6 planes para el final del verano en Berlín

por • 25 agosto, 2020 • Actualidad, Aire libre, Berlín Práctico, BERLÍN PRÁCTICO, Cine, De día, De noche, OCIOComentarios (0)1242

Nos encanta el verano, no hay otra época del año más feliz en Berlín. Pero el final del la temporada estival siempre se acerca más tarde o más temprano y, tras las semanas de viajes, lagos, barbacoas y calor, llega el triste momento de desempolvar los abrigos y volver a la rutina. Sin embargo, no todo está perdido. Todavía queda algo de tiempo para algunos planes extra antes de la «vuelta al cole» y la llegada de la oscuridad y el frío.

Durante el final del verano en Berlín aún hace buen tiempo y la ciudad todavía ofrece un montón de oportunidades para hacernos la entrada en septiembre menos dolorosa. Puede que las horas de sol vayan menguando, pero todavía nos queda luz y temperatura suficiente para seguir haciendo cosas al aire libre. Es el momento indicado para aprovechar lo que queda de sol y buenas temperaturas antes de que sea demasiado tarde.

Por todo ello, aquí os presentamos a continuación 6 ideas para llevar a cabo durante el final del verano en Berlín:

Kietz, pasear por un barrio de pescadores

Uno de los barrios más pequeños y singulares de Berlín, el Fischerkietz (barrio de pescadores), se encuentra en Köpenick en la orilla del río Dahme. Hasta el siglo XIX fue un asentamiento independiente de Berlín, autosuficiente y abastecido por los barcos de pesca que allí atracaban. Es una zona encantadora de pequeñas casas, antiquísimas cabañas y recoletas calles de adoquines. Algunas de las casas tienen más de dos siglos. Se trata de una pequeña excursión desde el centro de Berlín, y la zona está llena de cafés y buenos restaurantes.

Literaturhaus, tomar café en una terraza idílica

El final del verano en Berlín es inminente, pero todavía estamos a tiempo de disfrutar de un desayuno, un café o una cena en una terraza. Berlín está lleno de ellas, pero aquí propondremos una de las más inesperadas e idílicas de la ciudad: la terraza del Café am Literaturhaus.

Un café literario que además de un precioso jardín con fuente, unos desayunos y menús más que suculentos, también cuenta con un Wintergarten y una coqueta librería. A un paso de la frenética Ku’damm es un lugar perfecto para descansar antes o después de pasear por la Fasanenstr. y observar las fachadas de sus imponentes edificios y sus galerías de arte.

Café am Literaturhaus
Fasanenstr. 23 (10719 Berlín – Charlottenburg)

Horario: de lunes a domingo de 9 a 23 horas

Observar valles glaciales desde un balcón natural

¿Sabías que en Berlín hay un valle glaciar y que se puede pasear por él? Este paisaje formado en la última Edad de Hielo es una gran espacio al aire libre y sin urbanizar que está entre los barrios de Mahlsdorf y Kaulsdorf. Ahí, la llamada meseta de Barnim se encuentra con el valle glaciar de Berlín. A este espacio se lo conoce con el nombre de Berliner Balkon (Balcón de Berlín). Desde este lugar todo irradia calma, porque es un área que se formó hace millones de años y apenas ha cambiado desde entonces.

El balcón, un amplio mirador creado de forma natural, nos ofrece unas increíbles vistas de los lagos Kaulsdorfer y Mahlsdorfer See; la vista llega hasta Köpenick. Uno de los pocos lugares desde los que se puede observar el horizonte de Berlín.

Subir a una locomotora de vapor en mitad de un bosque

Una playa o patio de maniobras es una estación ferroviaria especial destinada a ordenar los trenes de carga. En la zona de Tempelhof hubo una de esas playas de maniobras que pertenecía a una estación construida en 1875. Las operaciones de los trenes se terminaron en 1952 de manera definitiva y el espacio quedó abandonado y sin uso. Fue pasando el tiempo y en ese lugar la naturaleza se abrió paso sobre los restos de infraestructuras, vías y maquinaria.

Hoy en día es uno de los parques más singulares de la ciudad, el Schöneberger Südgelände. El bosque espontáneo que fue creciendo sobre aquella playa de maniobras se puede visitar e invita a descubrir todos sus espacios casi fantasmales. Se caracteriza por la fascinante combinación de naturaleza, reliquias ferroviarias y arte urbano.

Los símbolos del parque son, además de las vías que se adentran en el bosque, una antigua torre de agua de acero de 50 metros de altura y una enorme locomotora de vapor que quedó atrapada entre los árboles.

El parque natural está destinado principalmente a ofrecer a visitantes descanso y relajación, pero también hay zonas destinadas a juegos, deportes y picnics.

Natur-Park Schöneberger Südgelände

Prellerweg 47-49 (12157 Berlín-Schöneberg)

Horario: de lunes a domingo desde las 9:00 horas hasta el anochecer
Entrada: 1 euro a partir de 14 años

Meditar en un jardín japonés

A un tiro de piedra de Berlín se encuentra el Zentrum Japanischer Kunst un Kuktur im Land Brandenburg, que ofrece actividades relacionadas con el arte y la cultura de Japón. Allí se encuentra uno de los jardines más hermosos de Brandeburgo, el Japanischer Bonsaigarten (jardín de bonsáis japonés). Un lugar casi mágico lleno de flores, bonsáis, estanques y pequeñas casas de té. Por las tardes se organizan meditaciones de manera regular en un pabellón del jardín, y cuando se va poniendo el sol el jardín se llena de luces.

Es el lugar perfecto para relajarse y estar en armonía con la naturaleza en esos días del final del verano en Berlín.

Japanischer Bonsaigarten
Fercher Str. 61 (14548 Brandeburgo – Schwielowsee)

Horario: de martes a domingo de 10 a 18 horas
Entrada: normal, 6 euros. Reducida, 5 euros. Niños de 4 a 14 años, 3 euros

Ver una película al aire libre

Una de las cosas más agradables del final del verano son las noches templadas. Por el día todavía podemos recurrir a buscar lugares frescos, pero por la noche es perfecto si encontramos un lugar agradable para relajarnos al aire libre. Si además esto incluye una buena película, no puede ser mejor. Esto es lo que ofrecen los cines de verano en Berlín, muchos muy variados y con una programación de películas muy interesante y cuyas proyecciones se alargan hasta bien entrado septiembre.

Estos cines están repartidos por casi todos los barrios de la ciudad.

Toda la información sobre los cines de verano aquí y aquí.

Degustar el último helado de la temporada

Como al verano en Berlín le encanta disfrazarse de otoño e incluso de invierno, no es raro que cuando, por fin, se muestra en todo su esplendor, a los berlineses les encante celebrarlo con un helado en la mano. Berlín está lleno de buenas y variadas heladerías que se van superando en sabores una tras otra.

En cuanto abren para la temporada no es raro observar enormes colas en sus puertas, tal es el fanatismo de los berlineses y berlinesas por esta refrescante golosina. Su mayoría cierra durante el invierno, así que no es mala idea aprovechar los días del final del verano en Berlín para comer unos cuantos, antes de que sea demasiado tarde.

Toda la información sobre las mejores heladerías aquí.

Comments

comments

Pin It

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.