Nuevo aeropuerto de Berlin, Berlin-Brandenburg Willy Brandt (BER) - Foto Dacil Granados

El nuevo aeropuerto de Berlín: Berlin-Brandenburg Willy Brandt (BER)

por • 3 noviembre, 2020 • Actualidad, Arquitectura, Berlín Práctico, BERLÍN PRÁCTICO, Historia, NoticiasComentarios (0)1067

Con casi una década de retraso, 4000 millones de euros por encima de su presupuesto y en mitad de una pandemia mundial que ha paralizado la industria de la aviación. Así es como, en el día de Halloween, 31 de octubre de 2020, se inauguró por fin el aeropuerto Berlin-Brandenburg Willy Brandt (BER).

Parece que el día elegido para la apertura del nuevo aeropuerto de Berlín trae consigo algo de maldición y no demasiados buenos presagios. Como cantaba Aute: nace un muerto. En cualquier caso, desde el 31 de octubre ya está en funcionamiento el aeropuerto Berlin-Brandenburg Willy Brandt (a medio gas a causa de la pandemia) y es el único que le queda a Berlín, una ciudad que hasta 2008 todavía tenía tres aeropuertos en funcionamiento. De momento solo funcionan las terminales 1 y 5. En este artículo contamos un poco de su historia y características.

Reunificar los tres aeropuertos

Tras la Segunda Guerra Mundial y con la división de las dos Alemanias, Berlín contaba con tres aeropuertos: Tegel, Schönefeld y Tempelhof. Tras la caída del muro en 1989 se iniciaron conversaciones para la construcción de un nuevo y único aeropuerto, a la altura del nuevo Berlín reunificado.

Tempelhof, el aeropuerto más antiguo y construido en la época nazi, fue tomado por los norteamericanos para abastecer su sector. Fue el primero que cerró en 2008. Hoy en día es un parque de uso público, aunque ha costado que se mantenga así.

El aeropuerto de Tegel, que fue un recurso provisional en el antiguo sector francés, se convirtió en en una terminal aérea de uso permanente. Aunque a los que lo frecuentamos nos gusta por lo práctico y cercano al centro, en realidad sus instalaciones estaban obsoletas y masificadas. Su cierre definitivo está previsto para el 8 de noviembre de 2020.

El tercer aeropuerto es el de Schönefeld, que ostenta sin orgullo el primer puesto entre los peores aeropuertos del mundo. Cualquiera que lo haya pisado estará de acuerdo. Este aeropuerto cerró como tal el 25 de octubre de 2020 y desde entonces cambia su nombre y forma parte de BER como una de sus terminales, en concreto la terminal 5.

¿Cuál es la historia del nuevo aeropuerto de Berlín?

Berlin-Brandenburg Willy Brandt (BER) le debe su nombre al excanciller socialdemócrata de la antigua Alemania Occidental. Se empezó a construir en 2006, dos años antes del cierre de Tempelhof. La idea era tener el BER operativo antes de la clausura de los otros aeropuertos.

Aunque comenzó como un proyecto superambicioso y con la intención de ser un aeropuerto de referencia y con las instalaciones más modernas de Europa, hoy sabemos que todo aquello fue un fiasco. Los esfuerzos por privatizar el proyecto fracasaron, dejando a la junta del aeropuerto a cargo, bajo la propiedad del Gobierno Federal alemán, el estado de Brandeburgo y la ciudad de Berlín.

Al principio, la evaluación de costes aproximada era de 2830 millones de euros. Pero una serie de catastróficas desdichas, tales como problemas técnicos, arquitectónicos y estructurales, fueron retrasando el progreso del proyecto y aumentando su precio. Así la proyección de costes original se convirtió en una estimación muy a la baja. La inauguración estaba planeada para 2012.

En 2011, los sistemas de alarmas, la seguridad y los sistemas de protección contra incendios eran un churro tan grande que los inspectores de aviación se llenaron de dudas y no lo veían nada claro. Además, también quedó patente un desastre en cuanto a elementos estructurales importantes, como la capacidad para una gran afluencia de pasajeros, tamaño de las escaleras mecánicas, número de mostradores de facturación…

La inauguración se canceló dos semanas antes, con Angela Merkel ya repasando su discurso de apertura. Del 2012 se pospuso la inauguración a 2014, y luego a 2016 y después a 2017. Tras tanto retraso, los responsables decidieron dejar al proyecto sin fecha prevista de inauguración y esperar a poder hacer esas revisiones tan necesarias tanto en administración como en estructura, sin la presión de un deadline. Finalmente, la fecha se pospuso hasta el 2020, cuando el gasto ya superaba los 7300 millones de euros.

¡Abróchense los cinturones que hay turbulencias!

La terminal 1 del Berlin-Brandenburg Willy Brandt (BER) ya recibió y despidió a sus primeros pasajeros el 1 de noviembre de 2020. Berlín Amateurs fue a visitarlo un día más tarde.

Aparentemente todo va bien, todo funciona. Pero en cuanto uno se pone a observar con detenimiento, comprueba que algo no encaja. Al mirar aquí y allá, nos preguntamos si aquellos fallos de diseño de 2012 no se habrían aún solucionado. Las escaleras mecánicas y los ascensores son escasos y además demasiado estrechos. Asimismo, no hay escaleras mecánicas de bajada a los andenes del S-Bahn y trenes. Y ni una sola rampa en todo el recinto.

En la misma terminal hay un acceso a la terraza para observar las pistas de despegue y los aviones. Dicho acceso estaba lleno de señales de «suelo mojado» y cubos para recoger el agua de las goteras.

Además, para ir de las nuevas terminales 1 y 2 (salidas y llegadas) hasta la terminal 5 no hay transporte directo o una lanzadera como en otros aeropuertos. Hay que salir del edificio y tomar el transporte público (S-Bahn S9 o S45), un bus (X7) o un taxi. El tiempo entre ambas terminales según el nuevo aeropuerto es de 10 minutos, sin contar por supuesto con el tiempo de espera de salida de las estaciones de trenes y buses que puede ser de entre 15 y 20 minutos.

Ingenua de mí, pensaba que después de las estrictas pruebas a las que supuestamente ha sido sometido el aeropuerto tras el desastre de 2012, en 2020 las debería haber pasado. Y esta vez, con nota. Pero nos tememos que, ahora mismo, con la crisis del coronavirus y sin un tráfico sustancial de pasajeros, hasta pasado un tiempo no se podrá determinar si ni siquiera llega al aprobado.

Eso sí, la instalación Magic Carpet (Alfombra Mágica) de la artista norteamericana Pae White, que cuelga del techo del vestíbulo de facturación, añade un toque de color y, además, parece estar bien sujeta…

Para saber cómo llegar al nuevo aeropuerto o como desplazarse al centro de Berlín desde allí, aquí un artículo con toda la información detallada

Comments

Comentarios

Pin It

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

X