, las fiestas de Savynniplatz o las de la calle Bergmann, son momentos donde la cultura latina toma y juega un papel importante.

Berlín vive entonces una gran fiesta, la gente se une, comparte y se contagia con la cultura ajena. “Una cultura aclamada por nuestro humor, capacidad de reír, calor humano, temperamento y calidad musical. Allí se concentra la escena latina; es una de las ocasiones donde todos nos unimos y compartimos música, cultura culinaria y hasta las más sabrosas bebidas. Me siento como en mi país”, cuenta a BA Mayelis Guyat sobre el Carnaval de las Culturas, componente de Conexión, agrupación musical latina.

Mayelis Guyat, en cuerpo y alma, cubana

Artista independiente de formación musical autodidacta fundamentada en el bolera, la salsa y la balada, Mayelis (1974, Guantánamo, Cuba) confiesa abiertamente que no es este trabajo el que le proporciona un salario con el que poder vivir. “Dispongo de preparación como trabajadora social infantil e imparto clases de español en centros para adultos”.

Debido al reducido alcance de la música latina en Berlín que es tragado por la onda expansiva de la música internacional, Mayelis ha tenido que ampliar estilo vocal a otros géneros musicales mejor pagados como el latin-jazz, el pop, el punk o el soul, que le permiten realizar actuaciones en cruceros o conciertos en Holanda, Suiza y otra ciudades de Alemania, como Hamburgo o Frankfurt. “Este año además estaremos en el Jardín Botánico, en las fiestas de verano, en el puerto de Potsdam y en el Pfefferberg”.

Mayelis observa cómo en la escena berlinesa de la salsa, la conexión entre latinoamericanos es bastante restringida: “Son muchos los latinos que tienen que luchar para imponer sus programas y actividades. En esto influye el idioma, el limitado poder financiero y el alquiler de los grandes salones de baile”. Según su apreciación, en Berlín, las bandas latinas en lugar de unirse y cohesionarse, muchas tienden a separar sus intereses comunes, lo que crea desconfianza, dispersión y competencia.

Conexión, banda esencial latina para Berlín

La banda de salsa Conexión de la que Mayelis es vocalista, imagen y alma carismática del grupo, fue fundada en 2008 por el músico percusionista alemán Hardi Bardewold, quien reunió en Berlín a los mejores músicos de la salsa y el latin-jazz residentes en la ciudad. Iniciaron la formación en el local de ensayo Drums & More. “Los componentes de nuestra banda provienen de Cuba, Colombia y Alemania”, cuenta Mayelis.

De ella forman parte Justo Pérez (flautista y coro) y Daniel Almeida (pianista y coro), ambos cubanos de la provincia de la Habana y Holguín respectivamente, y cuentan con una dilatada carrera musical de éxito a sus espaldas. De la base sonora de la banda es responsable Checho Gómez, procedente de Cali, Colombia. Robby Geerken, conguero de marchas sólidas y solos fascinantes, suele destacar por su irrenunciable y pausado salsa-groove, “con su acento latino, nadie cree que es alemán”. Y Hardy  Barnewold (drums), quien disfruta de sus cáscaras y sus potentes golpes en cada concierto. Suelen actuar en festivales, galas y eventos privados.

¡Vamos a Bailar!

Desde 2010 ofrecen un concierto cada primer miércoles del mes en el Salón Bluemoon in Pfeffergerg bajo el lema entusiasta “¡Vamos a bailar!” Además, Mayelis tiene participación vocalista en otras dos bandas, una de ellas es “Mi Solar” y entre sus planes ronda la idea de crear una formación musical compuesta únicamente por mujeres.

El repertorio de Conexión abarca versiones de temas populares como creaciones originales del grupo. Cali Pachanguero (Colombia), El carretero, Son de la loma (Cuba)… “hemos tenido que ampliar nuestro repertorio en dirección al llamado reguetón y salsatón, lo que nos da oportunidad de tener en muchos de nuestros conciertos a un artista invitado ya conocido por el público”.

Salsa en ruta

Habana DiscoMi SalsaSoda ClubSaz BarClärchen BallhausPfefferberg son los locales de salsa más visitados en la capital alemana y en ellos queda recogida gran parte de la escena salsera. “Me gusta la diversidad de música y estilos de salsa, aunque a veces se repite la misma en otra disco», observa Mayelis. En esta ruta, los organizadores de fiestas y profesores de salsa tienen la posibilidad de promocionar sus servicios y ayudarse mutuamente durante estas celebraciones típicas latinas en las que todos participan.

La influencia y el impacto del show Buena Vista, que ya ha recorrido hasta las ciudades menos conocidas del país, ha contribuido al desarrollo de una escena que en Alemania goza de cierta popularidad. Hecho que también ha propiciado el florecimiento de diversas escuelas de salsa en Berlín: Pura SalsaLa MambitaEstudio SudaméricaSalsa con CorazónZapatíssimo (dirigida por el colombiano Fernando Zapata) o AzúcarArtdance Company (dirigida por el brasileño Ailton Silva). Y aunque estos centros no son discotecas auténticas, organizan conciertos en vivo que conforman la música para las clases de salsa en los que en ocasiones actúa Conexión.

Impresiones de una alemana sobre la escena salsera de Berlín

Antje Vollmer, sin acotaciones periodísticas:

He sido madre hace poco, así que ahora apenas salgo a bailar salsa. Antes solía acudir a todos los eventos. Me tomaba la salsa como un deporte que me venía muy bien para desconectar después del trabajo. Ante todo, mi lugar era el Soda Club, donde los jueves y sábados celebran siempre una fiesta “especial salsa” cuya atmósfera es bastante agradable. Como iba a menudo, conocí a alguna gente, así que no me quedaba de pie en la esquina durante mucho rato. Generalmente bailaba unas dos horas en las que era muy feliz. Mi intención no era hacer amigos, sino simplemente bailar.


Actualmente, cuando tengo tiempo me gusta ir a algún sitio donde pueda escuchar, preferiblemente, música cubana en vivo. He estado muchas veces en Cuba, conozco el país y sus gentes, pero sobre todo el baile y la música, que me encantan. Cuando voy a un concierto cubano en Berlín es como estar de vacaciones y creo que eso precisamente le pasa a muchos alemanes.

Cuando puedo voy al Pfefferberg, donde el primer miércoles de cada mes actúa Conexión, banda de salsa con una cantante increíble. También pincha ese día un Dj (Omar) especializado en música cubana. El estilo de baile del público no es aquí tan variado como ocurre en Soda o en Havanna.

Kel Torres es también un cantante cubano fantástico que reside en Berlín, pero desgraciadamente no actúa de manera regular. En Kesselhaus siempre hay conciertos de salsa recomendables. La acústica no es genial, pero da igual, los conciertos generan siempre diversión, el público está muy mezclado y se puede apreciar cuántos latinoamericanos viven en Berlín.

Universo-digital-salsa-Berlín:

www.festivalsero.com
www.aziza-tanzt.de
www.gruener-salon.de
www.derbundespressestrand.de
www.salsa-berlin.de
www.salsa-amt.de
www.conexion-salsa.com

www.misolar.de
www.havanna-berlin.de
www.misalsa.de
www.soda-berlin.de
www.sazbar-berlin.de
www.ballhaus.de
www.pfefferberg.de
www.pura-salsa.de
www.mambita.de
www.estudiosudamerica.de
www.salsatanzschulenberlin.de
www.azucar-berlin.de
www.artdance-as.de
www.kesselhaus-berlin.de

Redacción Berlín Amateurs © junio 2012
CAI ©

Comments

comments

Pin It

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.