Le drapeau de la victoire

Berlín conmemora el fin del nazismo

por • 28 abril, 2015 • Actualidad, Barrios, CULTURA, Historia, ImprescindiblesComentarios (0)5359

Una de las cosas que más llama la atención de Berlín es que no oculta su pasado, ni siquiera aquel del que menos orgulloso se siente: ¿cuántos países albergan un monumento en homenaje a las víctimas del genocidio que ellos mismos han cometido? Y, sin embargo, ahí está el Memorial del Holocausto (también los que recuerdan a los homosexuales, gitanos y enfermos sometidos a eutanasia, menos visitados, pero a sólo unos pasos), en pleno centro de Berlín, al lado de la puerta de Brandeburgo y bien visible desde el Bundestag. No es el único recordatorio: Berlín está llena de placas conmemorativas que recuerdan su pasado, por oscuro que sea. Parece que se hubiera grabado a fuego aquello de que quien no conoce su historia está condenada a repetirla.

Así que no sorprende que cuando se celebra el 70º aniversario de la capitulación alemana en la Segunda Guerra Mundial se hayan programado todo tipo de actividades conmemorando el fin del nazismo.

El cerco a Berlín comenzó a finales de abril de 1945, con la llegada de las tropas soviéticas a la ciudad el día 21. Nueve días más tarde se suicidaba Hitler y el 8 de mayo el ejército nazi firmaba su rendición casi a medianoche (de ahí que en Rusia se celebre un día más tarde, puesto que la diferencia horaria lo convertía ya en día 9). Para los berlineses, sin embargo, el calvario no terminaba ahí: aún les quedaba salir adelante en una ciudad totalmente destruida, en la que no funcionaba el transporte público, no había nada para comer, los muertos eran tantos que se les enterraba en cualquier parque o jardín, delante incluso de las casas, y en el que las mujeres sufrieron violaciones masivas. Las consecuencias no terminarían ahí: después llegaría la división de Alemania y en 1961 la construcción del muro que durante 28 años dividió Berlín.

Con ese panorama, es normal que lo que algunas ciudades europeas conmemoran bajo la rúbrica del día de la victoria, aquí se llame la “primavera en Berlín”, y que poco tiene que ver con desfiles militares y mucho más con una mirada crítica a la historia reciente de Alemania.

A la tradicional celebración en Treptower Park en la que cientos de personas rinden homenaje a los soldados soviéticos en un ambiente festivo se une este año decena de actividades y exposiciones, muchas de ellas gratuitas.

El calendario completo de actividades está disponible solo en alemán e incluye conciertos, visitas guiadas a algunos de los puntos clave y exposiciones, como la que estos días se puede ver en algunos de los puntos emblemáticos de la ciudad, con grandes fotografías del 45 y pequeños mapas en los que se repasa la historia. Habrá incluso tours guiados en los que se recordarán las vivencias de los alemanes nacidos durante la II Guerra Mundial y que durante años fue recogiendo Sonya Schönberger mediante entrevistas personales.

También se ha programado un ciclo de cine, “Stunde Null”, en el que se proyectarán diversas películas ambientadas en la capital alemana durante los años cuarenta, desde Alemania Año Cero de Rossellini a Anonyma, la cinta basada en Una mujer en Berlín de Marta Hillers y en la que se habla de violaciones sufridas por las alemanas al terminar la guerra.

Una de las actividades más interesantes es la exposición dedicada a la resistencia alemana, esos héroes a menudo anónimos que se enfrentaron al régimen nazi. Hasta julio, el Memorial de la Resistencia Alemana alberga una exposición dedicada a quienes fueron ejecutados por la Gestapo, y el 9 de mayo, Die Linke ha organizado un acto de homenaje a la resistencia en Spandau y en el que también se hará hincapié en la necesidad de no olvidar.

Buena parte de los museos berlineses han decidido desempolvar sus fondos y montar exposiciones conmemorativas, muchas de las cuales incluyen visitas guiadas, conferencias o ciclos de cine paralelos. El DHM acoge hasta octubre una muestra que no se centra solo en Alemania, sino que incluye a todos los países de Europa que se vieron afectados por la guerra y que profundiza en las consecuencias de la posguerra en la política actual. El  Stadt Museum mostrará las fotografías de Cecil F.S. Newman, un ingeniero del ejército británico que llegó a Berlín en 1945 y se dedicó a documentar con su cámara las ganas de vivir de los más jóvenes. La Topografía del Terror se centrará en la propaganda empleada por Hitler y las marchas de la muerte que ordenó en los campos de concentración. El museo ruso-alemán de Karlshorst, que es donde se firmó la capitulación, acoge una serie de conciertos y conferencias en alemán, inglés y ruso.

Como hace seis meses, cuando se celebró la caída del muro, no hará falta rebuscar para darse de bruces con los actos conmemorativos, pero pocas veces va a ser tan fácil indagar un poco más en la conflictiva historia de Alemania.

Carolina Velasco para Berlín Amateurs © abril 2015 – Fotos Wikipedia e imágenes de archivo

Comments

comments

Pin It

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.