100 años de Cortázar: el festival Lakino rinde homenaje al autor argentino

por • 5 abril, 2014 • Actualidad, Cine, Festivales, LiteraturaComentarios (0)2407

Con motivo del centenario del nacimiento de Julio Cortázar (1914-1984), el Festival de Cortometrajes Latinoamericanos de Berlín – Lakino, rinde homenaje en su cuarta edición a una de las figuras imprescindibles e innovadoras de la literatura universal con un programa de cortos basados en las historias del autor argentino –maestro del relato breve– y una conferencia que nos acerca, no solo a la vida y obra del escritor, sino a su vínculo con el cine. La complejidad del lenguaje literario de Cortázar (alteraciones cronológicas de la narración, muy presentes en su literatura, o la ruptura del ritmo narrativo lineal) nunca ha facilitado precisamente la adaptación de sus obras al lenguaje cinematográfico. Sin embargo, más de una veintena de películas se han basado en sus cuentos.

Sven Pötting, encargado de conducir la conferencia-homenaje el pasado 3 de abril, nos introduce en el universo cortaziano, primero a través de la literatura y posteriormente en el cine, ámbito en el que siempre se han interesado por adaptar sus relatos, pero casi nunca sus libros. Desde su punto de vista, las novelas de Julio Cortázar como Rayuela o Modelo para armar son extremadamente complicadas de adaptar al formato cinematográfico. “Esto tiene que ver con la forma, la estructura de los libros”, señala. Pero añade que existen filmes como Tangos, el exilio de Gardel (1985) dirigido por Pino Solanas que, sin embargo, sí aluden a Rayuela. “Así que podemos afirmar que ha habido algunos intentos de adaptar sus novelas”.

A lo largo de su trayectoria profesional, Sven Pötting (35) ha trabajado para una distribuidora de cine que promovió, entre otras, películas de Ariel Rotter, Alejandro Agresti o Marco Bechis. Además de participar en el contenido de diversos libros y de llevar a cabo colaboraciones profesionales con la Universidad de Colonia, Pötting conduce la página Web kinolatino.de, el portal más significativo para el cine latinoamericano en Alemania que cuenta con unos 750.000 seguidores. También fue miembro del jurado en el Festival Internacional de Mar del Plata en Argentina el pasado noviembre y programador de varias muestras de cine latinoamericano. En estos momentos está a punto de finalizar su doctorado sobre cine argentino.

El desafío en el film: Julio Cortázar y el cine

Cierto es que en Alemania gozan de mayor popularidad otros autores latinoamericanos como Mario Vargas Llosa, Gabriel García Márquez o Isabel Allende, subraya Pötting al abrir su intervención. Continúa desgranando apuntes sobre la biografía del autor o su residencia en Francia a partir de 1951, para centrarse en Rayuela, obra cumbre que describe como una de las novelas más significativas de los sesenta. Del modelo literario de Cortázar resalta no solo su capacidad de transgresión, sino sobre todo la poetización que logró del lenguaje, la confrontación constante entre lo real y lo fantástico o la ambigüedad como otro de los rasgos distintivos de su literatura: “Cortázar juega con el lector”.

La relación de este escritor con el séptimo arte la explica a través de una de las citas del autor: “A mí el cine me ha influido mucho. No creo que se note demasiado en lo que escribo, pero es una cosa subterránea. Hay todo un sistema de imágenes en el cine que yo no sería capaz de explicar racionalmente, pero que las siento subliminalmente” (1977). No son pocos los cineastas que han filmado con mejor o peor fortuna sus cuentos. Así lo demuestra la avalancha de películas sobre relatos de Cortázar que se empezaron a rodar sobre todo en los años sesenta y setenta, como hiciera –el pionero– Manuel Antín, quien adaptó cuatro cuentos de Julio Cortázar en tres largometrajes.

La cifra impar (Manuel Antín, 1962), película basada en el relato Cartas de mamá recopilado en el libro Las armas secretas, fue la primera incursión de las historias cortazianas –a las que Antín se acogió fielmente– en el cine. Cortázar quedó maravillado con el resultado de esta magistral –para muchos– adaptación. Desde entonces, escritor y director mantuvieron a lo largo de su vida una correspondencia profesional y también privada. Después vendrían Circe (1963, sobre el cuento homónimo incluido en Bestiario) oIntimidad de los parques (1965, unión de los cuentos El ídolo de las Cícladas Continuidad de los parques, a cuya fusión Cortázar se opuso) del mismo director.

Pötting examina la adaptación cinematográfica más conocida de Cortázar: Blow-Up (1966, Michelangelo Antonioni), éxito indiscutible en el que paradógicamente Cortázar no reconoció visos de su propio relato. Blow-up (Deseo de una mañana de verano), inspirada en el relato Las babas del diablo, cuenta la historia de un fotógrafo de moda que realiza de forma accidental unas instantáneas de un asesinato, hecho que lo implicará en una misteriosa trama.“Blow Up Mentiras piadosas (2009, Diego Sabanés) son para mí las que mantienen la esencia de su obra. Mentiras piadosas es una película bastante fiel a la trama de Cortázar”, nos cuenta Pötting. “Considero Blow up una obra maestra, representa muy bien el espíritu de la época, el Londres de los años setenta. Hay muchos detalles que fascinan; resulta una película muy moderna”. Una breve charla con la directora de uno de los cortos basado en fragmentos de Rayuela que se exhibe en Lakino ( Andábamos sin buscarnos) sigue la intervención de Pötting.

Daniela Lozano, directora de Andábamos sin buscarnos

Daniela Lozano comenzó a trabajar con textos de Cortázar en 2011. “En 2012 continuamos con Borges y en 2013, con motivo del 50º aniversario de la publicación de Rayuela realizamos un nuevo proyecto, que como los anteriores, comprendía danza, vídeo, lecturas, piano…”, que luego registraron y trasladaron a un libro. “Del libro al libro, consistía el proyecto”, explica Daniela Lozano. Con motivo de aquella iniciativa, ahondaron en tres niveles planteados en Rayuela: el metafísico (Horacio Oliveira, protagonista de la obra, se pregunta constantemente el porqué las cosas son como son); la búsqueda de un nuevo lenguaje y la de un lector activo. La historia deAndábamos sin buscarnos se centra en la relación de Horacio y la Maga. “Nos interesó registrar lo que puede pasar cuando dos personas viven una relación pasional”. Para ello se apoyaron en los capítulos 1, 2, 7 y 93 de Rayuela, “que aunque transcurren en París nosotros rodamos en Buenos Aires”, aclara Lozano.

El programa especial de Lakino “100 años de Cortázar” comprende la proyección continúa (106 minutos) de 8 cortometrajes basados en la literatura del célebre autor argentino. Además del corto de Daniela Lozano, encontramos Dream of Cortázar del director surkoreano Lee Jin-Woo, Graffiti del georgiano Vano Burduli, Continuity of parks (Gabriel Argüello) procedente de Canadá, o La Noche Boca Arriba, un corto de animación del chileno Hugo Covarrubias. Cuando Pötting le pregunta por qué cree que las historias de Cortázar atraen a directores de todo el mundo (de Corea o Georgia, como ocurre en la muestra presente), Lozano responde: “Julio Cortázar tiene la capacidad de llegar a tanta gente de distintas generaciones y lugares porque trata siempre un lugar humano que es el amor”.

La huella de Cortázar en el cine

El material de ficción literario ha ejercido de imán para diversos directores y productores de cine. Exponente del boom latinoamericano, Cortázar acercó la literatura de su región (caracterizada por un cosmos ambiguo y sus transgresiones constantes en busca de un metalenguaje) al mundo. Julio Cortázar no solo fue un protagonista del ámbito literario, sino también del cinematográfico, tanto por películas basadas en sus creaciones literarias, como por documentales que recuerdan su vida y obra.

El paso de Julio Cortázar por el séptimo arte se tradujo en una fecunda relación: Manuel Antín, Michelangelo Antonioni, Jean Luc Godard (se considera que los europeos Antonioni y Godard situaron a Cortázar en la historia del cine), Claude Chabrol, Diego Sabanés, Fabián Bielinsky… En definitiva, grandes cineastas que se aventuraron a plasmar el universo cortaziano en el celuloide manteniendo firme la obra de una de las grandes figuras de las letras.

Cien años de Cortázar – Lakino

(106 minutos – 8 cortometrajes)

Viernes 4 de abril a las 22 horas, cine Lichtblick (Kastanienallee 77, Berlín-Mitte)

Domingo 6 abril a las 16:15 horas, cine Lichtblick

Artículo de Paco Arteaga publicado previamente en CAI © abril 2014

 

Comments

comments

Pin It

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.